INICIO    MÚSICA    DANZA    TEATRO    PATRIMONIO    OKINAWA    AINU

Derechos Reservados
© Mauricio Martinez R..
PROYECTO GAGAKU
Universidad de Stanford
MÚSICAS
DE ASIA
INTERNET RADIO

TEATRO NOH: PRINCIPIOS Y PERSPECTIVAS

por Kunio KOMPARU ©


Traducido y publicado bajo autorización de

Floating World Editions



Parte Uno: Principios y Perspectivas


6. EL SHITE: Personajes como Símbolos


6.4. Algunos Shite Típicos, desde Deidades hasta Demonios


6.4.4. Rokujô no Miyasudokoro (la Dama Rokujô)



(Yûgen y la ira del fantasma viviente)


Nonomiya y Aoi no Ue. En una gran cantidad de Noh basados en la Historia de Genji, un personaje que se muestra con particular detalle es Rokujô no Miyasudokoro, la Dama de la Sexta Recamara, quien aparece en Nonomiya. Ella proyecta su oscura sombra en las obras Hajitomi y Yûgao y es el personaje principal en la obra Aoi no Ue de la cuarta categoría, donde por celos se transforma en demonio.


Rokujô en Nonomiya, ahogada en el patetismo del amor perdido cuando Genji, el "príncipe iluminado" dirige sus afectos hacia la joven Aoi no Ue, evoca la elegancia misteriosa de yûgen mezclada con la triste soledad de otoño; la obra arrastra al público hasta un mundo de fantasía con el sabor medieval de la nobleza y la expresión ricamente poética del pensamiento budista.


Un monje viajero que ha venido a la capital de visita, arriba a Nonomiya. Aparece una campesina quien le dice que ese había sido el lugar en donde hace mucho tiempo el joven Genji visitó a Rokujô no Miyasudokoro, y relata esa triste historia de amor furtivo. Ella confiesa que en realidad es esa patética mujer y luego desaparece entre los árboles en las sombras de la noche. A medida que el monje recita oraciones para el reposo de su alma, de repente aparece el espíritu de Rokujô vestido en trajes de una dama del palacio y cuenta sobre la humillación que enfrentó cuando su carruaje fue empujado de lado por el de su rival amorosa en el Festival de Kamo; ella suplica entre lágrimas que quiere ser liberada de la desilusión y finalmente recupera sus sentidos, ejecuta una danza que evoca memorias de los días de esplendor y desaparece con el alba.


El carácter de este personaje de dolor y al mismo tiempo de elegancia graciosa es una manifestación de la belleza propia del yûgen, y es el modelo del estilo físico buscado por todas las obras de "pelucas". Como dice Zeami (en Kakyô: Concerniente a la Esfera del Yûgen), "La imagen gentil de belleza sencilla, esta es la verdadera imagen del yûgen.


Rokujô también aparece en la obra Aoi no Ue, en donde encarna el tema de la venganza de una mujer. Ella expresa la experiencia mordaz de una mujer de posición noble que sufre una fiera lucha interior entre el amor y el odio y se transforma finalmente en un fantasma viviente que busca la revancha perpetua sobre su rival en el amor.


La obra se inicia cuando un subalterno entra a escena. Incapaz de soportar la escena de Aoi no Ue, la amante de Genji, siendo atormentada por un espíritu maligno, él llama a una hechicera. Todos se asustan cuando el fantasma de Rokujô aparece (Fig. 14) -ardiendo en celos por la pérdida del amor de Genji- y desencadena una tormenta de odio puro. Dejandose llevar hasta el frenesí, ataca a Aoi no Ue con su abanico y trata de llevarsela. El subalterno envía por el hombre sagrado Yokawa no Ko-hijiri para que exorcice al fantasma vengador. Entonces el fantasma reaparece como un demonio de cuernos y se enfrenta en una violenta batalla en contra del hombre sagrado. Sin embargo el poder del demonio no iguala al de Buda y el espíritu maligno es finalmente sometido y sus violentas emociones son aplacadas. El fantasma logra la iluminación y entra en el Nirvana.



TEATRO