INICIO    MÚSICA    DANZA    TEATRO    PATRIMONIO    OKINAWA    AINU

Derechos Reservados
© Mauricio Martinez R..
PROYECTO GAGAKU
Universidad de Stanford
MÚSICAS
DE ASIA
INTERNET RADIO

AINU
Los Nativos del Japón

AINU-E: RECURSOS PEDAGÓGICOS PARA EL ESTUDIO DE LOS OTROS HABITANTES DEL JAPÓN

Por Chisato O. Dubreuil


Actos Tiránicos: Consecuencias del Paraíso Perdido


Cuando los Ainu perdieron las guerras con Japón, ellos perdieron su libertad y su forma de vida. Aunque sus vidas tradicionales en Hokkaido, Ainu mosir, la tierra natal Ainu, tenía sus retos, se creía que era el jardín de los dioses. Aún con sus crudos inviernos, Hokkaido y las aguas cercanas proporcionaban una variedad de alimentos para satisfacer el paladar más exigente, y con cuidado y respeto por los dioses, la comida era abundante.

Sin embargo, Japón, como un estado conquistador, creía que era natural para el ganador dominar dominar al ´inferior´ de cualquier manera que le diera ganancias al vencedor. Además de la pérdida de las tierras y de muchas de sus actividades tradicionales, el golpe más grande fue la prohibición de la pesca, dando como resultado la muerte de un gran número de Ainu por hambrunas. Los japoneses, en lo que creyeron era un gesto generoso, le dieron a los Ainu pequeñas parcelas de tierra en las cuales cultivar la comida para el sustento. Desafortunadamente, la mayor parte de la tierra era incultivable.

Con el tiempo fueron establecidas escuelas para los niños Ainu, pero debido a la creencia de que los Ainu eran intelectualmente inferiores, las escuelas no eran del mismo calibre que las escuelas japonesas, asegurándose de que los Ainu no fueran capaces de competir en el mercado laboral. La tiranía tenía muchas caras (Siddle 1996: 125-6).