INICIO    MÚSICA    DANZA    TEATRO    PATRIMONIO    OKINAWA    AINU

Derechos Reservados
© Mauricio Martinez R..
PROYECTO GAGAKU
Universidad de Stanford
MÚSICAS
DE ASIA
INTERNET RADIO

AINU
Los Nativos del Japón

AINU-E: RECURSOS PEDAGÓGICOS PARA EL ESTUDIO DE LOS OTROS HABITANTES DEL JAPÓN

Por Chisato O. Dubreuil


El Dios de la Montaña y el Ofrecerse a si Mismo


La religión tradicional de los Ainu es el animismo, una creencia de que literalmente todo tiene un espíritu, incluyendo los utensilios caseros hechos por el hombre tales como tazas de madera y espátulas. Uno de los principales principios es el iyomante, la ceremonia de despedida de los espíritus. Los Ainu creen que los espíritus celestes dejan la tierra de los dioses para viajar al Ainu mosir, la tierra natal de los Ainu, disfrazados como osos, búhos, árboles, plantas alimenticias, etc. El propósito de la visita de un oso era traerle a los Ainu como regalo su piel y su carne. Aún más importante es que la visita era para ver el comportamiento de los Ainu. Si eran respetuosos con los dioses y entre ellos, los dioses continuarían enviándole a la gente una buena vida en la forma de buenas cosechas, buen clima y buena salud.

Lo más importante de las ceremonias de despedida es la ceremonia del oso. Se captura un pequeño oso y es criado por la principal mujer en la familia como parte del clan familiar. Usualmente en el tercer invierno del oso es tiempo de enviar su espíritu de regreso al kamuy mosir, la tierra de los dioses. Son invitados amigos y familiares de otras aldeas para compartir el evento. Como se ve en esta pintura, el oso es golpeado con muchas flechas de “flor” ceremoniales no letales como una forma de hacer que el oso se prepare para su viaje. Luego en algún momento el oso es muerto en forma ritual por sofocación y su espíritu es enviado de regreso a la tierra de los dioses. Este es un momento de alegría tanto para la gente como para el oso. Algunos creen que la ceremonia es un sacrificio a los dioses. No lo es! El oso ES un dios (Fujimura 1999: 193-7; Akino 1999: 248-55; Utagawa 1999: 256-60).

Existe un error importante en esta pintura. En la izquierda inferior derecha una mujer tiene un arco, queriendo decir que las mujeres participan en esta parte de la ceremonia. Ellas no lo hacen. Las mujeres cantan y danzan alrededor del lugar para ayudar a preparar el viaje. Puedo decir sin dudar que la ceremonia todavía se lleva a cabo en la actualidad pero debido a la oposición por parte del gobierno japonés y por grupos defensores de los derechos de los animales quienes no entienden su propósito, la ceremonia se lleva a cabo en secreto.