INICIO    MÚSICA    DANZA    TEATRO    PATRIMONIO    OKINAWA    AINU

Derechos Reservados
© Mauricio Martinez R..
PROYECTO GAGAKU
Universidad de Stanford
MÚSICAS
DE ASIA
INTERNET RADIO

HAYACHINE KAGURA

Introducción

-Shugendô


El concepto y manifestación del gen


La idea de gen, o el lograr poderes mágicos, es central en el pensamiento Shugendô.  Los poderes mágicos sobrenaturales alcanzados a través del ascetismo permite al yamabushi el comunicarse y manipular a las deidades y los espíritus. Esta capacidad chamánica de atraer al kami desde su morada celestial era visto particularmente en conexión con las vidas de los agricultores: cuando emergían de sus retiros ascéticos de invierno en las montañas (tradicionalmente en el 8vo día del 4o mes), se creía que los yamabushi traían con ellos o que eran ellos mismos la encarnación del dios de la montaña (yama no kami), quien descendía a los campos de cultivo en primavera. Como tal eran considerados como los más calificados para ejecutar los ritos agrícolas y generalmente para oficiar durante los festivales.

El elemento de chamanismo es en gran medida desarrollado en Shugendô, con retiros en las montañas con frecuencia asumiendo el simbolismo de la muerte y el renacimiento, junto con la iniciación de los chamanes. Los
yamabushi emplean sus poderes chamánicos de varias formas, tales como la técnica de yori kitô o posesión inducida, usada para obtener un oráculo de un kami; o como en los ritos de exorcismo cuando fuerzan a un espíritu a abandonar un cuerpo poseído y que se traslade al cuerpo de un médium (con frecuencia una chamana) antes de desaparecer. Otro es el ya mencionado kaji kitô, en el cual el yamabushi toma los poderes sobrenaturales de Fudô Myôô para expulsar al demonio y llevar a cabo la purificación. Este es un tipo activo de chamanismo inducido por la magia poderosa como corresponde a los feroces ascetas. Se emplean técnicas tales como la de tocar un tambor, recitar sûtras y mantras y manipular mudrâs, pero estas no son efectivas sin el poder real mágico, el gen de los yamabushi.  


Gen dota a los yamabushi con la capacidad de controlar el fuego, el agua y la espada. Los yamabushi son generalmente representados como maestros del fuego porque al tiempo que participan de tales austeridades severas como la purificación en agua helada o permanecer parados bajo cascadas, ellos generan gran cantidad de calor desde sus cuerpos. Este calor ascético (tapas en sánscrito) les da el control sobre el fuego, que ellos ejercen a través de hibuse, ritos de prevención del fuego. Este rito, generalmente parte del rito saitô goma, incluye el caminar descalzo sobre carbones encendidos. El gen de los yamabushi remueve y purifica las heridas por fuego, permitiendo que los creyentes allí reunidos los sigan a través de los carbones encendidos y que sean purificados.


Como maestros del agua, los yamabushi con frecuencia ejecutan (principalmente como kagura folclórico) la ofrenda yudate de agua hirviendo, a veces rociándola sobre ellos mismos, combinando así sus poderes sobre el fuego y el agua para convocar a los dioses y purificar la comunidad. Como maestros de la espada -aquella de Fudô Myôô- ellos cortan la ignorancia y la ilusión, luchan y exorcizan demonios, y ejecutan ritos de curación (llamados katana kitô). Además su larga conexión con lo militar en las guerras feudales convirtió a algunos de ellos en verdaderos maestros de la espada. Al igual que el fuego y el agua, la espada también tiene el poder de purificar (harai).


Entre las poderosas herramientas mágicas usadas para purificar a la gente o los espacios y proporcionar protección mágica están el hacha, el arco y la flecha, la lanza y, por supuesto, la espada, todas las cuales son armas reales. Entre otras están el shakujô budista y el gohei shintoísta, la varita de papel blanco de purificación. Los ritos de purificación yamabushi también le presta particular atención a las direcciones, de acuerdo con las filosofías y prácticas tanto taoístas como budistas.


En todos estos rituales los yamabushi demuestran su gen. La demostración del gen, o la competencia del gen (gen-kurabe) es una tradición establecida en Shugendô. En el monte Ontake en la prefectura de Nagano, el gen-kurabe toma la forma de ascenso a peldaños de espadas con los pies descalzos. En el monte Haguro el gen-kurabe es llevado a cabo durante la noche ritual de Año Nuevo (shureisai), como una competencia entre dos grupos de yamabushi quienes ejecutan saltos elevados y caídas (llamados karasu tobi) en imitación del vuelo del cuervo, el mensajero de dios de la montaña de Haguro.

Además de
gen-kurabe, los rituales yamabushi incluyen varias técnicas mágicas que se han prestado para un desarrollo artístico. La mayoría de esto se originó en tales rituales budistas esotéricos como el canto de sûtras (especialmente el poderoso Sûtra del Corazón) y nembutsu (canto del nombre del Buda Amida), que ha influenciado muchos géneros musicales en Japón, o los mencionados mantras, acompañados de mudrâs (posiciones de las manos). Algunos encantamientos con mudrâs, como kuji (los cinco símbolos de poder), son exclusivos de Shugendô y se han convertido en el sello de la magia yamabushi.

En el ritual
saitô goma en el monte Haguro, los yamabushi ejecutan pasos y golpes de pies mágicos específicos, llamados henbai, alrededor del fuego para someter y pacificar los espíritus de la tierra y también para revitalizar los poderes de fertilidad de la tierra. En otras áreas los rituales Shugendô incluyen una danza mágica del fuego generalmente interpretada en un estado de trance como parte del ritual mismo. Los pasos deliberados henbai son a veces considerados como el equivalente de los mudrâs de las manos y son usados en muchas de las formas de danza influenciadas por los yamabushi. El golpe de pies, mejor conocido en el contexto del teatro Noh del Japón y los movimientos rituales de los luchadores de sumô, es un medio antiguo de pacificar los espíritus de la tierra originado en técnicas mágicas taoístas.

Lo que hay que anotar aquí es que los
yamabushi despliegan sus poderes de una manera física. Es el poder concreto manifiesto el que es de gran importancia. Ellos emplean sus cuerpos para ejecutar los rituales y obtienen poderes mágicos al igual que la iluminación a través del entrenamiento en ascetismo físico. Los rituales yamabushi que emplean movimientos corporales como medios mágicos (como los mudrâs y henbai) han contribuido al desarrollo de Shugen geinô (las artes escénicas de Shugendô) y a la fuerte influencia que Shugendô ha ejercido sobre las artes escénicas folclóricas.

  









  






    







TEATRO