INICIO    MÚSICA    DANZA    TEATRO    PATRIMONIO    OKINAWA    AINU

Derechos Reservados
© Mauricio Martinez R..
PROYECTO GAGAKU
Universidad de Stanford
MÚSICAS
DE ASIA
INTERNET RADIO

TEATRO NOH: PRINCIPIOS Y PERSPECTIVAS

por Kunio KOMPARU ©


Traducido y publicado bajo autorización de

Floating World Editions



Parte Dos: Elementos y Patrones


11. Los Intérpretes: Actores como Creadores


11.2. El Waki: Representante del Público



La palabra waki es una abreviación de waki no shite, el hacedor lateral, y este role en una obra de Noh es el de otro "hacedor", no un personaje auxiliar sujeto al shite. Yo llamo al waki el representante del público, pero de hecho la función más importante del waki es la de crear una razón para que el shite salga y actúe, y adicionalmente este evoca, con reacciones apropiadas, los pensamientos, sentimientos y ruegos del personaje principal, de tal forma que es un papel "antagonista" muy importante esencial para el desarrollo de la obra. Sin embargo, este no es igual a la idea clásica de "antagonista" ya que el waki no es alguien que promueve la acción a través de la oposición. Deberíamos más bien llamar al waki el coordinador de la obra; de esta forma su actuación debe darse lo menos posible. Una vez que ha hecho que aparezca el shite, él se sienta en el waki-za, detrás de la columna del waki, lejos de la vista del público, y permanece allí sin moverse excepto cuando es necesario para el desarrollo de la obra. En cierto sentido él tiene un doble papel.


Existe incluso un verso humorístico del periodo Edo que dice, "el monje waki pareciera que quisiera una pipa". Este expresa en forma acertada la aparente indiferencia aburrida del waki. Este puede ser muy ocioso, y en el papel de monje en particular, se mueve muy poco durante largas secciones de la obra. El waki es siempre el pasivo, negativo y oscuro yin en contraste con el activo, positivo y brillante yang del shite, y ellos se complementan para armonizar durante la función.


Existen tres tipos principales de personajes interpretados por el waki: el oficial o funcionario -un funcionario de un santuario o un súbdito; el monje -un monje budista de alta posición o un monje viajero; y el hombre -un guerrero, aldeano, campesino, monje de montaña o similar. Todos los waki aparecen como seres vivos. Ellos nunca hacen papeles femeninos ni usan máscara. Quizás el más representativo entre estos tipos de personajes es el monje viajero. Sin un lugar permanente de residencia ni posesiones mundanas, él puede experimentar tanto lo amargo como lo dulce de este mundo, y debido a que siempre está viajando nunca parece extraño o improbable que aparezca en un lugar dado. Desde el punto de vista dramático este es un tipo de personaje muy útil. Como mucho dirían, "Qué interesante viaje sería si uno pudiera hacerlo como los monjes viajeros lo hacen en el Noh". Sin duda este tiene un sentido del humor, un interés en cada cosa a su alrededor, y exquisitas oportunidades para conocer personajes teatrales. Este personaje es también esencial porque como monje se puede comunicar con fantasmas y llevar a cabo ritos para ayudar a los angustiados espíritus para los que él encuentra el reposo o la iluminación, una forma típica de terminar una obra.


En una pocas obras de Noh más bien inusuales hay una confrontación dramática entre el waki y el shite. Aparentemente tales obras fueron agregadas al repertorio Noh después de las Guerras Ônin (1467-77), cuando existían pocas oportunidades de presentarse en la capital y las compañías fueron forzadas a irse de gira por provincias rurales en donde el público quería ver acción y espectáculo. Algunas de este tipo son Tanikô, Chôryô (Chang Liang) y Rashômon. Existen también algunas obras en las que el personaje del waki es tan importante que son llamadas waki Noh (escrito en el silabario fonético japonés y no se le debe confundir con las obras de dioses de la primera categoría, también llamadas waki Noh, término escrito con los caractéres sino-japoneses); un ejemplo de esto es Dampû.

TEATRO