INICIO    MÚSICA    DANZA    TEATRO    PATRIMONIO    OKINAWA    AINU

Derechos Reservados
© Mauricio Martinez R..
PROYECTO GAGAKU
Universidad de Stanford
MÚSICAS
DE ASIA
INTERNET RADIO

EL REPERTORIO DEL KABUKI

por Toshio KAWATAKE ©



2. Las 18 Favoritas



Entre las obras originales de Kabuki, aquellas con un carácter único relacionadas con gidayû kyôgen son las piezas aragoto y kizewamono, un grupo de sewamono, y un tercer grupo que consiste de piezas de danza del estilo jôruri de Edo y de nagauta.


La maestría de aragoto es una forma de Edo distintiva del Kabuki, perfeccionada en una época hacia la era Genroku (1688-1703). Este estilo está asociado en particular con Ichikawa Danjûrô I y sus sucesores. Las características de este estilo y su relación con las creencias religiosas prevalecientes en la época ya han sido mencionadas anteriormente, y en esta sección le prestaré atención a un aspecto muy amplio, las llamadas 10 Obras Favoritas del Kabuki, que son el núcleo de las obras aragoto.


Estas 18 obras fueron seleccionadas por Ichikawa Danjûrô VII en 1840 de entre las obras más importantes presentadas por sus predecesores. El uso del número 18 tiene un origen budista que era familiar para la gente a través de una cantidad de cuentos budistas y de expresiones tales como "hasta los demonios pueden tener 18 años" o "18 dandis" o también "las 18 venias de Amida".


Aunque mucha gente piensa que las 18 Favoritas son las 18 piezas maestras del Kabuki, esto no es cierto. Estrictamente hablando, estas son las 18 especialidades de la línea de actores Danjûrô y en términos de contenido son piezas puras de aragoto del estilo de Edo (Tokyo).


En el Kabuki los actores y su maestría son lo principal y la forma y la tradición tienen un lugar de importancia. La existencia de las 18 Favoritas es uno de los ejemplos más claros.


Las 18 obras favoritas son Fudô, Fuwa, Gedatsu, Jayanagi, Kagekiyo, Kamahige, Kanjinchô, Kan'u, Kenuki, Nanatsu Men, Narukami, Oshimodoshi, Shibaraku, Sukeroku, Uirôuri, Uwanari, Ya no Ne y Zôhiki.


Kanjinchô, una adaptación de Ataka del teatro Noh, fue presentada por primera vez por Danjûrô VII. Fuertemente matizada por elementos de danza con el acompañamiento de canto nagauta, esta pieza es considerada como una de las más excelsas para los músicos nagauta y es una pieza típica moderna del Kabuki. Por esta razón ha sido presentado en el exterior en varias ocasiones.


En esta obra, Minamoto no Yoshitsune injustamente acusado por su hermano mayor Yoritomo busca escapar disfrazado como monje itinerante, acompañado por Benkei y otros cinco súbditos. Finalmente llegan a un puesto de control. Benkei explica que son monjes que están recolectando dinero para la reconstrucción del templo Tôdaiji. El guardia, Togashi, quien sospecha algo, le ordena a Benkei que lea la lista de donantes como una forma de verificar la historia de Benkei. Benkei "lee" el texto de la lista de un rollo de papel que en realidad no tiene nada escrito. Enseguida Togashi hace una serie de preguntas sobre Budismo y Benkei en forma fluida da respuestas correctas a todas ellas. Por tanto se les concede el permiso de pasar el puesto de control. Pero uno de los centinelas nota que el hombre que lleva puesto un sombrero de paja se parece a Yoshitsune y a esto Togashi les ordena detenerse. No habiendo forma de escapar Benkei toma un bastón y empieza a golpear al hombre (su amo Yoshitsune). Ya que es impensable que un súbdito golpee a su amo, el guardia y el centinela, convencidos de que el hombre no puede ser Yoshitsune, les permiten pasar. La verdad es que Togashi se dio cuenta de todo y reconoció a Yoshitsune, pero su corazón se conmovió con Benkei, quien estaba en una situación difícil y tuvo que golpear a su propio amo, y así, por simpatía les permite pasar. Luego de esto Benkei bebe sake y va detrás del grupo danzando.


La destreza y valor de Benkei, los sentimientos humanos de un guardián, son así descritos en una obra espléndida. En la combinación de actuaciones aragoto cuando lee la lista de donantes y la heroica determinación al golpear a Yoshitsune, el acompañamiento con los ritmos musicales de nagauta y del shamisén, las danzas y la salida final, es una obra impregnada de dignidad y emociones.


Sukeroku es acerca del más famoso dandi de Edo y el héroe de la gente de Edo. Es una obra en un acto en la cual Sukeroku y un malvado samurai, el barbudo Ikyû, se enfrentan en la casa del placer Yoshiwara por la cortesana más destacada, Agemaki. Las escenas y la atmósfera que impregna toda la obra son más o menos en el espíritu sewamono y parecen mostrar la cotidianidad de la gente común, pero en la actuación de Sukeroku hay muchos elementos de aragoto. Sukeroku es un joven apuesto muy valiente y muy capaz de derrotar a su malvado oponente y de ganar los aplausos apasionados de las masas de Edo. Rica en elementos cómicos y una de las más deslumbrantes y despampanantes entre las obras de Kabuki de Edo, Sukeroku es una pieza maestra llena de sentimientos sencillos pero muy humanos.


Narukami y Shibaraku ya fueron discutidas en detalle. Las otras 14 obras presentan situaciones dramáticas a las que se les agrega el estilo y elocuencia de aragoto, pero la mayoría de ellas no se presentan con frecuencia.

TEATRO