INICIO    MÚSICA    DANZA    TEATRO    PATRIMONIO    OKINAWA    AINU

Derechos Reservados
© Mauricio Martinez R..
PROYECTO GAGAKU
Universidad de Stanford
MÚSICAS
DE ASIA
INTERNET RADIO

HAYACHINE KAGURA

Introducción

-Kagura y las Artes Escénicas Folclóricas

Elementos chamánicos


La pacificación y el rejuvenecimiento del espíritu descritos en el mito de Iwato biraki es esencialmente un rito chamánico. La danza frenética de Ame-no-uzume se entiende como una danza de posesión. Entre los muchos elementos chamánicos en el mito que han sido incorporados en el ritual regular shintoísta está el uso de torimono, “cosas llevadas en la mano” u objetos peculiares a las presentaciones de kagura. En el Manyoshû (la más antigua colección de poemas antiguos que se conserva, compilada hacia finales del período Nara) el compuesto de caracteres para kagura o para kagura sei (el sonido de kagura) están marcados para ser pronunciados como sasa (bambú joven). Sasa fue una de las herramientas chamánicas importantes usadas por Ame-no-uzume en el kagura celestial, y el sonido sayasaya del bambolear de las hojas del bambú pudieron haber sido consideradas eficaces para convocar a los kami, y de esta forma indicar el sonido de kagura.

Los
torimono, originalmente objetos naturales como las hojas de sasa, fueron más tarde desarrollados hasta incluir artefactos como espadas, abanicos y campanas. Por ejemplo, los nueve torimono usados en el kagura de la corte eran: ramas sagradas de sakaki; ofrendas de papel (mitegura); caña (tsue); césped de bambú (sasa); arco (yumi); espada (tsurugi); lanza (hoko); cucharón (hisago); y vino (kazura). Estos sirven como yorishiro, un “dispositivo de canalización” para que los kami desciendan y entren en el cuerpo de las chamánas, y también como un medio para sacudir y activar el poder de los kami quienes descienden a través de este (tama furi). Se cree que estos torimono son especialmente atractivos para los kami o para los lugares favoritos a los que ellos descienden. En el kagura actual, el abanico (ôgi) y las campanas (suzu), que fueron adicionadas más tarde, son los más frecuentemente usados y se han convertido en el símbolo de kagura.

Otros recursos chamánicos incluye el golpe de pies, un medio mágico antiguo para pacificar los espíritus de la tierra y pensado generalmente como un signo de posesión. Este sigue siendo una característica significativa de las representaciones religiosas, ceremoniales, folclóricas y teatrales. El ondear los
torimono y golpear con los pies se ejecutan con frecuencia como movimientos de danza. La danza misma fue un recurso chamánico que sirvió tanto para inducir el trance y como la manifestación contextual de este, es decir, la posesión del bailarín por parte del kami.

También se dice que la exposición de partes privadas  tiene una eficacia mágica en expulsar los espíritus malignos y aumentar la fertilidad, pero en el mito este tenía el efecto de asombrar enormemente a los 800 kami. La risa ritual también puede servir para aumentar la vitalidad de los dioses. Sin embargo, los recursos de desnudes y risa no fueron incorporados en las formas posteriores de
kagura ni en las representaciones de chinkon-sai.


Aun cuando la mayoría (pero no todas) las representaciones de
kagura parecen haber perdido su asociación original con el trance chamánico, estas son todavía ejecutadas como rituales religiosos y eficaces, incorporando muchos elementos chamánicos antiguos en sus danzas, aunque sea tan solo en la forma estilizada.


TEATRO