INDICE    MÚSICA    DANZA    TEATRO    PATRIMONIO    AINU    ENLACES

EL ESTILO Y BELLEZA DEL KABUKI

por Toshio KAWATAKE ©



2. El Escenario y el Teatro


2.2. El Escenario Giratorio y otros Detalles.



Además de ser un recurso que permite girar partes de la escenografía, el escenario circular (o giratorio) tiene una gran importancia ya que facilita el cambio de escena sin cerrar la cortina y es usado en ocasiones para enfatizar el contraste entre una y otra escena. Por ejemplo, en la famosa obra Yotsuya Kaidan (La Historia del Fantasma de Yotsuya) hay una escena en la cual Oiwa, la atormentada esposa de un malvado guerrero de nombre Iemon (ella aparece más adelante como un fantasma), se encuentra con una muerte agónica. La casa de Iemon es de un color pálido y de apariencia desolada, y es allí donde Oiwa muere, torturada por el veneno y llena de rencor por su esposo. Al mismo tiempo en la lujosa mansión de un rico señor, en marcado contraste con la patética muerte de Oiwa, su esposo está deleitándose de la comida y la bebida en un cuarto iluminado, al tiempo que hace los arreglos con una joven y hermosa mujer que pronto se convertirá en su esposa. Usando una y otra vez el escenario giratorio se hace el cambio desde un recinto de apariencia trágica hasta un lugar de diversión, todo esto mientras la cortina esta abierta. Gracias a este recurso escénico la muerte de Oiwa y su profundo resentimiento son dibujados en una forma más marcada.


El Alemán Max Reinhard (1873-1943) y el ruso Vsevolod E. Meyerhold (1874-1942), productores y pioneros del movimiento antinaturalista, se impresionaron al ver el escenario giratorio del Kabuki y lo introdujeron al teatro occidental. En la actualidad hay un número de teatros en occidente equipados con este tipo de escenario.


De esta forma la existencia del hanamichi y del escenario giratorio hizo posible la expresión teatral basada en un espíritu barroco, pero con un origen completamente diferente al de las principales corrientes teatrales que se desarrollaron desde la época griega en el teatro occidental.


Por otro lado podemos identificar como otra característica importante del Kabuki como forma teatral musical, la existencia de elementos laterales como son el cuarto de efectos sonoros y la plataforma para los narradores e intérpretes de shamisén.


A la derecha del público hay una plataforma levemente elevada llamada chobo yuka o simplemente yuka, donde se ubican los tayû (narradores de gidayû) y los intérpretes de shamisén. Aunque no ocurre en todas las obras de Kabuki, en las obras adaptadas del Bunraku se puede escuchar textos adicionales al mismo tiempo con los diálogos de los actores. Estas líneas adicionales comprenden descripciones del lugar y el estado psicológico de los personajes, y son recitadas en tercera persona por los tayû. Por esta razón se requiere de esta plataforma lateral. El texto (maruhon) que es puesto frente a los tayu está lleno de marcas hechas en tinta (en japonés se emplea una onomatopeya para eso, chobo-chobo) que representa los acentos y entonación y que da a la plataforma su nombre (chobo yuka).


A la izquierda se pueden ver una ventanas largas y angostas en la pared. A esto se le llama kuromisu. Detrás de las ventanas hay un pequeño cuarto de cerca de 4 metros cuadrados donde se encuentran los instrumentos musicales empleados en Kabuki. Estos incluyen tambores grandes, flautas, shamisén, pequeños tambores de mano, gongs y una variedad de otros instrumentos de percusión metálicos. Incluso hay una campana para ser utilizada en caso de fuego. A este cuarto para efectos sonoros se le llama ohayashi-beya.


En cuanto a la construcción del escenario, aparte de la escenografía misma existe además una serie de elevadores de diferente tamaño que están ubicados en el propio escenario, y sobre el hanamichi se encuentra un elevador pequeño, el suppon. Para obras que incluyen danza a veces se construye una plataforma temporal para los intérpretes de shamisén y los narradores la cual se conoce como hinadan o yamadai. Existen también algunos dispositivos para usos espectaculares, tales como el carro giratorio sobre el cual se monta un actor y es usado en ocasiones como cuando se requiere de la aparición de un espíritu.


Considerando solamente la complejidad de la construcción del escenario se puede comprender en qué medida el Kabuki se diferencia del Noh. Aunque el Kabuki está basado en la realidad, esta realidad no es la misma a la del teatro moderno occidental y representa una cualidad que es exclusiva del Kabuki.


Otra diferencia con el Noh es la presencia de una cortina. En la actualidad se usa una cortina similar a la occidental (doncho) en obras que incluyen danza o en obras contemporáneas Kabuki. Pero en el período Edo en teatros como el Nakamura-za, Ichimura-za y Morita-za en Edo se empleaba una cortina de tipo hikimaku la cuál era abierta desde la izquierda. Esta tenía franjas verticales alternadas de color negro, verde oscuro y vino tinto, tres colores que están todavía conectados con el Kabuki y usados frecuentemente en las portadas de los programas de mano y en otras aplicaciones. Esta cortina se conoce como joshikimaku y se emplea todavía cuando se presentan obras clásicas de Kabuki. La cortina se abre hacia un costado al tiempo que se escucha el percuteo de los hyoshigi (baquetas) de madera. Las cortinas doncho eran utilizadas solo en los teatros de baja categoría y no en los que tenían licencia del gobierno. De ahí que los términos teatro doncho y actores doncho tenían un carácter peyorativo.

TEATRO