INICIO    MÚSICA    DANZA    TEATRO    PATRIMONIO    OKINAWA    AINU

Derechos Reservados
© Mauricio Martinez R..
PROYECTO GAGAKU
Universidad de Stanford
MÚSICAS
DE ASIA
INTERNET RADIO

LA DANZA CONTEMPORÁNEA EN JAPÓN EN LOS 80

Por Miyabi Ichikawa (publicado originalmente en 1990 por la Fundación Japón)



6. Funciones de Compañías de Danza Extranjeras en Japón


Un número de entidades tales como The Japan World Exposition Commemorative Fund (Fundación de Conmemoración de la Exposición Mundial de Japón), The Tokyo International Foundation, The Saison Foundation y The Japan Arts Fund inaugurada en 1990, están listas a apoyar funciones de compañías de danza en los Estados Unidos. A excepción de The Japan Arts Fund, estos grupos, junto con la Fundación Japón y la Agencia para Asuntos Culturales también promueven funciones de compañías de danza japonesa en los Estados Unidos. Ha habido también el caso de funciones realizadas con asistencia financiera del sector privado: entre los ejemplos recientes están las funciones de Martha Graham patrocinadas por el Chase Manhattan Bank, el Ballet Escocés patrocinado por Old Parr Whiskey, y el Ballet Bolshoi por Cerveza Asahi.


Por otra parte, las aventuras financieras de algunos promotores de compañías internacionales le dan a uno una buena razón para enojarse. Después de asegurar a un patrocinador, estas personas presentan sus eventos en lugares demasiado grandes, sin tener en cuenta la danza y mucho menos al público. La presentación del Ballet de la Ciudad de Nueva York (New York City Ballet) patrocinada por una gran compañía de seguros contra incendios fue un terrible ejemplo. Las entradas costaban 10.000 yenes, es decir casi U$100 por persona, para una función en un coliseo de patinaje con capacidad de 10.000 personas. Fue casi imposible ver a los bailarines debido a la distancia a la que estaba el escenario, el sonido fue un chiste, e incluso desde los mejores puestos era difícil ver sobre las cabezas de las personas que estaban en las primeras filas. Para hacerlo peor, este teatro improvisado estaba localizado tan lejos de Tokio, que el solo viaje ya fue de por si un sufrimiento. Yo tuve la oportunidad de hablar con el director general del Ballet de la Ciudad de Nueva York hacia la época en que se empezó a planear la función, y le dije que lo mejor sería cancelar ya que Tokio tiene un buen número de salas. También recuerdo haber dicho que Balanchine y Robbins llorarían de ver este espectáculo. "R. Nureyev and Friends" fue igualmente trágico. Aunque fueron presentados los programas 1 y 2, solamente una de las cuatro piezas era diferente, y un número de personas que compró entradas para los dos programas estaba molesta ya que no hubo un anunció previo sobre el contenido de los dos programas.


Por último, muchos patrocinadores se quedan solo con las grandes compañías y son reacios a proporcionar fondos para la danza contemporánea, aun cuando, como su nombre lo indica, es la parte más vital de la escena dancística. Las razones que dan para rehusarse son que el nombre de los bailarines no es conocido y que su trabajo es difícil de comprender. Es doloroso recordar que para las dos veces que se ha llevado a cabo en Tokyo el Festival de Danza Norteamericana, invitamos a la Compañía de Laura Dean (Laura Dean Company) y Crownest para el primer festival, y a B.T. Jones & Arnie Zane Company y Poh Kaye & Exentric Motions para el segundo, pero no fue posible encontrar patrocinadores para ninguno de estos grupos.

DANZA