INICIO    MÚSICA    DANZA    TEATRO    PATRIMONIO    OKINAWA    AINU

Derechos Reservados
© Mauricio Martinez R..
PROYECTO GAGAKU
Universidad de Stanford
MÚSICAS
DE ASIA
INTERNET RADIO

INTERPRETACIÓN CONTEMPORÁNEA DE ESTILOS TRADICIONALES DE MÚSICA JAPONESA

Por Kazumi Narabe (publicado originalmente en 2003 por la Fundación Japón)


4. Rápida Desaparición de las Barreras entre Escuelas de Música


Por mucho tiempo las tradiciones artísticas de hogaku se habían transmitido a través de las ryuha, las ramas de las escuelas operadas por discípulos del iemoto, la familia fundadora de una escuela. Este sistema transmite la cultura intangible en forma efectiva y en una forma consistente. Sin embargo, al mismo tiempo, incluso usando el mismo instrumento, las diferentes escuelas emplean su propio método de notación musical y hay restricciones para tocar con músicos de otras escuelas. Aunque la música clásica japonesa sean una sola categoría, hay música que ciertas escuelas prohíben tocar a causa de las reglas del iemoto. Este es un factor que bloquea el desarrollo musical de hogaku.

Sin embargo el aumento de músicos jóvenes ha ayudado a crear actividades que cruzan las fronteras tradicionales. Recientemente hubo un incidente en el mundo del shakuhachi que simboliza esta tendencia. En el pasado una shakuhachi honkyoku (pieza solista) de Kinkoryu (una escuela particular) se enseñaba en un templo de monjes errantes Zen (komusodera). Esta pieza no debía ser interpretada por ejecutantes de otras escuelas, pero a cualquier músico de shakuhachi le hubiera gustado tocarla durante algún momento en su carrera y así surgió una demanda constante por aprenderla. Un grupo de Tozanryu (otra escuela) finalmente tuvo éxito al invitar a un intérprete de Kinkoryu a dictar un taller.

La tendencia de gente de la generación más joven inaugurando café conciertos dedicados a hogaku y los concursos de música para instrumentos y cantos tradicionales en el Teatro Nacional de Japón se dan ininterrumpidamente. Como pueden ver en estos ejemplos, en los últimos cinco años el mundo de hogaku pasó por una transición que puede ser descrita como un período de tormenta y estrés. El interés de los medios y del público todavía no ha llegado hasta el verdadero mundo de la música clásica japonesa. El creciente interés está todavía en una fase en la cual la gente se siente atraída por novedades como las canciones de los Beatles y otras piezas de rock interpretadas en koto y shakuhachi. Mientras tanto, los defensores del koto y el shakuhachi están decayendo en número y cada vez menos gente interpreta estos instrumentos. "Los clásicos son la crema" dice el maestro de shakuhachi Hozan Yamamoto, pero están surgiendo intérpretes que son buenos en música contemporánea pero que no pueden tocar los clásicos. El hecho es que el nuevo cambio es hacia una mezcla de música japonesa y occidental y la actual expresión musical basada en las tradiciones de hogaku tiene mucho terreno por madurar.

Por ultimo, lo que sigue es una pequeña anotación sobre los tambores japoneses wadaiko que también han llegado a ser muy populares en el exterior. Su popularidad viene de las técnicas fáciles de aprender y del amplio rango de edad de los percusionistas. Las poblaciones de algunas regiones están tomando la iniciativa de formar grupos de percusión para revitalizar la tradición. Estos pasos han resultado en la formación de tal cantidad de grupos aficionados y profesionales que el número real de ellos es desconocido. Desde la Segunda Guerra Mundial la percusión creativa se desarrolló a partir de tipos de entretenimiento regionales como festivales. A esto se le conoció como "arte folclórico contemporáneo", aunque la mayoría de conciertos son más o menos estándar y hay pocos profesionales que en realidad hayan desarrollado la música hasta algún punto digno de admiración. Por sobre todos, Eisetsu Hayashi es un ejemplo notable y un pionero entre los solistas que buscan calidad artística en la música y una dirección escénica refinada. Kodo, que ha producido muchos percusionistas (Hayashi fue un integrante de este grupo) es notable entre los grupos de percusión. En la generación que siguió a la de Hayashi, el trabajo de Shuichi Hidano, Leonard Eto y Tokyo Dagekidan están atrayendo la atención.