INICIO    MÚSICA    DANZA    TEATRO    PATRIMONIO    OKINAWA    AINU

Derechos Reservados
© Mauricio Martinez R..
PROYECTO GAGAKU
Universidad de Stanford
MÚSICAS
DE ASIA
INTERNET RADIO

INTERPRETACIÓN CONTEMPORÁNEA DE ESTILOS TRADICIONALES DE MÚSICA JAPONESA

Por Kazumi Narabe (publicado originalmente en 2003 por la Fundación Japón)


2. Tendencias de la Música Tradicional Contemporánea desde los Años 90


En los años 90 la gente comenzó a mostrar un interés renovado en hogaku gracias a su nueva forma. Esto se dio debido a la corriente de música internacional de músicos jóvenes que formaron bandas con el fin de utilizar las técnicas instrumentales aplicadas a la música pop. En su momento los medios reportaron sobre la popularidad de estas bandas e incluso algunas de estas llegaron a aparecer en la televisión pero la moda pasó rápidamente.

Mientras tanto músicos jóvenes y talentosos estaban también buscando formas de atraer a oyentes de su generación. Para aquellos que experimentaron la escala temperada y la música occidental durante sus años de escuela, parecía no haber mucha diferencia entre la música occidental y la tradicional. Estos individuos consideran a los dos estilos validos de escuchar y que tienen su valor como modos de expresión.

Por ejemplo, el intérprete de Tsugaru-shamisén Shin'ichi Kinoshita cuelga un shamisén de su hombro con una banda y lo rasga como una guitarra en vez de sentarse y apoyarlo con las piernas. Él ha estado haciendo esto desde sus días como integrante de una banda que acompañaba al cantante Takio Ito, conocido como el hijo caprichoso del mundo del min'yo (canción folclórica). Kinoshita también participó en una banda de rock compuesta de shamisén, tambores japoneses, guitarra y batería convencional.

Los actores de Rokyoku usualmente presentan escenas sobre los sentimientos humanos y obligaciones morales, acompañados por música de shamisén. Pero Takeharu Kunimoto lleva puestos jeans y gafas de sol y toca un shamisén eléctrico en sus presentaciones. Este llamado "shamisén-rock" atrajo a nuevo público a un arte tradicional que estaba a punto de extinguirse. El grupo musical del estilo nagauta-shamisén Den-no-Kai y el músico de teatro Noh Yukihiro Isso están entre los intérpretes más activos de tales formas clásicas escénicas como el Kabuki y el Noh, las que también han atraído a un amplio rango de fanáticos, tanto jóvenes como viejos, gracias a su estilo único en sus presentaciones en vivo.

El movimiento surgido por la nueva corriente de hogaku anticipó un cambio sin precedentes que aparecería hacia finales de los años 90. Es cuando aparecen grandes estrellas que atraen a la gente hacia el hogaku por primera vez en sus vidas.

Hideki Togi, uno de los pioneros del movimiento, es un intérprete del hichiriki (oboe japonés) de la música cortesana Gagaku. Él estudió Gagaku como músico de la Agencia de la Casa Imperial, y luego de retirarse comenzó una carrera como solista. En ese momento la popularidad de la música terapéutica lo ayudó a capturar la atención de muchas oyentes. Sus rasgos nobles contribuyeron a una carrera exitosa, apareciendo en series de televisión y publicando una colección fotográfica, alcanzando una popularidad sin precedentes en el mundo de hogaku. La gente en el circulo de hogaku fue tomada por sorpresa cuando se hicieron populares los hermanos Yoshida, un dúo de intérpretes de Tsugaru-shamisén. Ellos se presentaban en kimono formal de estilo tradicional y de color negro y con el pelo pintado de color café, un paso radical en el mundo del arte tradicional.

Estos hermanos eran muy buenos en la forma de promocionarse y esto contribuyó a su éxito. Muchos músicos hogaku manejan sus propias actividades de promoción pero Togi y los hermanos Yoshida tienen agencias y compañías disqueras que están completamente dedicadas a la promoción de sus carreras. Estos dos ejemplos de éxito prueban que hogaku puede llegar a ser popular. Viendo el potencial de este mercado la industria de la música comenzó la búsqueda de nuevos talentos.

Los resultados se empezaron a ver en 2000. Músicos jóvenes y atractivos como el intérprete de Tsugaru-shamisén Hiromitsu Agatsuma y el intérprete de shakuhachi Dozan Fujiwara llegaron a ser ampliamente conocidos a través de sus apariciones en la televisión. Los conciertos de estos músicos estaban siempre llenos. Luego de que se transmitiera un programa documental sobre el músico de Tsugaru-shamisén Shin'ichi Kinoshita, una revista ilustrada publicó un articulo sobre Hiromitsu Agatsuma. Incluso algunos músicos aparecieron en la columna de chismes de un periódico de deportes.

Los críticos dicen que esta popularidad está basada en la forma en que los intérpretes lucen, más que en la forma en que tocan. Pero también es cierto que los músicos de Tsugaru-shamisén tienden a improvisar tanto como lo harían los músicos de jazz, y las técnicas incomparables de Agatsuma y Kinoshita son también un factor de su éxito. De hecho, ellos han estado haciendo contribuciones significativas al aumentar el número de jóvenes que en la actualidad quieren llegar a ser músicos como ellos.

Esta transición está ayudando a crear un clima para el redescubrimiento de la cultura japonesa. Esto es en gran parte debido a la decreciente influencia de la música occidental ya que la música internacional ha estada atrayendo más seguidores. La gente que empezó a escuchar diversos tipos de música étnica encontró frescura en la música tradicional japonesa en la misma forma que ocurrió con las voces búlgaras o con el gamelán de Indonesia.