INICIO    MÚSICA    DANZA    TEATRO    OKINAWA    AINU    PATRIMONIO    PERSONALIDADES    

Derechos Reservados
© Mauricio Martinez R..
PROYECTO GAGAKU
Universidad de Stanford

KYÔGEN

Obras


KUSABIRA
(Setas)


Personajes


Hombre

Sacerdote guerrero

Setas



Hombre: Soy un residente de este barrio. Este año por primera vez en mi vida, han crecido en mi casa setas de las que no sé nada de su origen. Las arranco y las tiro, pero noche tras noche vuelven a crecer. No importa cuántas veces las arranque, vuelven a crecer igual que antes. Nunca había oído hablar de algo tan extraño, y estoy muy preocupado. Cerca de aquí vive un Sacerdote guerrero: con poderes maravillosos. He decidido pedirle que venga a hacer un conjuro. Debo apresurarme en mi camino. (Poniéndose en marcha.) En verdad, no es nada raro que las setas crezcan en las ramas marchitas de los árboles o en las montañas, pero es muy extraño que crezcan justo dentro de una casa donde vive gente. Por eso he decidido hacer mi petición a este excelso Sacerdote guerrero:, pues estoy seguro de que él me tranquilizará en este asunto. Bueno, ya estoy aquí. Primero me anunciaré. ¡Hola ahí dentro! ¿Hay alguien en casa? (Se arrodilla ante la puerta del sacerdote guerrero).


Sacerdote guerrero: Ante las ventanas de los nueve sentidos, cerca de los cimientos de los diez vehículos, alabando el flujo purificador del Yoga, en medio de los claros rayos de la luna de los tres secretos, llamándome tan fuerte a mi puerta, ¿quién eres?


Hombre: (De pie.) Soy yo.


Sacerdote guerrero: (Retrocediendo y cayendo al suelo, sorprendido). ¡Aaaagh! (Poniéndose en pie.) ¡Te levantas como un pájaro de debajo de los pies! Como eres tú, no había necesidad de llamar. Deberías haber entrado por la puerta.


Hombre: Llamé a la puerta por miedo a que tuvieras invitados y te molestara.


Sacerdote guerrero: Has sido muy amable, pero ¿para qué has venido?


Hombre: El asunto por el que he venido en este momento no es de gran importancia. Como en mi casa han crecido setas de las que no sé nada de su origen, las he arrancado y echado varias veces, pero cada noche vuelven a crecer. Parece que no hay forma de deshacerme de ellas. Nunca he oído hablar de algo tan extraño. Si vinieras a echarles un vistazo y a hacer un conjuro, te estaría muy agradecido.


Sacerdote guerrero: Últimamente he estado haciendo una penitencia especial y no me he aventurado a ir a ningún sitio, pero ya que es para ti, iré a hacerlo.


Hombre: (Inclinándose.) Te estoy muy agradecido. Sigamos nuestro camino.


Sacerdote guerrero: Como conoces el camino, debes ir tú primero.


Hombre: Si es así, iré primero. (Se pone en marcha.) Vamos, vamos. Sigamos nuestro camino.


Sacerdote guerrero: (Siguiendo.) Con gusto.


Hombre: He hecho todo lo que está en mi mano, pero no hay manera de librarme de ellas y estoy muy preocupado.


Sacerdote guerrero: Dime, ahora, ¿estas setas tuyas son grandes, o son pequeñas?


Hombre: Oh, son muy grandes.


Sacerdote guerrero: En cualquier caso, hasta que no las vea, no podré saber lo que pueden ser. Pero, por cierto, ¿cómo está el enfermo al que le hice un conjuro hace tiempo?


Hombre: Es algo muy maravilloso. Cada vez está mejor y pronto estará completamente bien.


Sacerdote guerrero: Por supuesto, hay formas en las que podría haberlo curado de golpe, pero no sirven. Mejorar poco a poco es la única manera de efectuar una verdadera cura.

(Aparece una setas.)


Hombre: Es como dices, en efecto. En cualquier caso, su caso me ha hecho creer cada vez más en tus poderes.


Sacerdote guerrero: Eso sin duda me hace muy feliz.


Hombre: Bueno, ya estamos aquí. Primero, por favor, entra.


Sacerdote guerrero: Con todo gusto. Bien, ahora, ¿dónde están las setas?


Hombre: Aquí está una de ellas.


Sacerdote guerrero: ¿Qué es esto? He visto grandes setas en mis tiempos, pero esta es tan grande como un hombre. ¡Y qué sorpresa! Tiene cosas que parecen ojos, una nariz, brazos y piernas en su tallo.


Hombre: Y pronto aparecerán más de lo mismo.


Sacerdote guerrero: Aunque he visto crecer pequeñas setas antes, nunca había visto ninguno tan espantosa y tan monstruosa como éste.


Hombre: Esto parece de lo más inauspicioso en todos los sentidos.


Sacerdote guerrero: ¡No, no! No te preocupes. Diré un conjuro y haré que se vayan.


Hombre: Te lo agradezco mucho.


Sacerdote guerrero: (Hablando en un estilo narrativo exagerado.) Sabes que un sacerdote guerrero: es, en efecto, un sacerdote guerrero. ¿Habías oído eso?


Hombre: Sí lo he oído.


Sacerdote guerrero: Este tocado que llevo está hecho de un pie de tela negra pura, enrollado en redondo, (levantando su brazo izquierdo.) y en la cabeza, (doblando su codo para señalar su tocado.) abierto en su sitio. Llevado de esta manera, es, en efecto, un tocado. ¿No es una maravilla?


Hombre: Es una maravilla.


Sacerdote guerrero: (Sostiene sus cuentas de oración al frente.) No son cuentas de oración forjadas en forma cuadrada, sino simples trozos de madera ensartados en una cuerda. Llamándolas cuentas de oración forjadas al cuadrado, (agarrándolas con ambas manos) todo lo que necesito hacer es rezar junto a la cuerda en la mano izquierda del Dios del Fuego, (moviéndose al lado de la seta) y alguna maravilla seguramente aparecerá. (Frotando sus cuentas de oración y cantando.) ¡Boron, boron! ¡Boron, boron! ¡Boron, boron! (Durante su oración, aparecen otras dos setas).


Hombre: ¡Digo, digo! Aquí también han aparecido más.


Sacerdote guerrero: En efecto, han aparecido más.


Hombre: Ahora hay más que nunca.


Sacerdote guerrero: Oh, es natural que aparezcan tantas. ¿No dijiste que por más que sacaras y echaras, siempre aparecerían más? Es porque mis poderes están surtiendo efecto que ahora salen de las mismas profundidades de la tierra. Las que aparecieron antes fueron setas de pino y setas de chinquapin. Estoy seguro de que no quedan muchas más por aparecer. Pero en cualquier caso, rezaré para que salgan todas las que hay, para que no haya más, así que reza tú también con todo tu corazón y tu alma.


Hombre: Con todo mi corazón.


Sacerdote guerrero: Ahora rezaré a las tres montañas sagradas con todo mi corazón y mi alma. (Frota sus cuentas de oración.) ¡Borón, boron! ¡Boron, boron! ¡Boron, boron! (Mientras reza, aparecen más y más setas.)


¡Hombre:, digo, digo! Ahora están apareciendo por todas partes.


Sacerdote guerrero: Realmente hay muchas. Hay setas de princesa, de boca de jabalí y fragantes shimeji. Pero siempre ocurre que cuando algo está a punto de desaparecer, todas sus manifestaciones aparecen a la vez. Para ocasiones como ésta, existe un signo secreto especial conocido como el Signo de la Berenjena. Invocaré el Signo de la Berenjena y rezaré una vez más. (Hace gestos de encantamiento, dibujando una enorme X en el aire, y luego juntando ambas manos delante de la boca y soplando en dirección a las setas, mientras extiende los brazos a ambos lados y da un paso atrás). He heredado toda clase de poderes del gran Bodhisattva En-no-Gyoja, entre los que se encuentra el maravilloso Signo de la Berenjena. Ahora invocaré el Signo de la Berenjena y rezaré. ¡Boron, boron! ¡Boron, boron! ¡Boron, boron! (Aparecen más setas.)


Hombre: ¡Digo, digo! Por favor, ¡espera un momento! Desde el principio, cada vez que rezas, sólo aumentan en número. Por favor, reza de tal manera que desaparezcan.


Sacerdote guerrero: Ciertamente hay muchas setas aquí. Rezaré para que desaparezcan. Reza tú también con todo tu corazón.


Hombre: ¡Qué situación tan desagradable!


Sacerdote guerrero: (Hace girar sus cuentas de oración frente a su cuerpo como un molino de viento y luego junta ambas manos frente a su boca y sopla en dirección a una de las setas, extendiendo los brazos a ambos lados y dando un paso atrás). No importa cuán profundo sea el mal en el corazón de estos hongos, todo lo que necesito es hacer mi más secreto encantamiento y rezar, A, B, C, D, E, F, G, (se mueve hacia una de las setas.) y luego, H, I, J, K, L, M, N. (Frotan sus cuentas de oración y cantando.) ¡Boron, boron! ¡Boron, boron! ¡Boron, boron! (Durante esta oración, aparece una gigantesca seta demonio con un paraguas medio doblado sobre la cabeza, y se aparta de las demás). Ah, ha aparecido una seta de aspecto verdaderamente venenoso y a medio abrir. Cuando se abra del todo, sin duda será enorme. ¿Qué voy a hacer?


Hombre: ¡Ah, ah! Hasta este momento, siempre pensé que eras un verdadero Dios del Fuego viviente. Oh, yo debo decir que eres muy diferente a lo que pensaba. Ahora mi casa está completamente llena de setas. Y míralas, se están confabulando contra mí. Si no te hubiera pedido que vinieras, esto no habría pasado. ¿Qué voy a hacer ahora?


Sacerdote guerrero: He probado todos y cada uno de los poderes que alcancé durante mis largos años de entrenamiento ascético, y he probado todo tipo de oraciones, pero como han aumentado y se han extendido como lo han hecho, no hay manera de que mis conjuros puedan alcanzarlas a todas.


Hombre: No debes volverte tan débil de corazón. Despiértate y reza un poco más.


Sacerdote guerrero: Nunca pensé que fueran a ser tantas.


Hombre: ¿Pero qué voy a hacer ahora?


Sacerdote guerrero: Bueno, entonces, intentaré rezar de nuevo. Exorcizando todo el mal y las calamidades, rezo para satisfacer tu petición. ¡Boronn, boronn! ¡Borón, boronn! ¡Boronn, boronn!


(Durante la oración, la seta demonio se cuela sigilosamente entre las otras setas. Luego, de repente, abre su paraguas, lo lanza al suelo y comienza a perseguir al sacerdote guerrero y al hombre).


Seta demonio: Atrapa y roe! ¡Atrapa y roe!


Sacerdote guerrero y hombre: ¡Oh, perdónanos, por favor, perdónanos!


Seta demonio: Atrapa y roe! ¡Atrapa y roe!


Sacerdote guerrero y hombre: ¡Oh, perdónanos, por favor, perdónanos!


Seta demonio: Atrapa y roe! ¡Atrapa y roe!


(Las otras setas siguen a la seta demoníaca gritando y saltando a su paso. La última en la fila es una diminuta seta princesa).




Más obras de Kyogen en:

Kyogen-in-english.com de Don Kenny



(Video en Youtube - más que las máscaras, son los gorros los que representan las setas)

Géneros