INICIO    MÚSICA    DANZA    TEATRO    OKINAWA    AINU    PATRIMONIO    PERSONALIDADES    

Derechos Reservados
© Mauricio Martinez R..
PROYECTO GAGAKU
Universidad de Stanford

KYÔGEN

Obras


Kazumo, Luchando contra un Mosquito

Versión en inglés de Don Kenny


Personajes:

Amo

Tarô Kaja

Mosquito


Amo: Soy un señor feudal muy conocido. Pero aunque fanfarroneo, tengo tan solo un sirviente. Pero ya que un solo sirviente no es suficiente, he decidido contratar un gran número de nuevos sirvientes. Llamaré a mi sirviente Tarô Kaja y le explicaré lo que necesito. Aquí, aquí! Hay alguien por aquí? Repito que si hay alguien cerca?


Tarô Kaja: Aquí.


Amo: Está ahí?


Tarô Kaja: Aquí.


Amo, Allí estás.


Tarô Kaja: A su servicio, amo.


Amo: Viniste muy rápido. El asunto para el que te llamé no es de gran importancia. Si sigo viajando de un lado a otro como le he venido haciendo recientemente, un sirviente no es suficiente, así que he decidido contratar un buen número. Qué opinas?


Tarô Kaja: Si no lo hubiera mencionado yo estaba a punto de sugerirlo. Esa es una buena idea.


Amo: en ese caso, cuántos debería contratar?


Tarô Kaja: Eso depende completamente de cuántos desea contratar.

Amo: Qué? El que digas que depende completamente en cuántos deseo quiere decir que puedo contratar tantos como quiera?

Tarô Kaja: Sin duda.


Amo: En vez de hacer las cosas a medias como la mayoría de amos, contratemos de una vez a ocho mil.


Tarô Kaja: Ese es un número enorme. Para comenzar, no tenemos lugar dónde alojar a ocho mil sirvientes.


Amo: Podemos dejarlos que ambulen por mis amplios terrenos y montañas.


Tarô Kaja: Qué cosas tan tontas dice. Los sirvientes no pueden subsistir en los campos y las montañas. Por favor reduzca el número un poco.


Amo: Qué dices? Reducirle el número?


Tarô Kaja: Eso es lo que dije.


Amo: Si ese es el caso reduciré el número hasta doscientos.


Tarô Kaja: Esa es sin duda una gran reducción, pero no tenemos suficientes provisiones incluso para ese número.


Amo: Qué? Provisiones?


Tarô Kaja: Si.


Amo: Provisiones…provisiones… ah! Por provisiones quieres decir comida?

Tarô Kaja: Es lo que quiero decir.


Amo: Tenemos suficiente agua así que podremos simplemente dejarles beber agua.


Tarô Kajo: Está todavía hablando sin sentido. Los sirvientes no pueden subsistir tan solo con agua. Por favor reduzca el número un poco más.


Amo: Qué dices? Reducir más el número?


Tarô Kaja: Eso fue lo que dije.


Amo: Si ese es el caso, reduciré el número hasta dos.


Tarô Kaja? Tan solo dos?


Amo: Tú y otro más.


Tarô Kaja: Quiere decir que tan solo contratará un nuevo sirviente?


Amo: Eso es lo que quiero decir.


Tarô Kaja: Esa es una buena idea.


Amo: En ese caso, aunque sé que es una gran tarea, te ordeno que vayas a la carretera y que aunque es solo uno, contrates un sirviente inteligente que tenga algunas destrezas artísticas.


Tarô Kaja: Como lo ordene, amo.


Amo: Entonces estás listo para ir ya?


Tarô Kaja: Iré en el momento que usted quiera.


Amo: En ese caso, ve rápidamente y regresa pronto.


Tarô Kaja: Ja.


Amo: Ei.


Tarô Kaja: Ja.


Amo: Ei. (Se sienta en la parte anterior izquierda del escenario)


Tarô Kaja: Ja. Recibí de repente una orden. Debo apresurarme. En verdad, he sido su único sirviente hasta ahora y he tenido que trabajar muy duro, así que si encuentro un nuevo sirviente para contratar, le dejaré la mayoría del trabajo y me relajaré. Bien, ya estoy aquí en la carretera. Descansaré un poco y si un posible prospecto se acerca, hablaré con él y lo llevaré a casa.

Mosquito: (Lleva una máscara con los labios estirados y una prenda que asemeja a las alas cuando agita los brazos). Soy el espíritu de un mosquito y vengo del monte Mori en la Tierra de Omi. Hoy he decidido ir a la capital para mezclarme con la gente y succionarles la sangre. Debo apresurarme. La verdad no hay nadie más inteligente que los humanos. En el verano ponen mosquiteros y queman incienso repelente construyendo así defensas contra los mosquitos como yo, haciendo así nuestra vida más difícil.


Tarô Kaja: Aquí viene un posible prospecto. Escuche, escuche.


Mosquito: Es a mí a quien le habla?

Tarô Kaja: Sin duda, es usted a quien le hablo. De dónde viene y hacia dónde se dirige?


Mosquito: Como quiero emplearme, voy camino a la capital.


Tarô Kaja: Si ese es el caso, yo puedo darle un cargo.


Mosquito: Lo que dice es que me contratará?


Tarô Kaja: No, no. No soy yo sino mi amo, un señor feudal quien ha decidido contratar un nuevo sirviente así que le ofrezco hacer lo posible para obtener el cargo para usted.


Mosquito: Yo le estaría muy agradecido. Por favor haga lo mejor que pueda para obtener el cargo para mí.


Tarô Kaja: Entonces vendrá ahora conmigo?


Mosquito: Iré cuando usted lo desee.


Tarô Kaja: En ese caso, venga, venga. Sígame.


Mosquito: Con todos mis deseos.


Tarô Kaja: Bueno, aunque le dije tan solo unas pocas palabras, usted inmediatamente aceptó venir conmigo. No puede haber circunstancias más felices.


Mosquito: Dicen que incluso el roce de las mangas al pasar indica algún tipo de conexión en una vida anterior. Así que sin duda la nuestra debió haber sido una conexión fuerte.


Tarô Kaja: Buen y entonces de dónde es que proviene?


Mosquito: Del monte Mori en la Tierra de Omi.


Tarô Kaja: Tiene usted algunas habilidades artísticas?


Mosquito: Tengo habilidades en tiro con arco, futbol, cocina, go y backgammon, al igual que en la doma de caballos.


Tarô Kaja: Bien, debo decir que sin duda tiene grandes y numerosas habilidades. Cuando le cuente esto a mi amo, estoy seguro que estará enormemente satisfecho.

Mosquito: Ya que voy con usted, le ruego que actúe como mi representante. Por favor negocie todo a mi nombre.

Tarô Kaja: En ese sentido le aseguro que no tiene de qué preocuparse.


Mosquito: Y nos falta mucho por llegar?


Tarô Kaja: No. Ya llegamos. Voy a decirle a mi amo que usted ha venido conmigo, así que espere aquí un momento.


Mosquito: Con todo gusto.


Tarô Kaja: Amo, está aquí?


Amo: Bueno, parece que mi sirviente ha regresado a casa.


Tarô Kaja: Está por aquí? Está por aquí?


Amo: Ya regresaste? Regresaste?

Tarô Kaja: Allí está.


Amo: Yo digo, Tarô Kaja.


Tarô Kaja: Ja.


Amo: Ya regresaste?


Tarô Kaja: Acabo de regresar.


Amo: Y contrataste un nuevo sirviente?


Tarô Kaja: Sin falta contraté un nuevo sirviente y lo traje a casa conmigo.


Amo: Oh, bien. Y le contaste que soy un Señor?


Tarô Kaja: Por supuesto, le conté que usted es un Señor.


Amo: Dicen que las primeras impresiones son las que duran. Hablaré duro así él podrá escucharme. Responde como si fueras muchos sirvientes.


Tarô Kaja: Como usted diga, amo.


Amo: Aquí, aquí! Hay alguien allí?


Tarô Kaja: Ja.


Amo: Primero, tráeme mi taburete.


Tarô Kaja: Ja.


Amo: Mi taburete, mi taburete.


Tarô Kaja: Ja. Aquí está su taburete.


Amo: Tarô Kaja!


Tarô Kaja: Ja.


Amo: Tú crees que él escucho esto?


Tarô Kaja: Como habló con una voz impresionantemente fuerte, de seguro lo escuchó.


Amo: Ve e infórmale que he hecho mi aparición en el salón principal. También infórmale que como señor feudal, si estoy complacido con él, lo tomaré inmediatamente a mi servicio pero que si incluso no me satisface, asegúrale que le permitiré quedarse 5 o 10 días.


Tarô Kaja: Como usted diga, amo.


Amo: Trae al nuevo sirviente para que se arrodille a mis pies.


Tarô Kaja: Con todo placer. (A Mosquito): Digo, digo, estás allí?


Mosquito: Aquí estoy.


Tarô Kaja: Escuchó hace un momento la voz de mi amo?


Mosquito: Él tiene una voz fuerte, como corresponde a un señor feudal.


Tarô Kaja: Él es el Señor de toda el área circundante.


Mosquito: Eso es sin duda lo que parece ser.


Tarô Kaja: Bien, ahora acaba de entrar al gran salón. Como es un señor feudal, si está complacido con usted lo tomará inmediatamente a su servicio, pero incluso si no lo satisface, tenga la seguridad que se le permitirá quedarse por 5 o 10 días. Prepare su corazón para eso.


Mosquito: Eso es lo habitual para las personas al servicio de un amo, por lo que estoy dispuesto a cumplir.


Tarô Kaja: Entonces vaya ahora mismo a conocerlo.


Mosquito: Con todos mis deseos.


Amo: Ei, ei! hay alguien ahí?


Tarô Kaja: Ja.


Amo: Reúne a los cincuenta caballos que salieron de las tierras centrales y lávalos con agua caliente.


Tarô Kaja: Ja.


Amo: Y ordena a los jóvenes sirvientes que se levanten de su letargo y se pongan a pulir las puntas de las flechas.


Tarô Kaja: Ja.


Amo: Oh, veo que hay un buen clima hoy.


Tarô Kaja: Sin duda el clima es bueno.


Amo: Así que será una tarde placentera.


Tarô Kaja: Será placentera.


Amo: Los jóvenes señores querrán jugar un partido de fútbol aristocrático. Ordena la limpieza y que humedezcan el terreno de juego.


Tarô Kaja: Como lo ordene, amo.


Amo: Ei.


Tarô Kaja: Ja. Y aquí está el nuevo sirviente.


(El mosquito hace la venia frente al Señor y luego corre inmediatamente fuera del recinto)


Amo: Ese es él?


Tarô Kaja: Ese es él.


Amo: Qué rostro tan extraño tiene.


Tarô Kaja: Así es.


Amo: Incluso con un rostro así, tiene alguna destreza artística?


Tarô Kaja: Le pregunté sobre el asunto cuando veníamos hacia acá y dijo que sabía tiro con arco, fútbol, cocina, go y backgammon, al igual que doma de caballos.


Amo: Dices que puede hacer todo eso?


Tarô Kaja: Él dijo que sabía.


Amo: Bien, debo decir que sin duda tiene grandes destrezas. Él tiene más habilidades que la mayoría.


Tarô Kaja: En ese caso estoy seguro que le será de gran ayuda.


Amo: Como no tengo caballos, de qué me servirá su habilidad de domar caballos? Tal vez pueda domar gatos.


Tarô Kaja: Shhhhh! Él lo puede escuchar.


Amo: La doma de caballos es sin duda una habilidad valiosa.


Tarô Kaja: Es una habilidad muy valiosa.


Amo: Ve y pregúntale cuál es su mejor destreza.


Tarô Kaja: Como ordene, amo. (A mosquito): Lo digo, lo digo. Él quiere saber cuál es la mejor de sus destrezas.


Mosquito: Dígale que soy especialmente bueno en Sumo.


Tarô Kaja: Con todo placer. (Al amo): Él dice que es mejor en Sumo.


Amo: Qué dices? Qué él dijo que es mejor en Sumo?


Tarô Kaja: Eso fue lo que él dijo.


Amo: Bueno, entonces es una persona que me simpatiza. Así que dices que es tan bueno en Sumo como yo?


Tarô Kaja: Así es.


Amo: En ese caso, dile que venga y que me muestre sus habilidades en Sumo.


Tarô Kaja: Como diga, amo. (A mosquito): Lo digo, lo digo. Él pide que venga conmigo para que le muestre sus habilidades en Sumo.


Mosquito: Pidale que traiga a alguien con quien yo pueda pelear.


Tarô Kaja: Con todo gusto. (Al amo): Él pide que encuentre a alguien con quien él pueda pelear.


Amo: Bueno, dile que pelee solo.


Tarô Kaja: Si pelea solo, no hay forma de decidir quién es el ganador.


Amo: Estás en lo correcto, sin duda no hay forma de elegir al ganador si pelea solo.


Tarô Kaja: No la hay.


Amo: Entonces quién va a luchar contra él?


Tarô Kaja: Quién será mejor?


Amo: Qué tal Dokin para que se enfrente con él?


Tarô Kaja: Es demasiado anciano para luchar.


Amo: Sin duda, sus rodillas son tan débiles que no podrá luchar.


Tarô Kaja: De seguro no.


Amo: En vez de estar pensando en este o este otro, pelea tú con él.


Tarô Kaja: Oh, no. Yo nunca he peleado en mi vida.


Amo: Qué nunca has peleado en tu vida?


Tarô Kaja: Nunca.


Amo: Bueno, quiero verlo pelear, pero no tenemos a nadie que se le enfrente. No habiendo otra forma, lucharé contra él.


Tarô Kaja: Eh? Dice que usted mismo va a luchar contra él?


Amo: Debes ir a decirle que aunque tengo muchos luchadores de Sumo bajo mi servicio, hoy todos han sido enviados aquí y allá para hacer mandados y no hay ni uno solo en casa. Pero como estoy ansioso por verlo luchar, yo mismo lucharé contra él. Pregúntale si está de acuerdo con esto.


Tarô Kaja: Como ordene, amo. (A mosquito): Lo digo, lo digo. Él me pide decirle que aunque tiene muchos luchadores de Sumo a su servicio, hoy todos han sido enviados aquí y allá para hacer mandados y no hay ni uno solo en casa. Pero como está ansioso de verlo luchar, él mismo luchará contra usted. Y él quiere saber si usted está de acuerdo.


Mosquito: Digale que estoy muy deseoso de luchar contra él ya que no me importa quién sea el oponente.


Tarô Kaja: Con todo gusto. (Al amo): Él dice que está muy deseoso de luchar contra usted ya que no le importa quién sea el oponente.


Amo: Dices que él está de acuerdo?


Tarô Kaja: Así es.


Amo: Bueno, eso demuestra el nivel de sus habilidades en Sumo.


Tarô Kaja: Qué podrá pasar?


Amo: Bueno, si él me derrota, quién lo recompensará? Y si él pierde, el problema se agravará aún más. Pero ya que dije que lo haría, debo luchar contra él. Dile que haga sus preparativos y que venga hasta acá.


Tarô Kaja: Con gusto. (A mosquito): Lo digo, lo digo. Él le pide que haga sus preparativos y que vaya adentro.


Mosquito: Con todo gusto.


Amo: Tarô Kaja! Serás el juez.


Tarô Kaja: Como ordene, amo.


(Mosquito pega un rollo de papel en los labios estirados de su máscara que le sirva como aguijón. Mosquito y el amo se ponen frente a frente. Tarô Kaja actúa como juez.


Tarô Kaja: Listo, a luchar!


Mosquito y el amo: Iiya, iiya, iiya.


Mosquito: Zzzzzz (Mosquito pica al amo derribándolo al piso).


Tarô Kaja: (se agacha para ayudar al amo). Lo digo, amo, qué pasó?


Amo: Quién eres?


Tarô Kaja: Soy Tarô Kaja. Qué pasó?


Amo: Bueno, debo decir que no sé qué hacer. Justo cuando nos sujetamos el uno al otro, ese bribón puso su cara contra la mía. Lo siguiente que supe fue que sentí un picazón y luego me mareé. De dónde es ese bribón?


Tarô Kaja: Dijo que provenía de la montaña Mori en la Tierra de Omi.


Amo: Oh, ya se, ya se! No tienes que decir nada más. No hay duda al respecto. Ese bribón es el espíritu de un mosquito.


Tarô Kaja: Qué lo hace decir eso?


Amo: El monte Mori en la Tierra de Omi es famoso por sus mosquitos. Y se dice que los más inteligentes son tan grandes como un hombre. De tal forma que este es un bribón ruidoso que ha venido a mezclarse con los seres humanos para chuparles la sangre.


Tarô Kaja: Qué bribón tan detestable.


Amo: Así que perdí este asalto?


Tarô Kaja: Bueno, no se puede decir que lo ganó.


Amo: Qué molesto es perder ante un mosquito. Y ahora qué debo hacer? Oh, ya se. Qué tal si ponemos un mosquitero?


Tarô Kaja: Nunca he oído que alguien ponga un mosquitero para luchar.


Amo: Entonces qué tal prender algún incienso repelente de mosquitos y luchar en su sombra?


Tarô Kaja: Si lo hace, el humo lo hará alejarse.


Amo: Oh, acabo de recordar algo. Dile que lucharé con él otro asalto. (El amo va y trae un matamoscas).


Tarô Kaja: Como lo ordene, amo. (Al mosquito): Él dice que luchará con usted otro asalto. Salga y enfréntese a él de nuevo.


Mosquito: Con todo placer.


Amo: Tarô Kaja! Serás de nuevo el juez.


Tarô Kaja: Como diga, amo. A luchar!


Mosquito y el amo (luchando): Iiya, iiya, yatto-na. Iiya, iiya, yatto-na. Iiya, iiya, iiya.


Mosquito (apresurándose hacia el amo): Zzzzz.


Amo (aplastando al mosquito). Yatto-na, yatto-na. (Se ríe).


Mosquito (tambaleándose débilmente): Zzzz.


Amo: Yatto-na, yatto-na. Gané, gané.


Mosquito (tomando al amo por el brazo). Lo atrapé.


Amo: Qué haces?


Mosquito: Iiya, iiya.


Amo: Cuidado, lo digo, cuidado!


Mosquito (arrojando al amo al piso). Al piso, y pierde. (Sale zumbando felizmente batiendo los brazos). Zzzz, zzzz, zzzz.


Amo (poniéndose de pie y lanzando su matamoscas): Eso no sirve para nada contra los mosquitos. (A Tarô Kaja): Ei! Tú, bribón!


Tarô Kaja: Hmmm?


Amo: Qué haces allá?


Tarô Kaja: Soy su sirviente, Tarô Kaja.


Amo: Qué? Dices que eres Tarô Kaja? (Agarra a Tarô Kaja por el brazo). Te pesqué!


Tarô Kaja: Qué hace usted?


Amo: Iiya, iiya.


Tarô Kaja: Oh, qué peligroso!


Amo (arrojando a Tarô Kaja al piso). Te caíste. Y perdiste! (Sale agitando sus brazos y zumbando felizmente imitando al mosquito) Zzzz, zzzz, zzzz.

Fin








 


Géneros