INICIO    MÚSICA    DANZA    TEATRO    OKINAWA    AINU    PATRIMONIO    

Derechos Reservados
© Mauricio Martinez R..
PROYECTO GAGAKU
Universidad de Stanford

EL PODER DE OKINAWA
Las Raíces Musicales de las Islas Ryûkyû
Por John Potter

2. La Música del Pueblo

Shouei Kina

El no muy extravagante Shouei Kina, de Okinawa-honto, es sin duda uno de los grandes. A pesar de esto ha tendido a mantener un perfil bajo en años recientes, quizás debido a su propia reticencia y modestia. Constructor y maestro de
sanshin, además de cantante e intérprete, él fue el primero en tocar regularmente en un club en las noches y esto condujo al establecimiento de muchos  clubes de minyo o shimauta que prosperan hoy en día a lo largo y ancho de Okinawa. Él continuó tocando hasta más allá de sus 80 años con la agrupación de estilo propio Shuei Kina Minyo Group en el club en Naha fundado por su ahora muy famoso hijo Shoukichi Kina. Él fue el primer músico con raíces okinawenses en tocar con una orquesta, y el primero en usar una variedad de nuevos instrumentos sobre escena: violín, mandolín, claves, sanba, al igual que sanshin, fueron integrados a la mezcla en esta agrupación minyo.

Shouei nació en 1920 en la aldea Kitanakagusuku en el centro de la isla principal. Después de estar empleado en una fábrica de hierro en Osaka cuando era joven, regresó a Okinawa a trabajar. También hizo parte de los impopulares eventos durante los
mo-ashibi. Cuando lo vi por primera vez y hablamos de su vida en la música, él tenía 83 años, pero todavía recordaba todas sus canciones: “Durante el día trabajabas duro y luego durante las noches hacías mo-ashibi. Todos estaban cantando y bailando, parecido a las discotecas de hoy. En las mo-ashibi algunas personas se ponían una capucha sobre la cara para no ser identificados y la gente joven se vestía en diferentes estilos. Algunos hombres iban a perseguir mujeres y caían ebrios en el campo para luego darse cuenta que a quien habían pescado era su propia hermana! Era divertido ocultar la identidad para jugar. Pienso que muchos de los buenos cantantes y artistas fueron producidos en esta zona debido a que teníamos un gran ambiente. Justo después de la guerra yo tocaba kankara-sanshin (el sanshin construido con latas de comida) cuando era prisionero de guerra en el campo de concentración de Yaka en Okinawa. Yo había sido miembro del ejercito de defensa y fui capturado por los norteamericanos. Yo tocaba tanto música clásica de Okinawa como minyo con el sanshin para los otros prisioneros”.

Shouei se convirtió pronto en el primer músico de
minyo en cantar en la radio, impresionando a todos con su forma de cantar y su técnica rápida en el sanshin. Incluso su mentor, Shuei Kohama, estaba sorprendido, y Kohama le pidió que tocaran juntos sobre el escenario la canción “Achamegwa”. A esto le siguieron numerosos concursos de canto y premios. En 1957 ayudó a fundar Marufuku Records Minyo Kenkyûkai (grupo de estudio). Este incluyó a muchas de las posteriores estrellas de minyo, tales como Kadekaru, Noborikawa y Kohama. Él también dijo: “Sadao China, en esa época un estudiante de secundaria, solía venir al Minyo Kenkyûkai a aprender minyo conmigo. Tuve muchos estudiantes tales como Aiko Yohen, Yuki Yamazato, y Misako Oshiro, quienes llegarían a ser importantes en la música de Okinawa”.

Esa fue una gran época para
minyo. Su encuentro con el fundador de Marufuku Records, Choki Fukuhara, dio como resultado su primera grabación al año siguiente y el gran éxito de 1959 “Kayoibune” (El Barco del Retorno), que fue escrito por Fukuhara. En ese época en todos los puertos sonaba esta canción cuando un barco partía hacia las islas centrales del Japón. Este gran éxito lo llevó a un contrato para tocar regularmente en Irasoe en Okinawa, el cual usualmente tenía jazz y bandas de pop. Esto fue una gran sensación y dio como resultado la propagación de una gran cantidad de clubes donde se tocaba música tradicional de Okinawa.

El siguiente gran proyecto fue con su pupilo Kosei Takihara para desarrollar
kunkunshi -la primera notación musical para sanshin. El primer volumen de minyo usando kunkunshi fue publicado, el cual con el tiempo se convirtió en una colección de diez volúmenes que comprendían 579 canciones. Esto permitió que minyo llegara a más gente y contribuyó en gran medida al desarrollo del arte del pueblo.

Un poco después de esto Shouei fue a los estudios de grabación de Columbia para grabar más de 200 canciones en una semana junto con Rinsho Kadekaru, Sadao China (hijo de Teihan China) y otros. La crema de las grabaciones de Shouei de esta época, pero todavía tan solo la punta del
iceberg, fue finalmente producida en dos cds en 2001 en el propio sello disquero de la familia Kina, Mu Paradise.

Problemas con su voz a mediados de la década de 1970 lo forzaron a parar de cantar temporalmente y abrió una tienda de
sanshin, dirigiendo su atención a la fabricación de sanshin. Luego le siguió una exitosa operación para extirpar un tumor de la garganta y milagrosamente su voz se hizo mejor. Cuando el club Chakra abrió en diciembre de 1993, el Shouei Kina Minyo Group inició su residencia allí y tocó continuamente dos noches por semana por más de una década. La salud de Shouei con el tiempo tomó un mal giro hacia finales de la primera década del siglo XXI y llegó a quedar hospitalizado permanentemente luego de un número de operaciones. Frágil y sin poder hablar, aún así recobró energía cuando donó al hospital su sanshin en una tarde de mayo de 2009 cuando tuve la fortuna de estar de visita. Fue capaz por un momento de unirse a su hija Keiko y su grupo para tocar sanshin desde su silla de ruedas para los empleados y pacientes. En noviembre de ese año su gran contribución a la música y cultura de Okinawa recibió tardíamente el reconocimiento oficial con una condecoración por una vida de trabajo por parte del Gobierno Prefectural de Okinawa. Chiyo, su hija y compañera, lo aceptó en nombre de su padre Shouei quien por entonces estaba muy débil como para asistir a la ceremonia. Tristemente falleció al mes siguiente, en la noche de Navidad de 2009. Tres días más tarde a su funeral asistió una gran cantidad de gente. Shouei Kina permaneció alegre y sin quejumbres hasta el final. Su carrera musical había comenzado relativamente tarde, a veces atacado por la enfermedad, y no siempre fue promovido en la forma en la que se debería, pero por fortuna con el tiempo su legado se convirtió en el más grande de todos.

El propio hijo de Choki Fukuhara, Tsuneo Fukuhara, se convirtió en un importante escritor de canciones e intérprete y ha realizado algunas de las más memorables canciones que se escuchan dondequiera que se reúnen músicos okinawenses. Su “
Bashofu” de 1965 se ha convertido en una de las más populares y ampliamente difundidas canciones, al tiempo que una canción que co-escribió, “Shimajimakaisha”, ha sido grabada exquisitamente por las Nenes. Aunque no es un cantante o músico excepcional, Fukuhara ha escrito muchas canciones populares y en 2006 un álbum de sus canciones interpretadas por otros músicos fue lanzado bajo el título de Bashofu. Otra canción muy conocida, “Hiyamikachi Bushi”, escrita por Seihin Yamauchi en los años 50, fue inspirada por un poema de Shinsuke Taira, un okinawense que había regresado de USA, y era una canción típica que tiene que ver con la vida de la gente que está muy lejos de casa. Esta suena tan tradicionalmente okinawense que es difícil imaginar que es una shimauta “nueva”.

Música