INICIO    MÚSICA    DANZA    TEATRO    PATRIMONIO    OKINAWA    AINU

Derechos Reservados
© Mauricio Martinez R..
PROYECTO GAGAKU
Universidad de Stanford
MÚSICAS
DE ASIA
INTERNET RADIO

TEATRO NOH: PRINCIPIOS Y PERSPECTIVAS

por Kunio KOMPARU ©


Traducido y publicado bajo autorización de

Floating World Editions



Parte Dos: Elementos y Patrones


13. Patrones de Movimiento: Componentes de la Danza


13-2. Postura y Desplazamiento


Postura (kamae) y desplazamiento (hakobi) forman la base para todos los patrones de movimiento (kata). En la postura básica los brazos describen un círculo, el tronco está levemente inclinado hacia adelante, las rodillas están un poco curvadas y el centro de gravedad está localizado en la parte inferior del abdomen. La postura debe ser estable y natural. El actor se mueve en el escenario con un caminar deslizante, manteniendo la postura básica; se desplaza horizontalmente en un nivel, sin balancearse hacia arriba o hacia abajo, y el movimiento se origina desde la cadera. La concentración continua determina tanto las posturas quietas sentado y parado y la acción que resulta del movimiento de la cabeza, los brazos, el torso y las piernas. Los actores adquieren la habilidad de sentarse, pararse y moverse como resultado de años de entrenamiento físico y mental. La influencia del pensamiento del Budismo Zen es evidente en este enfoque: cada movimiento se reduce al mínimo y en esto se basa el descubrimiento de su perfección.


Muchos han observado en forma acertada, que las bases de la danza Noh recae en detener cada movimiento justo en el momento en que los músculos están tensos. Indudablemente los patrones de movimiento concentran poder dramático en momentos de quietud y transmiten un sentido de solemnidad. El principio de jo-ha-kyû se aplica a cada patrón: la acción se inicia en forma lenta y gentil, aumentando gradualmente en velocidad y tensión, y finalmente alcanza un climax donde rápidamente absorve inercia y luego se detiene abruptamente. Esta progresión se ve en el caminar deslizante, que luego se mueve desde la accción hasta la quietud. Aunque afirmamos antes que los patrones de movimiento están basados en postura y desplazamiento, debemos concluir aquí que los momentos de acción en Noh existen por el bien de los momentos de quietud, y que la postura y el desplazamiento son la base no del movimiento sino de la adquisición de la técnica de no movimiento.


El dramaturgo francés Jean-Louis Barrault dijo: “El silencio del Noh está vivo”. Estas palabras famosas en la actualidad expresan maravillosamente la vitalidad y elocuencia dinámica de los momentos en los patrones de movimiento cuando el actor deja totalmente de moverse.


Si la esencia de la expresión física está en la quietud, entonces por qué con frecuencia escuchamos decir que el Noh es el arte de caminar? Quizás esto proviene del hecho de que en el Noh la forma que el movimiento toma es abstracta al máximo y por tanto este movimiento mínimo simboliza el caminar. La medias tabi blancas deslizándose y su reflejo sobre el escenario, moviéndose a veces rápido, a veces lentamente, dan expresión al carácter y deseo del actor. Incluso podríamos decir que uno puede experimentar una obra completa de Noh observando tan solo los pies de los actores. Con movimientos deslizantes el shite y el waki describen sobre el escenario un par de patrones complementarios y contrastantes. El shite teje una red de fantasía en curvas y el waki dibuja la realidad en líneas rectas.

TEATRO