INICIO    MÚSICA    DANZA    TEATRO    PATRIMONIO    OKINAWA    AINU

Derechos Reservados
© Mauricio Martinez R..
PROYECTO GAGAKU
Universidad de Stanford
MÚSICAS
DE ASIA
INTERNET RADIO

EL REPERTORIO DEL KABUKI

por Toshio KAWATAKE ©



5. El Kabuki y la Cotidianidad



Ya hemos visto varias categorías de las obras Kabuki clasificadas desde diferentes perspectivas. Ahora me gustaría explicar el montaje y producción de las obras en relación a la práctica de la empresa teatral en Japón, ya que el conocimiento de las técnicas de producción y la estructura del programa se hace también necesario para la comprensión del papel del Kabuki en la sociedad de los habitantes de Edo -sin duda siendo estos también, los espectadores, un elemento esencial.


Aquí nos referimos predominantemente a los teatros en Edo (Tokyo). En Edo, teatros como Nakamura-za, Ichimura-za y Morita-za eran los únicos teatros con licencia oficial. Cada uno consistía de un propietario-administrador (zamoto), actor en jefe (zagashira), otros actores, escritor principal (tatesakusha) y escritores auxiliares. En esa época el período de contrato para los actores era de un año. Si tenían éxito, podían hacer parte de una larga temporada de presentaciones, pero al mismo tiempo, si la obra no era bien recibida esta podía ser reemplazada en corto tiempo por alguna otra obra con el mismo grupo de actores. Aun así el contrato de un año era respetado y teniendo en cuenta los factores de temporadas, era común que la programación en la mayor parte del año estuviera llena.


La temporada anual comenzaba en noviembre del calendario lunar. En octubre todos los teatros (incluyendo los de la región de Kansai) anunciaban el reparto para las obras de todo el año luego de llegar a un acuerdo con los actores. Debido a que el comienzo del año era vital con relación al desarrollo del negocio teatral para el resto del año, la primera presentación también se usaba para presentar a los actores, incluyendo los nuevos actores que acababan de ingresar a la compañía. Esta presentación de apertura era conocida como kaomise (introducción) kyôgen. Hoy en día se hacen presentaciones similares en el Minami-za en Kyoto y en otros teatros en diciembre (noviembre en el calendario lunar), pero ya que no se sigue la costumbre de los programas anuales, la palabra ya no tiene el significado original.


En el kaomise de Edo había la costumbre de presentar una pieza aragoto -Shibaraku en un teatro en donde estaba empleado Ichikawa Danjûrô. La razón era que no solo la obra era la más apropiada para explotar el poder de atracción del zagashira (actor en jefe) sino que también daba la oportunidad para presentar a la totalidad de la compañía a través de diferentes características de los actores especializados en papeles de villanos, patanes, onnagata y amantes.


Luego de esto se presentaban los hatsuharu kyôgen u obras de Año Nuevo. Para esto se elegían obras que evocan la buena fortuna como Kotobuki Soga no Taimen.


Estas eran seguidas de yayoi kyôgen u obras de marzo. Ya que ese mes corresponde a la estación de los cerezos en flor, se presentaban producciones "floridas" tales como Sukeroku Yukari no Edozakura ( o simplemente Sukeroku), cuya historia se desarrolla en las casas de placer de Yoshiwara en medio de la estación de los cerezos en flor, o también la obra Yoshinoyama Michiyuki. Además de esto y debido a que las damas de compañía y los sirvientes de las residencias de los señores feudales y samurais tenían sus vacaciones durante este mes, eran muy populares las obras oiemono cuyas historias se desarrollaban en tal tipo de residencias.


Durante los meses de verano desde mayo hasta agosto se suspendían las producciones grandes y ese tiempo se empleaba para reparar los teatros. A pesar de esto había la posibilidad de presentar "obras de verano" o piezas concebidas para ayudar a "disfrutar del fresco del atardecer". Los actores principales y más famosos se iban de vacaciones y sus lugares eran tomados por actores secundarios. Este equivalente a la temporada "summer stock" en los Estados Unidos daba también oportunidad a los escritores para presentar sus obras. El costo de las entradas en esta época era más económico. Para que los espectadores no se aburrieran con las obras, habían muchas presentaciones de sewamono, en especial obras de fantasmas que incluían muchas cambios de trajes para transformaciones, al igual que obras que se desarrollaban alrededor de festivales de verano y obras en las que se usaba agua sobre el escenario. Durante la estación de obon (normalmente mediados de julio) cuando la gente alaba a sus ancestros y cuando se realizan servicios budistas en honor a las almas, se presentaban obras que incluyeran espíritus y estas eran conocidas como bon kyôgen.


Septiembre era la época de las "obras de otoño". Como era la temporada de fin de año se consideraba que las obras presentadas en esta época eran "obras de despedida" y estas incluían muchas piezas trágicas sobre las complicaciones de las obligaciones sociales. Es así que por ejemplo eran comunes las tragedias que tenían escenas de separación de padres e hijos.


De esta forma el Kabuki mantuvo un contacto estrecho con las estaciones y los eventos de cada estación, incluyendo simples costumbres populares, festivales y ritos. Los dramaturgos tenían que trabajar de tal forma que sacaran el máximo provecho de los personajes y de las habilidades especiales de los actores principales, al tiempo que escribían dentro de los parámetros indicados para las estaciones y de acuerdo al sistema de administración anual. El éxito de todo esto por supuesto complacía a los espectadores. Más que darle al autor una oportunidad de expresar sus propias teorías artísticas o sus opiniones sobre los problemas sociales como es común en el teatro moderno, el Kabuki tenía la naturaleza de ser un tipo de fiesta cocktail con el entretenimiento teatral como una parte de la vida de las masas.


Chikamatsu Monzaemon decía que el teatro era el "consuelo" de las masas, y Kawatake Mokuami decía que el escritor debería ser amable con (1) el actor, (2) el público y (3) con el administrador de la compañía. Completamente diferente del distanciamiento aristocrático refinado del Noh, el Kabuki fue creado para mantener las características más concretas, reales, coloridas y diversas de la gente del común.

TEATRO