INICIO    MÚSICA    DANZA    TEATRO    PATRIMONIO    OKINAWA    AINU

Derechos Reservados
© Mauricio Martinez R..
PROYECTO GAGAKU
Universidad de Stanford
MÚSICAS
DE ASIA
INTERNET RADIO

TEATRO NOH: PRINCIPIOS Y PERSPECTIVAS

por Kunio KOMPARU ©


Traducido y publicado bajo autorización de

Floating World Editions



Parte Dos: Elementos y Patrones


9. El Escenario de Noh, espacio simbólico


9.5. La Organización de las Unidades Espaciales


9.5.3. El Puente



La palabra especial para el pasadizo entre el escenario principal y el cuarto del espejo es hashi-gakari. La palabra hashi significa puente, y kakari significa suspensión. Este espacio del puente está abierto a los dos extremos, y mide de cinco a siete shaku de ancho y de siete a trece ken de largo (aproximadamente de 42 a 77 pies). Hay tres secciones marcados por pares de columnas al frente y atrás, tres espacios claramente demarcados, tres ma. El techo de paja en V está separado y a un nivel más bajo que el techo del escenario principal, y su cielo-raso está terminado con "vigas ornamentales" que están inclinadas paralelas al techo. Hay barandales a los dos lados del puente y las tablas del piso corren a lo largo. Se dice que esto está hecho con base en corredores exteriores cubiertos que conectan edificaciones en palacios o residencias grandes. Detrás de puente elevado hay una franja de tierra o de gravilla blanca donde puedes haber dos pinos plantados. Los tres espacios, comenzando desde el cuarto del espejo, se conocen como: el tablado de la máscara (lugar jo), junto a la cortina; el tablado de la música (lugar ha), en la mitad; el tablado del abanico (lugar kyû), junto al escenario. La última parte o tablado del abanico, llamado también kyôgen-za o ai-za, es el lugar donde se sienta el ai-kyôgen esperando su momento en la obra de Noh.




























         

















41. Los cinco za (sitios) del escenario Noh.




Como los nombres lo indican, cada una de las tres partes del puente tiene su propio carácter. Esto se muestra en la entrada del intérprete, cuando por primera vez se aprecia el proceso de jo-ha-kyû sobre el tablado de la máscara, al negar la existencia de la máscara, luego en el tablado de la música comienza a moverse con el ritmo de la música instrumental, y finalmente en el tablado del abanico él atrae nuestra conciencia hacia el abanico, el punto focal de la función.



El puente colinda el escenario no en forma perpendicular sino a un ángulo de entre 100 y 105 grados. Este ángulo en realidad es muy importante y varía con la longitud y ancho del puente. En la gráfica que muestra los componentes espaciales des escenario Noh (Fig. 38)hay una flecha que marca una línea recta desde el flautista hasta la cortina al final del puente. Como esto indica, cuando el flautista solo acompaña las entradas y salidas de lo intérpretes, él debe poder ver la cortina elevarse y caer con el fin de establecer la velocidad y longitud de una pieza, por tanto el ángulo del puente debe permitir esto. Es interesante anotar que esto aplica a las posiciones de los músicos y a la prioridad de los instrumentos en establecer el tempo (ya que no hay un director). El taiko o tambor de baquetas, es el que dirige en obras algunas obras, y el tambor de costado en obras donde no hay un taiko, y siendo así ellos se sientan en lugares desde los cuales pueden ver la cortina fácilmente. En alguna época en el pasado el ángulo era más grande, pero en la actualidad el ubicar el puente a cierto ángulo no tiene significado si esto no permite que esta función se pueda realizar.

TEATRO