INDICE    MÚSICA    DANZA    TEATRO    PATRIMONIO    AINU    ENLACES

INTRODUCCION AL TEATRO ANTIGUO Y MEDIEVAL
por Yoshinobu INOURA ©


Teatro Medieval

3. Período Medieval III (1350-1450)


Este siglo vio en su primera mitad el desarrollo en la rica y elevada elegancia de Ennen Noh y de Dengaku Noh. Aunque se mantuvieron bastante prósperos en la segunda mitad, en general fallaron en alcanzar un nivel superior al del teatro antiguo. Por el contrario, Sarugaku Noh se formó un poco posterior a los dos anteriormente mencionados y aunque no estaba completamente desarrollado hacia el comienzo de este período, tuvo la buena fortuna de ver la aparición de dos grandes maestros: Kan'ami, con su revolucionaria creatividad y adaptabilidad, y su hijo Zeami, con su mano poderosa en el enriquecimiento, refinamiento y profundización del arte. Fueron ellos quienes hicieron que Sarugaku Noh se deshiciera completamente de su estilo antiguo y que emergiera como Nohgaku (Noh y Kyôgen), las nuevas formas del teatro medieval.

El proceso de formación del Nohgaku es muy complejo, pero este recae parcialmente en la corriente del Sarugaku Noh, el cuál se había difundido por zonas provinciales, y se genera una centralización y urbanización en respuesta a los nuevos movimientos culturales y a la situación social. Esto se logró gracias al estudio y absorción de los méritos de diferentes tipos de teatro y de canciones, danzas y artes imitativas fragmentarias. Se hizo posible el uso efectivo de la tradición del Shin Sarugaku que había existido desde el período antiguo, y en la búsqueda de la belleza el Noh se mantuvo al paso con las aspiraciones del bakufu hacia los ideales de la corte y de la aristocracia, y finalmente se establecieron las teorías de yugen y hana, dando al mismo tiempo cierta importancia a los gustos de la gente común. Este concepto fue perfeccionado por Zeami y hacia finales de la tercera etapa del período medieval fue heredado por On'ami y Zenchiku en sus respectivas interpretaciones estéticas, el primero de ellos enfatizando más en la interpretación hermosa y elegante, y el segundo en un producción refinada mas bien solitaria.

No es exageración decir que todo lo fundamental en el Nohgaku fue determinado en la época de Zeami. Basta decir que la gran mayoría de las más de 200 obras de Noh en el repertorio activo en el siglo XX fueron escritas originalmente o adaptadas de obras anteriores durante este período por Zeami y su contemporáneos y sucesores. Las composiciones originales y las adaptaciones incluían los tres aspectos que son, el texto, el canto y la dramaturgia. Los escritores eran al mismo tiempo actores. Además, Zeami y Zenchiku también escribieron muchas obras teóricas de calidad. Sin embargo es necesario decir que el canto y la dramaturgia pasaron por cierto grado de cambio en períodos posteriores. Kyôgen, hasta la era que le precedía, había estado fusionado con el Noh, o cuando existió independientemente era tan solo un género simple. En este período se completó la separación y Kyôgen comenzó a ser tratado como algo adicional y subordinado al Noh dentro de la estructura del Nohgaku, aunque se necesitó de más de un siglo antes de que se modificara en el tipo de Kyôgen que conocemos hoy en día. Shugen Noh, al tiempo que heredó obras con el sentido ritual y de alabanza, y piezas que contenían elementos de humor, también tuvo una nueva adición, la danza guerrera, que describía batallas de guerreros y emociones trágicas.

Existieron otras artes adicionales al teatro que lo influenciaron en términos de contenido, idioma y música. Tales artes fueron Enkyoku y Kusemai ya mencionadas, y lo que se conoce como Heikyoku, que era un estilo narrativo (katarimono) que consistía de declamaciones de la Historia del Clan Heike (Heike Monogatari) al acompañamiento de biwa (laúd), y las canciones populares de la gente común (kouta). Al final del período el elemento dancístico (mai) de Kusemai logró cierta independencia como Kowakamai. Por otro lado, la prosperidad del Nohgaku ortodoxo estimuló el crecimiento del Noh y Kyôgen interpretado por mujeres y niños. Su popularidad fue tal que algunas veces incluso se podían ver presentaciones hechas por actores de bajo rango.

Por tanto, este fue un período en el que los nuevos estilos convivieron codo a codo con los viejos estilos, compitiendo el uno con el otro, los primeros luchando mucho por superar a los segundos y gradualmente alcanzando su meta en la segunda mitad del período. Muchas formas de arte que tradicionalmente pertenecían a los templos y santuarios declinaron -artes religiosas, provinciales, simples y crudas- y el énfasis pasó a los estilos urbanos. También fue una época en que el estilo cortesano-aristocratico y el estilo militar existieron en forma mezclada como una unión que tuvo éxito. Sin embargo, incluso dentro de estas nuevas tendencias perduraron algunos patrones antiguos y así la buena tradición no fue completamente olvidada. Fue por esta razón que se mantuvieron el gusto especial y la rica emoción y que el arte no fue restringido ni localmente ni en términos de clases sociales. Esta tendencia produjo resultados palpables solamente hasta el siguiente período, la cuarta etapa, aunque su éxito se limitó a Nohgaku. En áreas provinciales y entre la gente común, el estilo antiguo se seguía preservando todavía.

TEATRO