INICIO    MÚSICA    DANZA    TEATRO    OKINAWA    AINU    PATRIMONIO    PERSONALIDADES    

Derechos Reservados
© Mauricio Martinez R..
PROYECTO GAGAKU
Universidad de Stanford

KYÔGEN

Obras


Nasu no Yoichi no Katari
(
El cuento de Yoichi de Nasu)



Hace mucho, mucho tiempo, las fuerzas de Shikoku se alzaron contra el Clan Heike. Los soldados salieron a unirse a los aliados, algunos de esta cima, otros de aquella cueva, en grupos de diez o veinte soldados montados cada uno engrosando rápidamente el ejército de Yoshitsune hasta los trescientos efectivos. Pero como ya estaba anocheciendo, se decidió realizar el ataque a la mañana siguiente.


Avanzando, en retirada, se vio una pequeña embarcación, lujosamente ataviada, que remaba desde muy lejos en el mar, dirigiéndose directamente hacia la orilla. Se detuvo a unos cien metros de la costa girando hacia la playa. Cuando todo el mundo se asomaba para ver qué hacía la embarcación, una cortesana de diecisiete o dieciocho años, vestida con una túnica de cinco capas con motivos de sauce y pantalones carmesí, se subió a la embarcación y clavó un abanico de bordes escarlata en la borda. Luego hizo una seña seductora y llamó a los hombres de la orilla.


Yoshitsune llamó a Goto Hyoe Sanemoto y le ordenó que explicara lo que estaba ocurriendo. Sanemoto respondió: "Bueno, señor, el abanico que ve allí puede haber sido preparado para ser derribado por un hábil arquero escondido en el casco del barco. Pero también puede ser que nos estén invitando a derribarlo". "¿Y hay alguien entre nuestros aliados que pueda derribarlo indefectiblemente?" "Bueno, señor, entre nuestros aliados hay muchos que son realmente arqueros capaces, pero de todos ellos, hay uno que proviene de la Tierra de Shimotsuke, el hijo de Taro Suketaka de Nasu llamado Yoichi Munetaka. Aunque todavía es joven, posee una habilidad especialmente grande. Para explicar lo preciso que es, te digo que nunca falla en derribar dos de los tres pájaros a los que puede apuntar para una apuesta". "Entonces convoca a este Yoichi hacia mí. ¡Ei!"


Yoichi era en ese momento un joven de veinte años. Llevaba una túnica de seda marrón bajo una armadura negra de cuero trenzado, con su casco de piel del mismo tono colgado de las correas de su armadura. Así se presentó ante su general. Yoshitsune le miró y dijo: "¡Toma, Yoichi! Ve a mostrar a todos nuestros aliados y enemigos cómo puedes derribar el abanico colocado ahí fuera por esa cortesana. ¿Lo harás por mí, Yoichi?" "Escucho y respeto su orden, señor, pero aún no soy digno de tal honor. Le ruego que elija a alguien más digno". Al oír esto, Yoshitsune se enfadó enormemente diciendo: "Cualquier hombre que haya venido hasta las Tierras del Oeste desde Kamakura conmigo, pero que siga rechazando mis órdenes, será enviado de vuelta a Kamakura. Una vez más te ordeno que hagas lo que te digo". Yoichi sacudió la cabeza con vigor para demostrar que no había querido ofender a su señor y respondió: "En efecto, haré lo que usted dice, señor". Y con eso abandonó la presencia de su general.

Rápidamente, Yoichi se dirigió a su fino caballo conocido como Koguro de Nasu y le ató una silla de montar finamente tallada y dorada. Saltando con ligereza en la silla, echó las riendas con fuerza, agarró su arco de vides de glicina fuertemente enroscadas en el centro y paseó su caballo lentamente hacia la orilla. Los aliados se quedaron mirando la espalda de Yoichi mientras se alejaba, diciendo entre ellos: "¡Ja, ja! Este buen joven soldado seguramente lo derribará sin falta". Y Yoshitsune también miraba con expectación.


A continuación, Yoichi introdujo su caballo en el agua hasta que ésta lamió su vientre. La fecha era el dieciocho de marzo, la hora las seis de la tarde. De repente, un fuerte viento del norte se abatió sobre el agua. Las olas eran altas, el barco era pequeño. Subiendo, bajando, subiendo, bajando, la pequeña embarcación se balanceaba de un lado a otro dificultando la visión del abanico.

En ese momento Yoichi metió las manos en la marea salada, luego las puso sobre ambos ojos y rezó: "En nombre del Bodhisattva Hachiman, y de la graciosa deidad Yuzen, el dios guardián de Nasu, te ruego que mantengas esta flecha en su punto, porque si fallo, juro romper mi arco en dos y tirarlo al mar y nunca más podré enfrentarme a mis semejantes”.


Entonces abrió bien los ojos para comprobar que el viento se había calmado un poco y el abanico era lo suficientemente visible como para apuntar con cuidado. El joven guerrero Yoichi sacó entonces con elegancia una larga flecha de tres puntas, la clavó en su arco, la tensó al máximo y la dejó volar. La flecha dio en el blanco, atravesando el abanico justo una pulgada por encima de su pivote con un sonoro golpe. Incluso después de que la flecha se hundiera en el agua, siguió zumbando durante un tiempo. El abanico se agitó una vez y otra, con los vientos primaverales, y luego se dejó caer en línea recta cortando la superficie del agua. El abanico de bordes escarlata quedó flotando sobre las olas de capa blanca con el aspecto de una hoja roja de otoño caída.


Tanto los guerreros de Genji como los de Heike aplaudieron contra los cascos de sus barcos y contra sus carcajas, gritando en señal de alabanza: "¡Le has dado, Yoichi! ¡Le diste, Munetaka! Munetaka". Yoshitsune, también embargado por la alegría, gritó: "Oh, lo has hecho bien, Yoichi. Tú y tu caballo os merecéis un descanso. Entra en la cámara más interior y come y bebe hasta saciarte”.


Así es como escuché la historia.




Más obras de Kyogen en:

Kyogen-in-english.com de Don Kenny

Géneros