INICIO    MÚSICA    DANZA    TEATRO    PATRIMONIO    OKINAWA    AINU

Derechos Reservados
© Mauricio Martinez R..
PROYECTO GAGAKU
Universidad de Stanford
MÚSICAS
DE ASIA
INTERNET RADIO

PATRIMONIO
CULTURAL

“Las Artes Escénicas Folclóricas: Cultura Tradicional en el Japón Contemporáneo”

Por Barbara E. Thornbury

Traducido y publicado bajo el permiso de la autora y de ZUNY Press


Generalidades


2. Las Categorías

2.d. Shukufukugei y Katarimono


Desde la perspectiva de las creencias folclóricas, los objetos de mano tales como aquellos usados en torimono kagura y máscaras, como en shishi kagura, simbolizan la presencia de deidades. Las palabras también pueden encarnar un espíritu. Tales creencias son la base de la categoría de shukufukugei y katarimono en la cual el centro de atención está en la ejecución de palabras.


Un ejemplo representativo de shukufukugei, que literalmente quiere decir arte auspicioso, es manzai (Nishitsunoi 1990a:216). Hay dos personajes comunes, el hombre honesto Tayū y su compañero cómico Saizō, los dos vestidos en forma elaborada en un kimono formal y sombreros negros lacados. Tayū canta y danza llevando un abanico. Saizō mantiene el ritmo con un tambor pequeño. Hasta comienzos del período Showa era común verlos durante la temporada de presentaciones de manzai de Año Nuevo -cuando los artistas iban de casa en casa y eran pagados por los residentes debido a la buena suerte que se creía ellos traían- y que contenía diálogos cómicos, y que están ahora asociados con tan solo unas pocas comunidades. Ejemplos incluyen Akita Manzai (Akita) y Mikawa Manzai (Aichi).


Katarimono o artes narrativas, son presentadas por Kōaka Mai (Fukuoka), el tema del gran estudio hecho por James T. Araki, “The Ballad Drama of Medieval Japan” (1964). “Kōaka es normalmente interpretado por tres hombres. El principal intérprete, llamado el tayū, canta los solos y ejecuta los movimientos con golpes de pies durante las secciones más importantes. Los dos intérpretes de apoyo, conocidos como shite y waki… sirven como coro y también alternan con el tayū en la rendición de las secciones ‘narrativas’… El otro participante en la presentación es el tamborilero, quien acompaña el canto con los golpes en el kotsuzumi, el pequeño tambor de mano que tiene la forma de un reloj de arena”. (Araki 1964:92).