INICIO    MÚSICA    DANZA    TEATRO    PATRIMONIO    OKINAWA    AINU

Derechos Reservados
© Mauricio Martinez R..
PROYECTO GAGAKU
Universidad de Stanford
MÚSICAS
DE ASIA
INTERNET RADIO

ENNEN NOH

por Yoshinobu INOURA ©


Representaciones de Ennen Noh

4. Renji


De las tres partes que componen Ennen Noh, Renji es la más rica en elementos de canto. Un monje del templo que patrocina el Ennen hace su aparición. Él inicia un viaje pidiendo por la prosperidad de su templo, buscando tesoros para adornar los servicios a Buda, o también una morada para satisfacer su vida. Finalmente encuentra lo que anhela. En el trascurso de su viaje encuentra a un personaje fantasmal quien danza Shirabyôshi y Rambyôshi. Las canciones y danzas que se insertan aquí son muy cercanas en naturaleza a Shôfuryû ya que las representaciones no son para público privado sino que son peticiones de milagros por el bien de la prosperidad del budismo y del templo al cual él pertenece. Lo que él añora son posiblemente tesoros míticos como el elixir de la vida, la gema del Monte Konron, el sagrado árbol de katsura, o la flor de loto de tres capas. O también podría añorar el encuentro con los Hassen (los Ocho Ermitaños Santos) o los Shôzan no Shikô (los Cuatro Reclusos del Monte Shôzan), para visitar sus moradas, o encontrar algún lugar fresco en verano y escuchar la música Kangen.


1. Kaikô proporciona el prólogo o introducción a la presentación.

2. Mondô (preguntas y respuestas) es un coloquio sobre lo que se busca y lo que posiblemente se encuentre.

3. Michiyuki (viaje) es importante como un medio de transferir la escena a un lugar remoto. Se canta un Shirabyôshi en un noto noble y se explica el itinerario. Por tanto Michiyuki es una de las partes más importantes del Renji. El poema está en el estilo llamado imayô que consiste de varios versos que emplean el sistema de sílabas 7-5 u 8-5 en el tono de la poesía china -por ejemplo,


         Ame no Kawara ni yukikurete,
          Tanabata-tsume ni yado karan
.

         Cubierto por la Vía Láctea,
          Buscaré morada en la estrella Vega.


4. Okotsuri es una encantamiento para invocar a los espíritus. Esta es la sección con el efecto escénico más fuerte de entre todas las seis secciones.

5. Aparición de los espíritus en la segunda parte, aunque de menor importancia, que incluye a personajes tales como Sarasvati (Benzaiten, diosa de la música), el dios dragón (Ryûjin), el paje del Palacio en la Luna (Gekkyû dôji), cuatro reclusos (shikô) y otros.

6. El final en la mayoría de los casos comienzo con un texto de introducción plano y luego procede a canciones que delinean las escenas y conducen a la conclusión, como en Tazunuru Tsuki no Kazura Renji, donde luego de la aparición del paje del Palacio en la Luna una serie de canciones furyû-goe, okina-goe y haya-uta cierran la pieza. Esta sección también es impresionante al introducir varias ideas novedosas. Hay momentos en los que se utilizaron Shirabyôshi y Etenraku (una pieza de Gagaku).


De esta forma Renji basa su énfasis en una selección de canciones interesantes en michiyuki, okotsuri y en el final. A estas se les agrega la parte introductoria que consiste de mondô y elementos similares, con personajes y escenografía que de alguna forma agregan color a la obra. La obra como un todo fue construida de tal forma que mostraba un desarrollo progresivo y fue producida de forma que elevara el efecto dramático. Se prestó especial atención a la elaboración de versos y al canto.



TEATRO