INICIO    MÚSICA    DANZA    TEATRO    PATRIMONIO    OKINAWA    AINU

Derechos Reservados
© Mauricio Martinez R..
PROYECTO GAGAKU
Universidad de Stanford
MÚSICAS
DE ASIA
INTERNET RADIO

PATRIMONIO
CULTURAL

“Las Artes Escénicas Folclóricas: Cultura Tradicional en el Japón Contemporáneo”

Por Barbara E. Thornbury

Traducido y publicado bajo el permiso de la autora y de ZUNY Press


Generalidades


4. Los títeres en las cuerdas, los actores en las carrozas

4.e. Repertorios: Teatro y danza


Más que cualquier otra cosa, las artes escénicas folclóricas son danzas. El repertorio de Washinomiya Saibara Kagura (Saitama), por ejemplo, consiste de 12 danzas-teatro. Las historias están basadas en cuentos mitológicos registrados en el Kojiki (Registros de asuntos antiguos) del siglo VIII y en el Nihon Shoki (Crónicas del Japón). Una de las danzas-teatro Washinomiya representa la historia prototipo del repertorio kagura. Llamada “La gran alegría de las deidades por la apertura de la puerta de la cueva y el retorno de la luz”, es sobre el momento en el que la diosa del sol se encerró en una cueva. En la versión de Washinomiya Saibara Kagura hay tres bailarines. Una es una mujer sin máscara que lleva el traje rojo y blanco de las ayudantes de santuario y carga una rama sakaki, campanas y una ofrenda de papel. Ella representa la deidad femenina Uzume-no-mikoto quien interpreta una danza enérgica frente a la cueva. Cuando la diosa del sol se asoma para ver lo que está ocurriendo, otra deidad, Tachikarao-no-mikoto, “aquel de brazos fuertes”, la saca de la cueva. El intérprete lleva la máscara del venerable anciano Okina y traje de seda con pantalones anchos. Él también lleva una rama sakaki y ofrendas de papel. El tercer personaje es la deidad femenina Ômiyame-no-mikoto quien es también una intérprete sin máscara vestida en forma similar a la de la persona que interpreta a Uzume-no-mikoto. Ella lleva un espejo y campanas para usar al acompañar la danza.

Otra pieza se llama “El puente flotante y el origen de Japón”. Hay dos intérpretes con máscara quienes llevan sombreros laqueados duros (como también Tachikarao-no-mikoto), chaleco brocado de diseños y pantalones ondulantes y  debajo una prenda blanca de mangas largas. Las máscaras y los trajes representan las deidades Izanagi e Izanami quienes en la historia vienen a la tierra a través de un puente flotante para crear las islas del Japón. Con los músicos -percusionistas y flautistas- alineados detrás, se coloca sobre el escenario un modelo de buen tamaño del puente curvo celestial que las deidades dicen que van a cruzar. (Por lo empinado y por la falta de escalones es imposible que en realidad los intérpretes lo puedan usar). Izanagi, con espada en la cintura y cargando campanas, un abanico y un espejo que representa el sol, e Izanami, quien está similarmente equipada excepto por la espada, terminan exitosamente su tarea. Como un acto creativo final en la historia, conciben un niño -uno entre un número de deidades que conciben de acuerdo con el mito.

    

Otras danzas de las artes escénicas folclóricas incluyen las danzas del tigre (tora mai) del poblado de Nakaniida en la prefectura de Miyagi y la danza de la serpiente (ja odori) en la ciudad de Nagasaki. Hay posiblemente más ejemplos de danzas bon que de otro tipo de arte escénica folclórica. Mientras que algunas son hechas con cualquiera que quiera unirse, otras son presentaciones cuidadosamente preparadas y ensayadas, tales como Tokuyama no Bon Odori (Shizuoka) que fue designada como patrimonio nacional.

Noh, kyôgen y kabuki folclóricos y los géneros con títeres ofrecen un número de obras. Muchas son parte del repertorio profesional, pero también hay obras que ya no están o que nunca estuvieron en el repertorio profesional.


El kabuki presentado en festivales es partidario de los dramas históricos (jidaimono) más que de los dramas domésticos (sewamono) los cuales contienen menos acción. Como ocurre en el teatro Kabuki-za de Tokyo en la actualidad, usualmente se presentan más bien escenas bien conocidas y no obras completas. Un integrante de la agrupación de kabuki Shôwa-kai que se presenta en el festival Chichibu en la prefectura de Saitama afirmó que las escenas que contienen una buena cantidad de acción física (como lucha de espadas) son las favoritas ya que con el ruido en la locación del festival no se pueden escuchar muy bien los diálogos de los actores. Por supuesto que dentro de un ambiente acusticamente apropiado de un teatro cerrado la acción y exitación también son populares entre el público.

Chichibu Kabuki normalmente presenta escenas de obras famosas tales como El Libro Ilustado de los Taikô, El Tesoro de los Súbditos Fieles, Ichinotani futabagunki (La batalla de Ichinotani), Sugawara denju tenarai kagami (El secreto de la caligrafía de Sugawara) y Yoshitsune senbonzakura (Yoshitsune y los mil árboles de cerezo). La lista de Hinoemata Kabuki (Fukushima) es aproximadamente la misma. El teatro de títeres también prefiere grandes escenas, como se ve en el caso de Hitachi Furyûmono (Ibakari).

Los
noh y kyogen interpretados en festivales también se hacen a partir de repertorios conocidos. Como ya se mencionó, Nôgô no Noh to Kyôgen (Gifu) presenta obras tales como Takasago y Rashômon junto con obras de kyôgen tales como Futari daimyô (Los dos daimyô). Mibu Kyôgen (Kyoto) emplea obras tanto de noh como de kyôgen, algunas exclusivas de su repertorio como Atago mairi (Iendo a Atago), al igual que algunas muy familiares como Hashi Benkei (Benkei sobre el puente).

Comparados con sus contrapartes profesionales, los repertorios de las artes escénicas folclóricas teatrales tienden a ser limitados en tamaño. Junto con los trajes, máscaras e instrumentos musicales en su posesión, cada comunidad tiene un número de obras que son las que usualmente interpretan.
Yamefukushima no Tôrô Ningyô (Fukuoka), por ejemplo, tiene un repertorio de ocho obras.