INICIO    MÚSICA    DANZA    TEATRO    OKINAWA    AINU    PATRIMONIO    

Derechos Reservados
© Mauricio Martinez R..
PROYECTO GAGAKU
Universidad de Stanford

Kumi Odori - Repertorio

Kookoo no Maki (La Devoción de una Hija)
de Chookun Tamagusuku


En cierta ocasión se dio una larga y terrible sequía que causó una gran hambruna y muerte. Se creía que la causante de esto era una gran serpiente que vivía en un lago. El Rey creyó que ofrecerle un sacrificio apaciguaría a la serpiente y que terminaría así la sequía. El soberano entonces promete actuar como guardián y cuidar de la familia de aquel que ofrezca su vida a la serpiente. Una chica pobre se ofrece en sacrificio para asegurar así el bienestar de su familia. Cuando la serpiente emerge para devorar a la chica, un dios aparece, destruye a la serpiente salva a la chica. Como resultado de este milagro la familia de la chica vive feliz bajo el patrocinio del Rey.

Guión

El líder de la aldea entra acompañado de música de entrada.

Líder de la aldea:
Soy el jefe de la aldea, escuchenme con atención: debido a que la gran serpiente vive en el estanque, estamos sufriendo de gran hambruna. Hemos tenido malas cosechas por años y los campesinos y la gente está muriendo de hambre. Oremos juntos. Tenemos que sacrificar a alguien para calmar a la serpiente. Si alguien se ofrece en sacrificio, el Rey ha prometido hacerse cargo de la afligida familia. Hay algún voluntario? Publiquen el anuncio del Rey!

Súbditos:
Entendido.

Hermana y hermano entran acompañados por la canción Uchidumai Bushi.

Coro:
(usando la melodía de Uchidumai Bushi)
Nuestras vidas son tan duras. Qué podemos hacer?

Hermano:
Por favor escuchenme! Somos descendientes de una familia de samurais. Debido a que nuestro padres nos abandonó, tenemos que ganarlos la vida trabajando en los campos. Por qué es tan dura nuestra vida? Hermana, vamos, recolectemos algo de grano.

Hermana:
Vamos a los campos a recolectar algo de grano para tener qué comer.

Camino al campo ven el anuncio del Rey y lo leen.   

Hermano:
Oh! Qué día tan afortunado al ver ese anuncio.

Hermana:
Qué dice el anuncio, hermano?

Hermano:
La tabla de anuncios reporta: la gran serpiente que vive en el lago está causando fuertes vientos y una gran hambruna. El Rey busca un voluntario que ofrezca su vida por el bien del reino. A cambio, el rey promete servir de guardián y cuidador de la familia del voluntario. Hermana mía, ofreceré mi vida para así ayudarte a ti y a nuestra madre.

Hermana:
Es eso sabio? No soy sino una simple mujer y tu puedes servir de apoyo a nuestra madre. Yo estaré feliz de morir por mi madre y por el Rey.

Hermano:
Pero tu eres mayor que yo. Tu servirás de más ayuda a nuestra madre que yo.

Hermana:
Las primeras flores en abrir deberían esparcirse primero. Es en contra de la providencia de la naturaleza que el más joven muera primero.

Hermano:
Nadie sabe cuándo moriremos en esta vida de mutabilidad. Con frecuencia vemos tormentas arrojar las flores cuando están en pleno florecimiento.

Hermana:
Si no me comprendes te lo demostraré. Moriré ya mismo.

Hermano:
No! Detente! Te has vuelto loca?

Hermana:
Quiero sacrificarme para ayudarlos. Por favor comprende.

Hermano:
Y qué puedo hacer yo solo?

Hermana:
Por favor, no llores. Todo lo que puedo hacer por nuestra madre es sacrificarme. El resentimiento que tenía contra mi padre ya ha desaparecido.

Hermano:
Sentiré mucha pena cuando vea a nuestra madre haciendo duelo después de tu partida.

Hermana:
No quiero perder esta oportunidad. Por favor, para de llorar. Quiero ver a nuestra madre antes de presentarme ante el Rey.

Hermano:
Nuestra madre podría darse cuenta de tus intenciones. No deberías ir a verla.

Hermana:
Hermano, tengo una buena idea. Vamos juntos al océano donde podamos hablar libremente.

Hermano:
Ten cuidado de no dejarle ver nuestras intenciones.

Los dos van hacia la casa de la madre.

Hermana:
Madre, hoy es un buen día para ir a la playa, no crees?

La madre entra acompañada de la canción Nakama Bushi.

Coro/Solo:
(con la melodía de Nakama Bushi)
Siento algo siniestro; me pregunto cómo podré vivir sin mi hija.

Hermana:
Madre, es un buen día para extraer sal del agua del mar. Vamos.

Madre:
Tuve un terrible sueño. Por favor, ten cuidado al elaborar la sal. Hija mía, por qué luces tan triste hoy? Quédate aquí conmigo. No vayas a ningún lugar.

Hermana:
Madre, no puedo dejar de recordar a mi padre.

Madre:
Si, yo también me siento sola hoy. Ten cuidado al sacar el agua del océano.

(
más tarde)

Hermana:
Hermano, hoy vi a mi madre y no me arrepiento. Por favor promete ayudar a nuestra madre desde hoy.

Hermano:
Prometo ayudarla. Si es en serio tu decisión, voy a extrañarte terriblemente.

Hermana:
Por favor regresa pronto a casa. Es muy difícil dejarte si estás llorando.

Coro:
(con la canción Mutu Ihya Bushi)
No me importa mi vida, me arrepiento tan solo por dejar a mi madre y por su tristeza.

Hermano:
En verdad ya te vas?

Hermana:
Oh! Hermano mío.

Ella deja a su hermano y se dirige hacia la oficina del jefe de la aldea.

Hermana:
Hola, hay alguien aquí? Quiero ser la voluntaria.

Jefe de la aldea:
Oh, viniste a sacrificarte por la gente?

Hermana:
No es nada para mí el sacrificar mi vida, pero por favor ayude a mi madre y mi hermano.

Jefe de la aldea:
No te preocupes por ellos. Por favor pasa.
Aquí hay una voluntaria. Hay algún funcionario aquí?
Siento mucha pena de ver morir a una chica tan joven.

Funcionario:
Es muy triste tener que llevarte al lago.

Coro:
(con la canción Hiyajoo Bushi)
No quiero morir, pero me siento orgullosa de sacrificarme por mi madre.

Funcionario:
Estás preparada? Es tiempo de encerrarte. Por sabor sube!

Jefe de la aldea:
Me siento terrible, pero nada podemos hacer. Todo está arreglado.

Hermana:
No me importa sacrificar mi vida.

Funcionario:
Hoy es un buen día. Te rezo a ti, dios. Por favor toma a esta chica. Y de ahora en adelante no más vientos, no más tormentas, no más hambrunas. Oh, por favor, dios.

Un Dios aparece del cielo y destruye a la serpiente.

Jefe de la aldea:
Dios en realidad existe!

Funcionario:
Si, Dios en realidad existe.

Hermana:
Tengo la religión en mi alma y Él me ha ayudado. Agradezco a Dios.

Jefe de la aldea:
Ves? Dios lo sabe todo. Vamos e informemos al Rey sobre lo maravilloso que ha ocurrido hoy aquí. Él podría recompensarnos.

Mientras tanto en casa

Madre:  
Kamiju! Alguien me dijo lo que ha ocurrido. Me siento terrible. Debemos detener esto.

Hermano:
Madre, yo no pude detenerla. Ella quiere sacrificar su vida por nosotros.

Madre:
Ninguna madre quiere ver a ningún hijo sacrificar su vida. Estoy realmente preocupada. Por qué no me lo dijiste? Esto es terrible. Cómo permitiste que ocurriera? De nada sirve llorar en este momento. Iré al lago y moriré a su lado.

Mientras tanto en el lago

Jefe de la aldea:
Todos vieron lo que acaba de ocurrir? Lo que ella ha hecho no tiene precio. La llevaré ante el Rey.

Camino al castillo se encuentran con la madre y el hermano.

Hermana:
Madre!

Madre:
Hija mía! Estás viva!

Solo:
(con la melodía de Agarii Bushi)
Oh! Estas viva!

Madre:
Estás loca, mi niña? Cómo pudiste desear tal cosa? Estaba tan preocupada.

Hermana:
No podía soportar verte pasar por tantas dificultades.

Madre:
Si pudiera tener todo en este mundo, no sería nada si no estás.

Hermano:
Hermana! Cómo pudiste escapar de la serpiente?

Hermana:
Cuando me paré frente a la temible serpiente, Dios bajó del cielo y me ayudó.

Jefe de la aldea:
Tienen muchas cosas de qué hablar, pero vieron la recompensa?

Madre:
Qué recompensa?

Jefe de la aldea:
Escuchen con cuidado. El Rey dijo “el acto de esta chica es inapreciable. Ella podría encontrar en mi hijo a un esposo ideal, y su hermano podría encontrar en mi hija una esposa ideal”.

Madre:
Nunca soñé con algo tan maravilloso. Oh, hijos míos, en una ocasión tan feliz recuerdo a mi esposo quien nos abandonó.

Jefe de la aldea:
Nosotros también nos sentimos felices y orgullosos por ustedes. Vamos a casa juntos y celebremos.

Coro:
(con la melodía Yakina Bushi)
Tan solo traté de cumplir con mi deber filial. Estamos tan felices de haber sido ayudados por Dios. Con qué podemos comparar esta alegría? Es como el botón de una flor tocado por el rocío y a punto de florecer.

OKINAWA

Géneros