INICIO    MÚSICA    DANZA    TEATRO    PATRIMONIO    OKINAWA    AINU

Derechos Reservados
© Mauricio Martinez R..
PROYECTO GAGAKU
Universidad de Stanford
MÚSICAS
DE ASIA
INTERNET RADIO

Las Más Recientes Tendencias en Danza Contemporánea

Por Eiko Tsuboike (publicado originalmente en 1990 por la Fundación Japón)



1. El Surgimiento de la Danza Contemporánea a partir del Butoh


La escena de la danza contemporánea en Japón (diferente de la danza clásica tradicional y de la danza folclórica) puede ser clasificada en cuatro categorías: ballet clásico, danza moderna, Butoh -que ha sido muy bien recibido en el exterior y que fue creado en 1959 por Tatsumi Hijikata- y danza contemporánea, en la cual artistas individuales se apartan de métodos y tradiciones existentes y buscan expresiones físicas originales.


La escena del Butoh está todavía dominada por su primera generación de bailarines. Por ejemplo, Kazuo Ohno, el bailarín de Butoh más viejo del mundo con 97 años de edad, continúa presentándose aun cuando ya está confinado a una silla de ruedas. La compañía de Ushio Amagatsu, Sankaijuku, estrena una nueva obra en el Theatre de la Ville en París cada dos años y hace giras mundiales. Dairakudakan celebró su 30 aniversario el año pasado. Akira Kasai sigue activo no solo como bailarín de improvisación sino también como coreógrafo.


La segunda generación incluye a Min Tanaka, quien dirige el estilo Danza Hakushu en la prefectura de Yamanashi. Entre los bailarines activos en forma individual está Setsuko Yamada (profesora asociada de la Universidad de Arte y Diseño de Kyoto), quien fundó la compañía de danza Biwakei en 1989 y quien ha entrenado a muchos bailarines jóvenes. Y el bailarín de Butoh Ko Murobushi a quien también se le admira mucho. Aun cuando estos bailarines son prominentes en el mundo de la danza, el género del Butoh como un todo ya no está generando una sucesión de nuevos talentos.


Por el contrario vemos cómo la danza contemporánea surge para tomar el lugar del Butoh. Los bailarines contemporáneos toman las posibilidades que brinda la expresión física cultivada por el Butoh y las desarrollan desntro de formas nuevas. Por ejemplo Saburo Teshigawara, un talento post-Butoh que ha llamado mucho la atención, recibió el Premio Internacional de Coreografía Bagnolet en 1986. Su éxito en Europa hizo que la gente le prestara atención a la danza contemporánea.


Por otro lado la valorización del yen durante la época de la economía de burbuja comenzando a mediados de los años 80 trajo crecientes oportunidades de contratar a artistas, lo que anteriormente había sido difícil debido a los costos. En ese época Nouvelle Danse era la corriente de moda en Europa, y las compañías de Nouvelle Danse fueron muy promocionadas en los medios cuando fueron traídas a Japón junto con operas y musicales. Éstas funciones en Japón hechas por compañías extranjeras crearon un público para la danza contemporánea por primera vez y produjeron el auge actual.


Luego del colapso de la economía de burbuja los teatros públicos comenzando con Saitama Arts Theater e incluyendo a Kanagawa Kenmin Hall y Biwako Hall, asumieron un papel activo al invitar a compañías extranjeras famosas. Estas salas continuaron manteniendo un ambiente en el cual se podían apreciar las obras de artistas de nivel internacional tales como Pina Bausch, Frederick Forsythe, Jiri Kylian y Philippe Ducoufle.


El estímulo generado por las compañías de danza contemporánea del mundo fue un factor en el desarrollo durante los años 90. La compañía de Kim Ito siguió a Teshigawara al ganar el Premio Internacional de Coreografía Bagnolet a Nuevos Artistas. La compañía conocida como H. Art Chaos ganó el premio Dance of the Year otorgado por New York Times gracias a sus presentaciones acrobáticas impregnadas de una estética única. Idevian Crew siguió una creencia basada en ideas y humor concebidas libremente, que van más allá de la estructura de la danza. Mizu to Abura desarrolló la mímica en formas nuevas. Condors alcanzó gran éxito con sus actos de danza y cuentería ejecutados por un grupo conformado por solo hombres vestidos en uniforme de colegio. Estas y otras compañías se establecieron con presentaciones teatralmente emocionantes.


Ya en el siglo XXI el apoyo de fondos públicos y corporaciones privadas fue un factor en el establecimiento simultáneo de varios festivales y premios, los cuales fomentaron el debut de una nueva generación de artistas nacidos en los años 60 y 70. Muchos estilos individuales competían por llamar la atención y esta situación fue comparable a la proliferación de presentaciones teatrales en pequeñas salas durante los años 80.

DANZA