INICIO    MÚSICA    DANZA    TEATRO    PATRIMONIO    OKINAWA    AINU

Derechos Reservados
© Mauricio Martinez R..
PROYECTO GAGAKU
Universidad de Stanford
MÚSICAS
DE ASIA
INTERNET RADIO

SHUGEN NOH

por Yoshinobu INOURA ©



Representaciones de Shugen Noh

3. Cuatro tipor de danza


La primera de estas es la danza ritual (Gireimai). De esta categoría la Gongen-mai era un tipo de danza del león. En ocasiones se llevaba a cabo la celebración de la finalización de la construcción de una casa, conocida como hôgatame y moutari, o el haka-jishi, un servicio budista. Okina de Shugen Noh era una pieza en la cual los elementos budistas eran muy fuertes. La figura del bailarín que muestra los cambios de un hombre desde la juventud hasta la vejéz conserva el estilo antiguo.


Al segundo tipo, el de la danza del sacerdote (Kitômai), pertenecen Nenji, Tenri, Sambon-ken (Danza de las Tres Espadas, una pieza que pertenece al grupo ken-te ejecutada por jushi), y Yamagami (Dios de la Montaña). Especialmente notable es Kanemaki, que tiene que ver con el mismo tema que Dôjôji, una obra de Nohgaku. Mientras que Dôjôji se centra en la transformación de una chica en serpiente, esta danza muestra al sacerdote Shugen controlando con el poder de su ferviente oración a la chica que sube hasta el lugar de la campana del templo y trata de romperla. Su enfoque está en la orden en contra de la obseción de la mujer con el amor y en el poder de la oración del sacerdote Shugen, mostrando por tanto los méritos sagrados del Shugendô. La máscara del bailarín que ora está hecha magistralmente, dando la impresión de un fuerte poder mágico y al mismo tiempo exaltando el efecto dramático.


El tercer tipo, la danza del guerrero (Bushimai), también llamada “danza tosca” (aramai) debido a sus movimientos violentos. La mayoría de las piezas en esta categoría tienen que ver con temas tales como combates entre los guerreros Genji y los Heike, la vendeta de los hermanos Soga y similares, como en Shinobu, Yashima y Soga Kyôdai. En alguna época existieron piezas con más gracia, provenientes de diferentes fuentes. Estas eran principalmente adaptaciones de obras de Nohgaku, bajo el modelo de las piezas ya mencionadas. Una de las piezas de este tipo que merece la atención es Tomoe (también Kiso), que tiene que ver con una muy conocida guerrera. Otra es Suzuki no Saburô, una pieza destacada por su compleja historia y su gusto, que contiene en la segunda mitad la escena del valerozo combate del héroe Saburô para proteger a su amo Yoshitsune en Tadatake, y en la primera parte contiene una escena dramática de su la separación de su madre antes de ir a la batalla.


El cuarto tipo es la danza cómica (Dôkemai). También conocida como Kyôgen-mai, este es un tipo de sátira. Rica en sabor rural, también es convencional. Este tipo comprende un gran número de obras misceláneas: la danza del cazador de zorros, la danza del cultivador de arroz, y otras, todas ellas más o menos conectadas con la vida de la gente del campo. Ya que las obras admiten diálogos improvisados, los aldeanos las disfrutan más, respondiendo a ellas con alabanzas y hurras.


Entre las piezas de este tipo la Warabiori de estilo clásico es la más notable. La pieza consiste de tres escenas. En la escena 1 entra una hermosa chica. Ella ha venido a las monatñas a recoger warabi (brotes de helecho, un tipo delicioso de comida en primavera) para sus padres. De camino a casa tiene que cruzar un río. Se acerca a un barquero y le dice, “le ruego que me lleve al otro lado y haré el favor que pida”. El anciano cumple pero luego de alcanzar la otra orilla le pide que se quede en su casa. La chica desea que él le conceda unos pocos días ya que tiene que llevarle los brotes de helecho frescos a sus padres. En la escena 2 un leñador, llevando puesto un objeto en forma de cabeza de buey (un símbolo fálico), aparece, ejecutando payasadas y danzas entabla una graciosa conversación con la chica. En la escena 3 el anciano, con una mirada tenebrosa porque está enojado con el leñador, aparece y lucha con este. Existen dos finales para la obra. De acuerdo con uno, hay un final feliz en el estilo de un Shugen Noh, en el que la chica huye a salvo. El otro final es trágico, con la chica siendo arrebatada por un demonio.


La escena 1 de esta obra tiene un tono tranquilo y elegante, similar a la primera mitad de obra de Noh en concepción y composición, mientras que la escena 3 se asemeja a la segunda mitad. La escena 2 es cómica y sugiere la simplicidad del Kyôgen.


En su conjunto, Warabiori es una excelente obra de arte, rica en variedad y en efecto dramático. Las obras de danzas cómicas no solamente se caracterizan por los toques de humor, sino también, en su mejor momento, con frecuencia tienen una gran cantidad de romanticismo medieval y algo que recuerda la composición arcaica de la época en la que todavía no había diferenciación entre el Noh y el Kyôgen.

TEATRO