INICIO    MÚSICA    DANZA    TEATRO    PATRIMONIO    OKINAWA    AINU

Derechos Reservados
© Mauricio Martinez R..
PROYECTO GAGAKU
Universidad de Stanford
MÚSICAS
DE ASIA
INTERNET RADIO

EL ESTILO Y BELLEZA DEL KABUKI

por Toshio KAWATAKE ©



3. Los Actores y Su Arte


3.4. Onnagata



El arte del onnagata se desarrolló en la región de Kansai al igual que el wagoto. En el caso de Noh y Kyôgen y en occidente hasta el fin de las Edad Media, las actrices fueron prohibidas principalmente por razones religiosas, y en las presentaciones autorizadas los actores tomaban los papeles que correspondían a las mujeres. Incluso hacia comienzos de la era moderna, en el drama Shakespeariano por ejemplo, actores jóvenes hacían el papel de mujeres. Por tanto en dichas épocas no era del todo extraordinario el hecho de que actores hicieran papeles femeninos.


Sin embargo algo especial sobre los onnagata del Kabuki es el hecho que este se originó en un arte escénica hecha por mujeres, quienes estaban libres de restricciones religiosas, pero posteriormente fueron desterradas del escenario por una razón diferente, luego de lo cuál sus papeles fueron asumidos por actores. Los espectadores, quienes se habían familiarizado y acostumbrado a los auténticos encantos sensuales de las actrices, habían, para decirlo de algún modo, probado el fruto prohibido. Es así como los espectadores de Edo, al tiempo que aceptaron a los actores en papeles femeninos, exigían de ellos un carácter femenino real. Por tanto hubo una necesidad de desarrollar un encanto y belleza naturales que es posible ver ahora en las interpretaciones de los onnagata. Por esta razón los hombres que crearon y perfeccionaron el arte del onnagata establecieron como regla que las representaciones de mujeres en esta forma escénica deberían aparecer como si hubieran sido tomadas de la vida real y puestas sobre el escenario. Esta idea se puede encontrar en pasajes escritos por Yoshizawa Ayame (1673-1729), un onnagata de la talla del maestro de wagoto, Tôjûrô. En el capítulo "Ayamegusa" (del libro Yakusha Rongo publicado en 1776) Yoshizawa escribe:


"Si un onnagata está escondiendo el hecho de que es casado y se entera de que la gente está hablando acerca de su esposa, debería ruborizarse. De lo contrario no debería estar representando papeles de onnagata y por tanto no podrá desarrollarse en la profesión. El onnagata debería seguir teniendo los sentimientos de un onnagata incluso cuando está en el vestidor. También cuando está tomando algún refresco debería alejarse para que no lo vean. Si se está junto a un tachiyaku, quien va hacer el papel de amante, y se comporta sin los modales adecuados de un onnagata antes de entrar a escena, cuando represente una escena de amor con el mismo hombre las cosas fallarán de lado y lado ya que el corazón del tachiyaku no estará listo para enamorarse."

TEATRO