INICIO    MÚSICA    DANZA    TEATRO    PATRIMONIO    OKINAWA    AINU

Derechos Reservados
© Mauricio Martinez R..
PROYECTO GAGAKU
Universidad de Stanford
MÚSICAS
DE ASIA
INTERNET RADIO

PATRIMONIO
CULTURAL

“Las Artes Escénicas Folclóricas: Cultura Tradicional en el Japón Contemporáneo”

Por Barbara E. Thornbury

Traducido y publicado bajo el permiso de la autora y de ZUNY Press


Generalidades


3. Otros sistemas de clasificación


A pesar de su amplia aceptación, el sistema de Honda presume una medida de familiaridad con las artes escénicas folclóricas con el fin de entender cabalmente porqué cada ítem fue puesto donde estaba (Yamaji 1984:175). Pueden ser especialmente confusos los casos en los que algo aparece en múltiples listados. Por ejemplo, las danzas del león se encuentran en tres categorías: en kagura, furyû, y butaigei. Aunque todas puedan usar diferentes máscaras y trajes de animales, estas difieren de acuerdo a cómo y porqué se lleva a cabo una presentación. Asuntos relacionados con la proveniencia también juegan un papel, como en el caso de sarugaku noh, el precursor del noh profesional. Este está incluido en tres categorías: kagura, dengaku y butaigei.

Aunque el trabajo de Honda no ha sido reemplazado, otros especialistas se han tomado la tarea de trabajar sus propios sistemas de clasificación para las artes escénicas folclóricas. Uno de ellos es el especialista en artes escénicas Gunji Masakatsu, cuyo sistema fue presentado en su
Kyôdo geinô (Artes escénicas folclóricas, 1958). Gunji divide las artes escénicas folclóricas en una docena de categorías, comenzando con shinji geinô y butsuji geinô (artes escénicas relacionadas con ceremonias shintoístas y budistas respectivamente). Como los títulos lo sugieren, estas dos categorías solas son extremadamente amplias; estas incluyen ejemplos de presentaciones encontradas en todas las cinco categorías de Honda. Otras divisiones en el más bien abultado sistema de Gunji, van al otro extremo en especificidad, con categorías separadas asignadas a danzas obon, danzas de león y presentaciones de artes marciales entre otras. Incluso para presentaciones de títeres, kabuki, y noh y kyôgen existen tres categorías separadas.

Otro sistema es el de Misumi Haruo, como se presenta en su
Nihon minzoku geinô gairon (Introducción a las artes escénicas folclóricas del Japón, 1972). Él comienza separando el teatro y la danza (engeki y buyô) de la música (ongaku). Teatro y danza, que hacen la mayoría de las artes escénicas folclóricas, están divididas en cuatro subdivisiones de acuerdo con el modo de transmisión. Este es un enfoque que refleja el entrenamiento académico de Misumi en folclor. La primera categoría está compuesta de aquellas artes que no tienen contrapartes en la escena profesional. Estas incluyen kagura, dengaku, furyû, entretenimiento callejero (kadozuke), y ciertas variedades de títeres de festival. La segunda comprende aquellas que fueron modeladas sobre las artes escénicas profesionales, pero que también son transmitidas como artes folclóricas. Entre ellas están bugaku, noh, kyôgen, kabuki y bunraku, las cuales él lista colocándoles antes la palabra kyôdo (localidad). Es así que, por ejemplo, el noh folclórico es kyôdo noh. La tercera categoría contiene aquellas que son transmitidas en el contexto folclórico pero que él no considera como artes folclórica en sí. Un ejemplo principal es Kôwaka Mai, que ahora existe en una comunidad en la prefectura de Fukuoka. Esta es una descendiente de lo que alguna vez fuera un arte profesional. La última es una categoría miscelanea para las artes escénicas folclóricas que no encajan perfectamente en ninguna de las otras tres. Bajo “música” se encuentran canciones folclóricas y música instrumental, al igual que artes narrativas (katarimono). El sistema de Misumi reorganiza los componentes pero no va más allá de lo logrado por Honda (Yamaji 1984, 177).


Por último, la Agencia de Asuntos Culturales con el fin de llevar a cabo su actual estudio de las artes escénicas folclóricas de todo Japón, ha diseñado un marco de referencia que está modelado sobre el de Honda pero que agrega detalles a este. Este fue hecho para la gente que lleva a cabo el estudio para ayudarlos a identificar y clasificar sistemáticamente las artes escénicas folclóricas. Existen ocho divisiones principales: kagura; dengaku; furyû; katarimono y shukufukugei, ennen y okonai (los dos son entretenimientos asociados con ceremonias budistas); tairaigei y butaigei; daidôgei y misemono (entretenimientos callejeros); e ítems miscelaneos (cubriendo casos donde un solo festival u otro evento ceremonial es el contexto de varias artes escénicas folclóricas tal como el Kasuga Wakamiya Onmatsuri). A estas divisiones se le adicionan veintidos subdivisiones junto con varias docenas de ejemplos que ilustran las variedades de artes escénicas folclóricas que caen bajo cada división. Esta se construye sobre las cinco categorías básicas de Honda, siendo la mayor diferencia que a ennen (junto con okonai) y daidôgei (junto con misemono) se les ha dado su propia categoría.