INICIO    MÚSICA    DANZA    TEATRO    OKINAWA    AINU    PATRIMONIO    PERSONALIDADES    

Derechos Reservados
© Mauricio Martinez R..
PROYECTO GAGAKU
Universidad de Stanford

KYÔGEN

Obras


Bakuchi Juo

(El Jugador y el Gran Rey del Infierno)


Personajes

Jugador

Emma, Rey del Infierno

Demonios


(Aparece Emma, seguida de sus guardaespaldas demoníacos).


Emma y Demonios
(Cantando.)


Emma, el Rey del Infierno
Sale al Cruce de los Seis Caminos.


Emma: (Hablando.) Soy Emma, el Gran Rey del Infierno. En estos días, los humanos del mundo terrenal se han vuelto tan inteligentes con las leyes de sus ocho o nueve religiones diferentes que todos se marchan al paraíso, tanto los que hacen meditación zen como los que se adhieren a la secta de la Tierra Pura, sumiendo al infierno en un desesperado estado de hambruna. Como resultado, yo, el Gran Rey Emma, acompañado por lo más infernal de mi ejército de Demonios, he tomado la decisión de subir al Cruce de los Seis Caminos. A todos y cada uno de los pecadores que pasen por allí, los capturaremos y comeremos en el acto.

(Cantando.)

Desde el hogar que amo,
Desde mi amado hogar en el infierno, me aventuro,
Desde mi amado hogar en el infierno, me aventuro,
Dejando que mis pies me lleven a donde quieran,

(Cantando.) Emma, el Rey del Infierno,

El Gran Rey del Infierno, Emma
Ahora asciende al mundo mundano

Para pedir limosna.

(Cantando.)
Dejando que mis pies me lleven a donde quieran, ahora llegué al Cruce de los Seis Caminos

(Hablando.) Viajando con urgencia, ahora me encuentro en el Cruce de los Seis Caminos. Todos ustedes, asegúrense de permanecer alertas y atormentar a cualquier pecador que pueda venir.


Demonios: Con todo gusto.


Jugador

(Cantando.)

Decidí los ojos de la gente toda mi vida

y ahora soy un pecador muerto.

(Hablando.) Soy un experto jugador, conocido en todo el mundo terrenal, pero fui incapaz de manipular la duración de mi vida, así que, arrastrado por los vientos del destino, voy camino del inframundo.

(Cantando.)

Dejando atrás el mundo terrenal familiar,

Dejando atrás todos los remordimientos,

Dejando atrás todos los remordimientos,

Siguiendo donde sea que mis pies me lleven,

He llegado al Cruce de los Seis Caminos.

(Hablando.) Cuántos caminos hay? Qué camino debo seguir? Simplemente continuaré mi camino.


Demonio 1: De repente huelo a un humano.


Demonio 2: Bueno, y yo también huelo claramente a un humano.


Demonio 1: Entonces veo que es un pecador. Vamos a atormentarlo rápidamente.


Demonio 2: Es una buena idea.


(Los dos demonios se esfuerzan por atormentar al jugador, pero éste rechaza sus golpes y escapa ileso).


Jugador: No deben tratarme con tanta rudeza. Deténganse y perdónenme.


Demonio 1: ¿Quién eres tú?


Jugador: Soy un jugador famoso en todo el mundo terrenal.


Demonio 1: Eso significa que eres un pecador serio. Ve rápidamente y haz una reverencia ante Emma.


Demonio 2: Eso debes hacer.


Demonio 1: Escúchanos, pecador. . .


Demonio 2: Apresúrate, apresúrate al máximo.


(Los demonios atormentan al jugador y logran inmovilizarlo y arrastrarlo ante Emma).


Emma: Oigan, oigan, digo, ¿quién es este pecador?


Demonio 1: Es un jugador que tiene fama en todo el mundo terrenal.


Emma: Déjenme ver, déjenme ver. En efecto, su forma se refleja en mi espejo de lapislázuli. Aquí, aquí, usted es un gravísimo pecador entre los pecadores. Así que ahora le leeré el registro de la extensión de sus pecados. Escucha bien. Para empezar, engañaste una y otra vez a la gente quitándoles todo el oro y la plata y el arroz y las monedas, además de eso, también les quitaste los tesoros de la familia, y con frecuencia llegaste a despojarlos hasta de la ropa de sus propias espaldas. Esos son pecados muy graves, así que ¿qué te hace pensar que puedes salir indemne?


Jugador: Oh, pero yo no era el único que tomaba cosas de los demás, ya que dependiendo del resultado de la competición, había veces que ganaba yo y otras que ganaba mi oponente, por lo que competíamos en igualdad de condiciones. En otras palabras, como sólo jugábamos un juego del mundo terrenal, no había el menor elemento de pecado involucrado.


Emma: Así que dices que no eras el único que estaba involucrado en el juego. ¿Significa eso que también hay otros jugadores?


Jugador: Claro que los hay. En el mundo terrenal, no sólo en la época de Año Nuevo y mientras se espera la salida de la luna o del sol, todas las personas mayores y jóvenes, de alto rango o de bajo, se reúnen para disfrutar del juego juntos.


Emma: Así que no es un pecado tan grave como había oído. ¿Y el juego es tan entretenido?


Jugador: ¿No has jugado nunca?


Emma: No, nunca antes lo había visto ni oído. El juego no es tan interesante.  ¿No quieres enseñarme un poco sobre el juego?


Jugador: Si tengo un oponente, puedo mostrarte algo del juego.


Emma: ¿Qué es eso, dices que no puedes apostar solo?


Jugador: Apostar solo no constituye una partida de juego.


Emma: Vengan, vengan, demonios, ¿saben apostar?


Demonios: Ninguno de nosotros sabe nada de juegos de azar.


Emma: Qué pena, porque yo tampoco sé nada de juegos de azar.


Jugador: No es tan difícil, así que si te enseño cómo, podrás apostar enseguida.


Emma: Por favor, enséñame.


Jugador: Entonces observa atentamente lo que hago.


Emma: ¿Qué es eso?


Jugador: Es una cosa que se llama dado. Está marcado con los números del uno al seis. Y cuando lo lanzo, si dices uno o seis o cualquier otro número entre ellos, cuando tu número sale arriba, eres el ganador.


Emma: En general, entiendo lo que dices. ¿Qué ganará el que acierte?


Jugador: Si gano, me darás la recompensa que desee. Y si tú eres el ganador, te daré cualquier recompensa que desees.


Emma: Vamos, vamos, no necesito ninguna recompensa, porque si gano, simplemente te capturaré y te comeré.


Jugador: Así es como se hace. Así que bajo esas condiciones, seré tu oponente.


Emma: Eh, demonios, voy a apostar, así que vengan y miren.


Demonio: Con todo gusto.


Jugador: Entonces, ¿qué número eliges?


Emma: Elijo el número uno.

Jugador: Entonces muéstrame lo que me darás como recompensa.


Emma: Primero tira los dados, y después, te recompensaré con lo que quieras.


Jugador: Así que ahora voy a tirar los dados. Y yo gano. ¿Quieres intentarlo una vez más?


Emma: Por supuesto, lo intentaré una vez más.


Jugador: ¿Y cuál será la recompensa?


Emma: Qué molesto es apostar tan a menudo. Te daré mi corona de joyas.


Jugador: ¿Y qué número eliges?


Emma: Elijo el uno una vez más.


Jugador: Esta vez ha salido el número cinco, así que yo gano.


(Emma apuesta varias partes de su ajuar y sigue apostándole al número uno).


Demonio 1: Espera un momento. Apuesto esta vara de hierro, entonces vuelve a tirar los dados.


Jugador: ¿Qué número eliges?


Demonio 1: Elijo el tres.


Emma: Oye, oye, espera un momento. Hasta ahora he apostado al número uno, pero no sale. Como ya es hora de que salga, apueste de nuevo por el número uno.


Demonio 1: Oh, no. Esta vez elijo el número tres.


Emma: Oye, oye, te ruego con las manos cruzadas que elijas el número uno.


(Emma vuelve a perder.)


Emma: Ven, ven, tira los dados una vez más. Después te daré la recompensa que desees.


Jugador: Vuelvo a ganar.


Emma: Ya que el número uno nunca ha salido, dime qué recompensa deseas.


Jugador: Si es así, llévame al paraíso.


Emma: Te llevaré a donde desees, pero en este estado de desnudez, me siento incómodo, así que por favor préstame mi ropa.


Jugador: Primero llévame al paraíso, y en cuanto llegue allí, te devolveré tu ropa.


Emma: Debido a la reciente hambruna en el infierno, salí al Cruce de los Seis Caminos, donde me encontré con el jugador, ante quien perdí miserablemente, lo que hizo que mi infelicidad continuara.

(Cantando.)

El Gran Rey del Infierno ha perdido ante un jugador,


CORO  

El Gran Rey del Infierno ha perdido ante un jugador,

Perdiendo todo, desde su cartel de oro

Hasta su vara de hierro, y toda su ropa,

Y finalmente no teniendo nada más que apostar,

Se ve obligado a llevar al jugador al paraíso,

Para la gran alegría y buena fortuna del jugador,

La gran alegría y la buena fortuna del jugador,

Todos se disponen a conducirlo a la Tierra Pura.





Más obras de Kyogen en:

Kyogen-in-english.com de Don Kenny

Géneros