INICIO    MÚSICA    DANZA    TEATRO    OKINAWA    AINU    PATRIMONIO    PERSONALIDADES    

Derechos Reservados
© Mauricio Martinez R..
PROYECTO GAGAKU
Universidad de Stanford

EL PODER DE OKINAWA
Las Raíces Musicales de las Islas Ryûkyû
Por John Potter

2. La Música del Pueblo

Bisekatsu y Campus Records

A medida que pasan los años, el número de okinawenses que pueden recordar a las estrellas originales de la primera generación de artistas que han grabado, es natural que disminuya. Un hombre que recuerda a muchos de ellos y que todavía trabaja con algunos desde la producción es Yoshikatsu Bise, una figura muy conocida en las Isla Ryûkyû como el fundador de Campus Records, que es una tienda de cds al igual que una pequeña compañía disquera. Mejor conocido por todos como Bisekatsu, él mismo ha sido durante muchos años escritor de canciones y promotor de conciertos, tanto en Okinawa como también ocasionalmente en el Japón central, al igual que es un propietario de tienda y productor de discos. El genial Bisekatsu es también una enciclopedia andante de la historia musical de las islas. Una pared de su tienda de cds en Koza está decorada con fotos inusuales enmarcadas de muchos de los cantantes e instrumentistas que hemos referido aquí.

Nacido en Koza en 1939, Bisekatsu creció en Motobu, la hermosa península occidental subiendo por la costa de la isla principal. Él regresó a Koza cuando tenía 15 años. No pertenece a una familia musical pero le llamó la atención la música de Okinawa desde muy temprano, lo que no sorprende dado que este es un lugar en Japón donde la música tradicional es todavía una cosa muy viva. Fue en 1971 cuando fundó Campus Records. Al mismo tiempo estaba empleado como un oficinista en una compañía, así que su esposa, quien nunca había escuchado mucho la música, recibió la tarea de administrar el negocio mientras él estaba ausente.

Bisekatsu dice: “Fui un alumno del músico y productor Tsuneo Fukuhara, y aprendí a escribir canciones y a tocar el
sanshin para él. Pero al poco tiempo de haber empezado a tocar, Fukuhara dijo que yo no tenía talento para el sanshin, así que paré de hacerlo y me concentré en otros aspectos de la industria musical. En vez de tocar ayudaba con la producción para la compañía Marufuku Records de Fukuhara y después yo mismo abrí Campus Records.

En 1972 cuando Okinawa fue devuelta al Japón después de la ocupación norteamericana, Campus se trasladó al lugar actual (oficialmente rebautizada como Ciudad de Okinawa pero todavía conocido como Koza entre los isleños) y dejó de trabajar en la compañía de Fukuhara para dedicarse de tiempo completo a Campus Records. En 1975 empezó a producir los primeros álbumes en el sello Campus. “Durante la guerra no había
minyo en Okinawa porque si cantabas en Uchinaguchi, el idioma de Okinawa, podrías haber sido confundido con un espía por el ejercito japonés y serías asesinado. Así que cantantes como Rinshô Kadekaru y Shuei Kohamase fueron al Pacífico Sur o a Osaka para poder cantar. De hecho el gran Rinshô Kadekaru no era particularmente popular en Okinawa en aquella época. En su lugar, los músicos más populares fueron Shouei Kina y Shotoko Yamauchi debido a que tenían voces suaves y dulces. Pero a mi siempre me gustó Kadekaru. Él era una especie de figura de culto y con el tiempo se hizo más popular que todos los cantantes de minyo luego de sus apariciones en las islas centrales del Japón”.

“Justo después de la guerra, durante la ocupación norteamericana, fueron introducidos a la isla los tocadiscos traga-monedas y estos se hicieron muy populares. Debido a esto se realizaron muchas grabaciones de sencillos. También  si sonaba una canción muchas veces en la radio se convertía en un éxito y la gente venía a Campus a comprarla. Al comienzo solo estaban las tiendas de discos de Marufuku y Victor en Okinawa. Luego aparecieron más. Cuando haces un sencillo y lo pasas por la radio, se hace una gran conexión con la mente de la gente. Ahora estamos en la era digital y es algo completamente diferente. Esa fue la mejor época para las tiendas de discos”.

“Cuando yo era un adolescente,
minyo no era tan popular. Pero luego Shouei Kina inició un club minyo hacia 1962 y en esa época las primeras estrellas fueron él mismo y Seijin Noborikawa, Shuei Kohama, Teihan China y luego Rinshô Kadekaru. Las cantantes populares fueron Kame Itokazu y Kiyo Funakoshi. Cada año Kina solía hacer un show minyo en la isla, en Nakagusuku, y fue tan popular que durante tres días la carretera estaba bloqueada. Mi propio carro se dañó por sobrecalentamiento”.

Campus distribuye solamente en las Islas Ryûkyû pero también tiene un convenio con Respect Records de Tokyo para distribuir algunos álbumes por todo Japón. Al tiempo que lanza grabaciones antiguas por primera vez en cd, también produce y promueve algunos de los cantantes okinawenses más jóvenes. Sus álbumes tienden a ser hechos rápidamente y en su propio estudio y empacadas en una forma económica y encantadora, pero algunos de ellos son de un gran valor histórico, y entre las producciones recientes se encontraba el primer cd de compilación de Shotoku Yamauchi. Así que de todas sus múltiples actividades, qué es lo que lo hace más feliz? Él dice: “Más que todo me gusta producir y realizar álbumes. Siento que eso es lo que me hace más feliz. El álbum
Jidai de Minoru Kinjo, que nosotros produjimos, es del cual me siento más orgulloso en los últimos años porque a través de sus canciones usted se puede enterar y comprender muchas cosas acerca de la guerra aquí, tanto antes como después de esta. Eso me gusta. Yo no me preocupo acerca del futuro. Mis hijos e hija todos trabajan para Campus así que estaré feliz tan solo con disfrutar del resto de la vida. Una o dos veces mi hija dijo que ella desearía que yo hiciera un gran disco que produjera dinero! Pero a mi eso no me preocupa”.

Luego de las grabaciones originales de Columbia tituladas
Okinawa Ongaku Soran, se lanzó un set de 6 cds durante 1996 bajo el título Nuchi Moeru Uta Okinawa 2001 (Passionated Okinawan Songs of Life) que cubre las canciones tradicionales de Okinawa, Miyako y Yaeyama e incluye varios de los últimos éxitos de shimauta de los años 70 y 80. Una muestra del poder y la profundidad de la música okinawense que al echar un vistazo al cuarto cd de esta serie casi al azar me encontré con un trío de canciones - ninguno de los títulos contiene exactamente palabras comunes, ni siquiera en Okinawa - eran tan fascinantes como nunca lo hubiera imaginado. La primera, “Chibumi” es la gloriosa versión de Aiko Yohen de una canción de los años 50 escrita por Koutoku Tsuha. Le sigue a esta “Umishinubi”, maravillosa tanto en lo rítmico como en lo melódico, del relativamente desconocido Choyin Kametani, y luego “Ishikubiri”, una excelente canción hermosa y melancólica, de la no muy conocida Emiko Ishihara. Qué riquezas que tienen - y a todo esto le sigue una pista de Misako Oshiro. Más tarde fue lanzado un set de 12 cds en 2007 titulado Okinawa Minyo Daizanshu que abarca a todos los grandes de la primera era de grabaciones. Algunos de esta primera generación de músicos todavía están activos y todavía graban. Mientras tanto se siguen lanzando en cd muchas grabaciones antiguas por primera vez. De hecho, más grabaciones de Rinshô Kadekaru han sido impresas en cd desde su muerte de las que estaban disponibles durante su vida. No hay escasez de riquezas musicales de esa época disponibles para escuchar.      

Música