INICIO    MÚSICA    DANZA    TEATRO    PATRIMONIO    OKINAWA    AINU

Derechos Reservados
© Mauricio Martinez R..
PROYECTO GAGAKU
Universidad de Stanford
MÚSICAS
DE ASIA
INTERNET RADIO

TEATRO NOH: PRINCIPIOS Y PERSPECTIVAS

por Kunio KOMPARU ©


Traducido y publicado bajo autorización de

Floating World Editions



Parte Dos: Elementos y Patrones


14. Nohmen: No Máscara sino Rostro


14.1. Alteración y Transformación: Maquillaje, Máscara y Rostro


14.1.2. Rostro y Máscara



La palabra para las máscaras empleadas en Noh es nohmen. Men significa cara o superficie, y el caractér puede también ser pronunciado como omote, que quiere decir exterior. Omote es la palabra empleada por actores profesionales de Noh. La palabra común para máscara en japonés es kamen o rostro temporal, y se aplica por ejemplo tanto a las máscaras del teatro griego antiguo como a las máscaras del Bugaku y Gigaku (Fig. 64), tipos de danza cortesana traídos a Japón desde el continente chino en el siglo VII. Aunque nohmen y kamen difieren del maquillaje en que sirven de herramientas para transformación, y aunque en la traducción nos referimos a ambas como máscaras, la distinción lingüística en japonés refleja una diferencia conceptual importante.


En japonés el verbo kaburu es usado con kamen y significa colocarse una máscara. Kaburu significa cubrirse la cabeza (por ejemplo con un sombrero, pañoleta e incluso con agua). En Noh sin embargo, uno se coloca (tsukeru o kakeru) el omote (rostro, superficie). Las máscaras sirven para crear una imagen intensificada de una papel en la forma en que va mas allá de la descripción del personaje a través de trajes y movimientos. Así las máscaras son pensadas para ser muy simbólicas y son generalmente hechas un poco más grandes que en la vida real, con rasgos y expresiones exageradas. Las máscaras empleadas en el teatro griego antiguo fueron especialmente grandes con el fin de actuar como cajas de resonancia haciendo que las palabras del actor resonaran a través de todo el gran espacio escénico. En ritos religiosos antiguos se creía que la máscara era por si misma el dios, así que cubrirse uno mismo con la máscara era transformarse en la figura del dios. Cuando esta propiedad de la máscara de efectuar una transformación de apariencia fue incorporada en el teatro, se creó lo que nosotros llamamos el teatro de máscaras. Esta concepción de la máscara fue también empleada en Noh al comienzo pero como el Noh fue rápidamente desarrollado como un arte dramático, la transformación de conciencia llegó a ser considerada más importante que la transformación de apariencia. Así pues podemos llamar al Noh de hoy un teatro que usa máscaras, lo que es muy diferente al teatro de máscaras.


Este concepto del papel de la máscara explica por qué nohmen son generalmente hechas de un tamaño más pequeño. Las máscaras femeninas especialmente (Fig. 65), las cuales deben incorporar el más alto grado del misterio y la evocación de yûgen, son hechas considerablemente más pequeñas que el rostro humano real. Esto refleja no solo la aversión en Noh por la falsedad de las grandes máscaras con rasgos exagerados, sino también la diferencia en concepción del propósito de las máscaras como fue descrito anteriormente. La palabra omote usada en vez de nohmen en el mundo del Noh, significa exterior, superficie o cara, y el omote es tratado mucho más como la cara de una estatua, la que es por lo general llamada hyômen. El caractér para hyô puede también ser pronunciado omote. De esta forma el uso de las palabras omote (cara) y tsukeru (colocar-implantar) en japonés muestran que la máscara Noh es pensada más bien como parte del cuerpo del actor lo que significa que cuando este rostro Noh es combinado con los trajes, ellos actúan juntos para simbolizar el personaje que se va a representar.

TEATRO