INICIO    MÚSICA    DANZA    TEATRO    OKINAWA    AINU    PATRIMONIO    

Derechos Reservados
© Mauricio Martinez R..
PROYECTO GAGAKU
Universidad de Stanford

EL PODER DE OKINAWA
Las Raíces Musicales de las Islas Ryûkyû
Por John Potter

2. La Música del Pueblo

El padrino de minyo: Rinshô Kadekaru

Pero es Rinshô Kadekaru cuya presencia es la que más sobresale entre la primera generación de músicos okinawenses que graban. Nacido en el centro de la isla principal cerca a Koza el 4 de julio de 1920, él comenzó a tocar el
sanshin a los siete años y fue uno de los últimos en tomar aprte en los jolgorios mo-ashibi al cual asistió por primera vez cuando tenía trece años de edad, ganándose una reputación como músico la cual se expandió enseguida. Él también se presentaba en los festivales locales eisa como uno de los cantantes principales por la época en que tenía 16 años.

Hacia esa época decidió ir a las islas centrales del Japón. Con el fin de poder hacerlo, tomó dinero de sus padres (él dice que “prestado”). Este dinero que ellos habían ocultado, había sido producto de la venta de una vaca. Kadekaru y su
sanshin, junto con un amigo, tomaron un barco hacia Kobe y luego caminaron todo el recorrido hasta Osaka (una distancia de 31 kilómetros). Su plan original era buscar a una tía que tenía una fábrica en la ciudad con el fin de obtener trabajo allí. Sin embargo, en el estilo relajado de los okinawenses, tomó en cambio otro empleo que le ofrecieron en otra fábrica en Osaka, y fue tan solo luego de un año y medio que se dio cuenta que la fábrica de su tía estaba ubicada justo al frente de la fábrica en la que estaba trabajando. Finalmente luego de contactarla, ella le informó a sus padres sobre las andanzas de su hijo errante. Durante esta época Kadekaru tocaba el sanshin y cantaba regularmente en las noches luego de un día intenso de trabajo en la fábrica. Con el tiempo, cuando ya tenía 19 años, tuvo que regresar a Okinawa para un examen médico como una obligación antes de entrar a prestar el servicio militar. Fue enviado de regreso a la isla principal y prestó dos años de servicio militar durante la guerra, lo cual detestó. Cuando esta finalmente terminó, empezó de nuevo a viajar, esta vez por las islas de Micronesia en el Pacífico, con el tiempo retornando a Okinawa que estaba todavía devastada por causa de la guerra. Él encontró trabajo como una acompañante de teatro en 1949.

Hacia comienzos de los años 50 viajó por casi todas las islas Ryûkyû (siendo las únicas excepciones Daito y Kohama) donde tocó y cantó en todo tipo de eventos, desde funciones de teatro hasta rituales y celebraciones locales, y fundó Minyo Kenkyûjo (Centro de Estudio de Minyo). Redescubierto en la era de Marufuku Records de Choki Fukuhara, realizó cerca de 250 grabaciones para Marufuku y otros sellos, grabando y presentándose hasta un poco antes de su muerte a los 79 años de edad en 1999. Produjo un total de 82 sencillos -40 con Marufuku, 15 con otro sello, Maruteru Records, y varios otros para otros sellos discográficos. En total se produjeron 23 álbumes y muchas otras grabaciones en compilaciones. En 1969 Kadekaru comenzó a cantar regularmente en el club de
minyo Nantahama de Aiko Yohen en Koza. Estuvo allí tocando por los próximos 26 años. En 1973 se dió su primera presentación pública en Tokyo, la cual fue organizada por el periodista, crítico musical y empresario Rou Takanaka.

La voz de Kadekaru suena delgada y vibrante en ocasiones tanto en las grabaciones antiguas como en las nuevas pero como sea siguió mostrando su propia riqueza. Nunca ostentoso en su canto, pero sin embargo maneja lo que parece ser un mínimo de esfuerzo para extraer todo el significado en cada presentación. Fue un intérprete maestro de la canción okinawense y un intérprete consumado del
sanshin. En el año de su muerte la Asociación Minyo de Ryûkyû le otorgó el título de Minyo Meijin -Maestro de Minyo. Pero tampoco era adverso a romper las reglas ni un seguidor a ciegas de las formas antiguas. Puede sorprender a muchos puristas que observan esa perfecta piel de serpiente, el hecho de que Kadekaru era tan felíz tocando el instrumento sintético, era una fumardor regular, y que para relajarse no le parecía nada mejor que un día de juegos en el establecimiento de pachinko de su zona.

Kadekaru, en la mejor tradición de los cantantes y músicos okinawenses, disfrutaba componiento sus propias letras y acomodándolas a melodías tradicionales. A veces incluso improvisaba nuevos textos en el momento de la grabación, y no sorprende que hubiera grabado todos los clásicos y los
minyo bien conocidos que todos los demás interpretan por esta época. En su grabación de 1994 para la compañía Victor, se dice que improvisó textos totalmente diferentes para la canción “Magukuru no Hana” (Flor de la Sinceridad) los cuales le vinieron a la mente cuando estaba en el estudio. Una canción muy conocida asociada con él es “Jidai no Nagare” (El Paso del Tiempo) en la cual toma una melodía tradicional y le agrega nuevos textos de su creación. Describiendo el destino de Okinawa al haber sido tomada y cambiada por algunas fuerzas externas, estas líneas mordaces con frecuencia se mencionan:

Desde el reinado de China hasta el reinado de Yamato (Japón)
Desde el reinado de Yamato hasta el reinado de USA
Qué pasmosos han sido los cambios en esta Okinawa nuestra!

Se dice que Kadekaru pensó en el texto de esta canción mientras esperaba un autobus luego de una sesión de grabación para radio hacia finales de los años 50. Por supuesto desde entonces se han dado más cambios ya que Okinawa fue devuelta a Japón por los norteamericanos en 1972. El director de cine okinawense Go Takahime, quien realizó un documental sobre Kadekaru para ser distribuído tan solo en video, ha actualizado la canción con su propios textos adicionales en los que relata el retorno del poder de Yamato, un término okinawense para referirse a Japón. Otra nueva versión de la canción, conocida como “
Shin Jidai no Nagare”, con textos de Shouichi Chibana, vale totalmente la pena mencionarla como una demostración de la situación en Okinawa. Luego del verso inicial, la canción dice:

Que América reclamara el poder fue equivocado
El reinado de Yamato retornó
Nunca sabremos cuál es el mejor

Nuestro dinero cambió de yenes a dólares
Luego se convirtió en yenes de nuevo
Con cada cambio perdimos

Los autos andaban antes por el lado derecho
ahora andan por el izquierdo
La confución reina por siempre

Hace mucho tiempo las montañas y los bosques eran nuestros
Donde recogíamos naranjas libremente
Ahora como bases, se han vuelto americanos

Hace mucho tiempo los mares también eran nuestros
Podíamos sumergirnos en cualquier momento
Ahora los resorts nos mantienen lejos

Cambio tras cambio es nuestro destino
Pero las bases sobre la isla nunca cambian
Cuándo será que las cosas mejoren?

A nuestros ancestors, las palmas en oración, Uu Tohtu


El hijo de Kadekaru, Rinji, también se convirtió en músico y durante la década de 1990 en ocasiones acompañó a su padre en el
sanshin y el violín. En 1998 hizo un elegante álbum de su autoría titulado My Sweet Home Koza. Los sonidos roncos de Rinji Kadekaru son extraordinarios y extrañamente como los de su padre.

Música