INICIO    MÚSICA    DANZA    TEATRO    PATRIMONIO    OKINAWA    AINU

Derechos Reservados
© Mauricio Martinez R..
PROYECTO GAGAKU
Universidad de Stanford
MÚSICAS
DE ASIA
INTERNET RADIO

Personalidades


BUTOH


“AKAJI MARO Y DAIRAKUDAKAN”

por Eri Misaki (editor en jefe, The Arts Cure)

(Foto de Hiroto Yamazaki)


El Joven Actor se Encuentra con Tatsumi HIJIKATA



Antes de su encuentro con Butoh, lo que le obsesionaba a MARO no era la danza sino el teatro. Nacido en 1943 era un niño que amaba tanto el teatro que hacía parte de un club de actuación desde comienzos de la escuela secundaria y posteriormente se enroló en la carrera de teatro en la Escuela de Letras, Artes y Ciencias de la Universidad Waseda (Tokio), una de las instituciones de mayor prestigio en Japón. Sin embargo no tardó en sentir que las clases se concentraban más en teorías académicas, algo que para él se tornó aburrido. Luego empezó a actuar con pequeños grupos fuera de la universidad y su poca asistencia a clases no fue bien recibida por la universidad, lo que condujo a su expulsión de la institución. MARO continuó actuando con pequeños grupos en diferentes lugares y con el tiempo conoció a Juro KARA, con quien fundó "Jokyo Gekijo" (Teatro Circunstancial). Fue uno de los pioneros de los grupos de "teatro de carpa" los cuales hacían presentaciones muy libres con obras experimentales, sin ligarse a los círculos del teatro de salas. La carpa que utilizaba solía ser roja y de allí recibió el nombre de "Aka Tent" (carpa roja); su trabajó desencadenó un movimiento importante en el mundo teatral en Japón durante los años 60 y 70. MARO se presentó con Aka Tent durante siete u ocho años hasta la edad de 27 cuando decidió separarse de Juro KARA. En 1972 fundó su propia compañía de butoh, Dairakudakan, luego de un año de pausa.


El encuentro de MARO con Butoh ocurrió antes de la aparición de Aka Tent, cuando tenía cerca de 20 años. Fue presentado ante Tatsumi HIJIKATA, uno de los creadores de este tipo de danza, cuando un día fue llevado por un amigo hasta el estudio de HIJIKATA. MARO no estaba interesado en tomar clases de danza; su amigo le había dicho que HIJIKATA estaba ofreciendo empleos temporales. El trabajo consistía en pintar el cuerpo totalmente de dorado para presentarse en cabarets en algo que se conocía como "Espectáculo de Polvo Dorado". Allí fue enviado MARO. Es muy famoso el hecho de que HIJIKATA enviaba a sus estudiantes a diferentes cabarets a presentarse en estos shows de polvo dorado, con el fin de conseguir fondos para su compañía. MARO posteriormente invitó a KARA a visitar a HIJIKATA; KARO, al igual que le ocurrió a MARO, fue enviado inmediatamente a hacer uno de estos espectáculos. A parte de estos shows, los dos jóvenes actores se mantuvieron trabajando en el campo del teatro. Debido a que no tenían un estudio en donde ensayar, solían hacerlo en el estudio de HIJIKATA, Asbestos-kan (Recinto de Asbesto), ya que el estudio no era utilizado durante el día. Con el dinero que ganaban en los espectáculos de polvo dorado compraron una carpa grande y comenzaron sus presentaciones en esta, algo que llegó a tener gran éxito como ya lo mencioné.


MARO dice que la razón por la cual dejó a KARA fue porque decidió retirarse de la actuación, sintiendo que existían ciertos limites para él trabajando en el teatro. "Yo prefería algo un poco diferente, obras más físicas" dice MARO; le gustaban mucho las primeras obras de KARA, las cuales tenían poco diálogo y secciones largas para ser expresadas con movimientos. Sin embargo las obras de KARA poco a poco fueron aumentando en diálogos y se convirtieron en algo parecido a las obras del teatro habitual. "Mis líneas se hicieron tan largas, siendo a veces de hasta tres páginas, que se me dormía la lengua" dice MARO riendo. Incluso si un actor no entendía sobre qué hablaban, aun así era aceptado como un estilo de teatro underground en esa época. Pero eso no era lo que MARO estaba buscando. Pensaba que si pudiera combinar lo que HIJIKATA y KARA estaban haciendo, tal vez sería más interesante.


Para MARO, hijo único y con una familia no muy agraciada, HIJIKATA era una especie de "hermano descarriado". MARO recuerda la época que pasó con HIJIKATA: "era divertido jugar con él en su estudio todo el tiempo. A la mayoría de los que se acercaban a HIJIKATA en general no les gustaba mucho trabajar -dice riendose. Además HIJIKATA era pobre. Con frecuencia comprábamos algún pastelillo de pescado barato, lo poníamos en sopa de miso y lo disolvíamos; lucía miserable". También recuerda cuando rentó un remolque para llevar el refrigerador de HIJIKATA a una casa de empeños, y cuando robaban ropa interior de una tienda de departamentos. MARO y HIJIKATA con frecuencia bebían y charlaban largo tiempo.


En este tipo de vida con HIJIKATA, MARO encontró un mundo que estaba aislado de la práctica, lo que pertenecía a una dimensión de un nivel diferente. Era lo mismo cuando observaban el cuerpo y sus movimientos. Discutían por ejemplo sobre " por qué el rostro está por encima del cuello?" o "por qué tenemos que caminar poniendo el pie derecho adelante y luego el pie izquierdo?" Estaban tratando de ver el cuerpo humano desde una dimensión diferente. MARO dice que si uno se pone a ver las cosas desde una dirección irregular, el sentido común se va destruyendo paulatinamente. HIJIKATA, quien nación y creció en una fría aldea norteña, le decía a sus estudiantes que los bebés campesinos en su zona eran dejados en los caminos que hay entre los campos de arroz mientras que sus padres trabajaban. HIJIKATA incorporó la postura de esos bebés en su danza mostrando cómo se encorvaban para no perder el calor del cuerpo. Durante esa época al lado de HIJIKATA, MARO aprendió cómo cambiar la dirección con la cuál observaba a los seres humanos, a otras criaturas y al mundo, al igual que la forma de cambiar los valores sobre las cosas. Esta fue la influencia más fuerte que haya recibido en su vida.

DANZA