INICIO    MÚSICA    DANZA    TEATRO    PATRIMONIO    OKINAWA    AINU

Derechos Reservados
© Mauricio Martinez R..
PROYECTO GAGAKU
Universidad de Stanford
MÚSICAS
DE ASIA
INTERNET RADIO

TEATRO NOH: PRINCIPIOS Y PERSPECTIVAS

por Kunio KOMPARU ©


Traducido y publicado bajo autorización de

Floating World Editions



Parte Uno: Principios y Perspectivas


7. Tiempo y Espacio en Noh


7.3. La Naturaleza Dramática del Tiempo y el Espacio


7.3.1. El Tiempo Condensado



Dijimos antes que el tiempo en el Noh Presente fluye en la misma dirección que el tiempo cotidiano, en una forma físicamente natural. Sin embargo raramente la longitud de los dos coincide y en una hora de tiempo real pueden pasar muchas horas, días o incluso meses del tiempo escénico. Se emplea un técnica de condensar el tiempo para compensar la discrepancia o para acortar procesos sin mucha importancia. En otras palabras, el ritmo de algunas secciones se acelera. Esto también ocurre en el Noh Fantasmal.


Por lo general se condensa el tiempo en la parte introductoria de una obra. En una producción estándar el waki entra al escenario, se presenta, explica por que ha llegado y cuales son sus intenciones actuales y luego inicia un viaje. Cuando arriba a su destino anuncia su propósito y luego espera la llegada del shite. Esta es la forma que vemos en muchas obras de Noh. Este proceso tiene tres shôdan (unidades estructurales; ver Capítulo 9): nanori (enunciación del nombre), michiyuki (viaje), y tsuki-zerifu (texto de llegada). En la obra Kaki-tsubata por ejemplo encontramos lo siguiente:



Nanori: Soy un monje que viaja por el país en peregrinaje. Como en esta ocasión me estoy quedando en la capital, en donde acabo de terminar de ver todos los lugares famosos de interés histórico, ahora intento viajar hacia el este.


Michiyuki: Continúo viajando día tras día y paro en un hostal cada noche, y el número de lugares que veo crece y crece. Luego de un largo viaje he llegado a la tierra de Mikawa.


Tsuki-zerifu: He viajado muy rápido y he llegado muy pronto.



Esta obra es de hecho un Noh Fantasmal: un monje en peregrinaje hacia el oeste pasa por un lugar famoso por los lirios (kakitsubata), donde en un sueño al lado del camino encuentra una encarnación del espíritu de la flor de lirio, pero en esta sección todas las actividades se llevan a cabo en el presente.


Sin moverse, el monje ha viajado desde su ubicación actual en Kyoto hacia el este de Nagoya, cerca de 200 kilómetros, de tal forma que tal viaje a pie tomaría siete días y seis noches si uno puede viajar 30 kilómetros por día. Esto equivale a 150 horas de viaje, pero sobre el escenario pasan tan solo 10 minutos de tiempo real. En otras palabras aquí el tiempo se condensa y el espacio vuela como una flecha.


Tal situación en el teatro convencional requeriría de al menos dos escenas, incluyendo quizás una tercera escena en la cual el actor va caminando mientras en el fondo pasan imágenes de un rollo. En otras palabras, se asume que el público debe ver con sus ojos la evidencia concreta de un cambio de escena. Sin embargo el Noh es un teatro subjetivo así que no requiere de ese tipo de parafernalia. Cuando el monje dice que está en la capital, el espacio escénico se convierte en la capital, y cuando canta "Luego de un largo viaje he arribado a la tierra de Mikawa", el espacio escénico que hasta hace un momento era la capital sin duda se convierte en Mikawa -en un proceso que trasciende la percepción visual real. medida que vemos, el tiempo es siempre el actual.


Adicionalmente al establecimiento de la escena en la sección introductoria, el tiempo puede ser condensado en muchos otros lugares a lo largo de la obra. Por ejemplo, en Momiji-gari, durante la escena de una reunión en la que la gente está bebiendo sake y disfrutando del paisaje otoñal, el coro canta "Y así pasaron el tiempo", y y en una frase ubica a la reunión en el pasado. En Kantan, al tiempo que se representa la vida extremadamente lujosa del emperador, el coro canta "De esta forma pasaron días y meses y las estaciones cambiaron" -el paso del tiempo se expresa como un canto narrativo. Primero pareciera que el pasaje del tiempo se condensa dentro de las palabras del canto, pero este no es el caso. Al usar el verbo en continuo (kono yô ni shite, o, haciendo esto, de esta forma), el coro está mostrando en retrospectiva que el tiempo real en el que se requería actuarla, la escena fue condensada en una décima e incluso en una 100 de la cantidad del tiempo que ocupaba históricamente. Esto se lleva a cabo no durante la narración sino durante los pocos minutos de observación del arce.

TEATRO