INICIO    MÚSICA    DANZA    TEATRO    PATRIMONIO    OKINAWA    AINU

Derechos Reservados
© Mauricio Martinez R..
PROYECTO GAGAKU
Universidad de Stanford
MÚSICAS
DE ASIA
INTERNET RADIO

TEATRO NOH: PRINCIPIOS Y PERSPECTIVAS

por Kunio KOMPARU ©


Traducido y publicado bajo autorización de

Floating World Editions



Parte Uno: Principios y Perspectivas


6. EL SHITE: Personajes como Símbolos


6.4. Algunos Shite Típicos, desde Deidades hasta Demonios


6.4.10. Demonia



(El arquetipo de bruja)


Kuro-zuka (Adachigahara). Entre las muchas piezas de Noh de demonios, las obras Kuro-zuka, Momiji-gari y Tsuchi-gumo son consideradas como las más aptas para ser llamadas Piezas de Monstruos porque sus demonios son verdaderos demonios en mente y cuerpo. El aterrador argumento y la acción violenta del segundo acto son muy espectaculares y le dan a las obras un cierto atractivo en masa, tanto que posteriormente fueron adaptadas para Kabuki e incluso en la actualidad se interpretan con frecuencia.


A un monje viajero y su acompañante los coge la noche en Adachigahara. Cuando preguntan en una choza por un refugio para dormir, la anciana que vive allí les da la bienvenida, y por solicitud de ellos entona canciones acerca de lo diferentes tipos de hilos al tiempo que teje. Luego sale a recoger madera alertándolos insistentemente para que no miren en su cuarto mientras ella está afuera. Cediendo a la tentación de lo prohibido, el acompañante del monje se escabulle al cuarto y ve un espeluznante arrume de cadáveres. Horrorizados los hombre huyen pero la anciana reaparece en su verdadera forma demoníaca y los persigue tratando de destruirlos (Fig. 19). Sin embargo al final es sometida por el poder del monje. La demonia, quien probablemente habría tenido éxito en su apariencia de anciana, asumió en un instante su forma original cuando la descubrieron, y buscó vengarse porque el acuerdo fue roto por culpa de la curiosidad humana. Esta imagen de la demonia muestra la profundidad del karma y de la maldad que permanece dormida en los seres humanos y que produce impacto en el corazón del público.


Esta obra pertenece a dos de los grupos especiales descritos al final del Apéndice 2, el de las Tres Demonias y el de los Tres Monstruos. Esto se debe a que hay dos interpretaciones de este personaje: una es que por el hecho de llevar puesta la máscara de Hannya, que expresa emociones humanas violentas, es que es una saidôfûki (corazón humano en forma de demonio), una mujer cuya extrema soledad la ha convertido en un demonio devorador de hombres; la otra es que ella es un rikidôfûki (verdadero demonio) que se disfraza de mujer y espera la llegada de viajeros desafortunados.

TEATRO