INICIO    MÚSICA    DANZA    TEATRO    PATRIMONIO    OKINAWA    AINU

Derechos Reservados
© Mauricio Martinez R..
PROYECTO GAGAKU
Universidad de Stanford
MÚSICAS
DE ASIA
INTERNET RADIO

TEATRO NOH: PRINCIPIOS Y PERSPECTIVAS

por Kunio KOMPARU ©


Traducido y publicado bajo autorización de

Floating World Editions



Parte Dos: Elementos y Patrones


11. Los Intérpretes: Actores como Creadores


11.4. El Kokata: El Niño como Personificación del Yûgen.



El kokata o actor niño, aparece en Noh en una estatura completamente diferente de la del waki o del tsure. Es natural para un niño hacer el papel de un niño, pero en Noh los niños se emplean también para hacer otros personajes, en una forma única que toma en cuenta las aparentes contradicciones. Existe un número de teorías acerca de por qué se hace esto; aquí están dos de ellas:


  (1) Los niños se emplean para hacer el papel de emperadores u otros personajes de posición muy elevada, y se hace con mucho respeto y con el fin de hacer una descripción aparente en forma tan simbólica como sea posible, profundizando en el sentimiento del yûgen evitando descripciones demasiado realistas. Esto se hace en particular cuando el personaje tiene una relación amorosa con el shite, para lo cual su representación por parte de un adulto sería de alguna forma demasiado gráfica para el Noh.


  (2) Los escritores de obras de teatro Noh incorporaban el yûgen en su forma verdadera al expresar el pasado en la forma de un niño, simbolizando la belleza de la "mente del principiante". La agonía solitaria del guerrero en el infierno, el anhelo del amante no correspondido -incluso estas emociones nobles son evocadas a través de la belleza de la figura como un niño.


Podemos considerar estas dos explicaciones como legitimas. Un principio orientador en la creación del Noh es la abstracción de la realidad con el fin de evocar la expresión sin límite, y tal empleo del niño es consistente con esto. Ejemplos de este empleo de un niño para personajes reverenciados como Yoshitsune en Ataka y Funa Benkei, Yoritomo en Daibutsu Kuyô, o el Emperador Keitei en Hana-gatami, ilustran claramente el valor de esta técnica para la forma única de expresión que es el Noh.


Sin embargo esto no explica completamente la existencia del kokata. Me gustaría ofrecerles mi teoría. En Noh en principio existe la representación de tan solo una persona o un personaje. Esto puede llevarse a cabo con el shite como ese personaje y con el waki quien lo trae a escena, pero por razones de estructura dramática, otro personaje importante, casi siempre interpretado por un niño, también puede aparecer en escena. Una forma de realizar esto es con lo que podríamos llamar el efecto de mutuo apoyo. Muchos elementos característicos de estos tres personajes pueden ser equilibrados y armonizados con una pareja que se complemente de, por ejemplo, grande y pequeño, luz y oscuridad, alto y bajo, activo y pasivo. Ninguno de estos elementos es secundario -por el contrario, cada uno apoya a su opuesto. Este método se usa frecuentemente en composiciones de espacio. En un capítulo anterior se discutió el principio de ten-chi-jin incorporado en el diseño de un castillo con tres torres; y en forma similar, en la estructura de una obra de Noh se pueden aparecer tres personajes en formas diferentes para crear una armonía no simétrica.


Un ejemplo es la obra Ataka, con el papel de Yoshitsune hecho por un niño. El shite es su protector, el gigante monje guerrero Benkei, y el waki es el oficial en el paso de control, Togashi. Los tres son elementos esenciales, y sin alterar el triángulo ellos se acoplan por parejas para contrastar y armonizar -acción y quietud entre Benkei y Togashi, cuerpos grandes y pequeños, voces agudas y graves en Benkei y Yoshitsune- y a través del uso de un actor niño se hacen posibles estas interacciones y los espectadores pueden sentir la importancia central del shite.

TEATRO