INICIO    MÚSICA    DANZA    TEATRO    PATRIMONIO    OKINAWA    AINU

Derechos Reservados
© Mauricio Martinez R..
PROYECTO GAGAKU
Universidad de Stanford
MÚSICAS
DE ASIA
INTERNET RADIO

AINU
Los Nativos del Japón

LOS AINU Y SU CULTURA: CONSIDERACIONES CRÍTICAS PARA EL SIGLO XXI

Entrevista a Chisato (“Kitty”) O. Dubreuil

Por Jean Miyake Downey y Rebecca Dosch-Brown


1. Los Orígenes de los Ainu y su Cultura

1.12. Los Ainu y los textos de historia


Pregunta: El Ministerio de Educación aprobó los textos de historia obligatorios en el 2006 para todas la escuelas en Japón, que contenían tan solo dos menciones breves sobre los Ainu. Como investigadora, como responde a tal actitud?

C. Dubreuil: Atarashii Rekishi Kyokasho (Nuevo Texto de Historia) para 2006 es un insulto para los Ainu y gran perjuicio para los japoneses. Es una desgracia que la mayoría de japoneses saben más acerca de los indios americanos que lo que saben de los Ainu. Muchos Ainu, especialmente los muchachos, jugaban a los “baqueros y los indios” cuando eran niños. Nunca he oído que los niños japoneses jueguen a los ´Ainu´.

En la actualidad existe una gran preocupación por el robo de identidad por parte de criminales, sin embargo, cuando el gobierno comete robos de identidad cultural a gran escala, destruyendo literalmente toda la historia de los Ainu, no hay cuestionamientos. La prueba es este texto aprobado oficialmente. Toda la historia Ainu en el libro consiste de un pie de página de una discusión sobre los Okinawenses: “Por otro lado, los Ainu han vivido en Ezo chi (Hokkaido) por largo tiempo, cazando, pescando y comerciando”. Más adelante, en el mismo libro, en una discusión sobre l dominio Matsumae, los Matsumae son descritos como “los que controlaban la zona sur de Ezo-chi, comerciando con los Ainu quienes vivían de la pesca. Los Matsumae comerciaban con los Ainu para obtener productos del mar y pieles; los Ainu también comerciaban con los Ainu de las islas Kuriles y de Sakhalin, y los pueblos del noreste de China que producían lo que llegó a conocerse como la seda nishiki de Ezo. Los Ainu luego venderían la seda en Japón. Los Ainu protestaban por las prácticas comerciales inequitativas de los Matsumae, y entonces el líder Ainu Shakushain dirigiría acciones hostiles contra ellos”. Estos son comentarios muy tristes cuando la historia completa de un pueblo es reducida a un centenar de palabras.

En este caso particular lo que los textos omiten es que los representantes de los Matsumae pidieron un alto en la pelea con el fin de discutir la paz. Se llevó a cabo una reunión y los Matsumae mataron a Shakushain y a toso sus hombres a traición. La total falta de integridad escolástica en este libro de texto es vergonzosa. Pero este es tan solo un ejemplo y hay muchos, muchos más. El gobierno japonés le debe la verdad tanto al público Ainu como al japonés. Al tiempo que puedo entender por qué al gobierno le gustaría dejar de lado su vergonzoso desprecio por los derechos civiles de los Ainu, el robo de nuestras tierras y la continua falta de respeto, encuentro inaceptable el hecho de que el gobierno japonés pueda pedirle disculpas a China por la masacre de Nanking, y que pida disculpas, con poco entusiasmo, por el terrible uso de las ´mujeres sexuales´ (confort women) durante la Segunda Guerra Mundial, pero se rehúse siquiera a discutir sus injusticias en contra de los Ainu.