INICIO    MÚSICA    DANZA    TEATRO    PATRIMONIO    OKINAWA    AINU

Derechos Reservados
© Mauricio Martinez R..
PROYECTO GAGAKU
Universidad de Stanford
MÚSICAS
DE ASIA
INTERNET RADIO

ENNEN NOH

por Yoshinobu INOURA ©


Representaciones de Ennen Noh

6. Daifuryû


Daifuryû no era muy diferente a Shôfuryû pero el tema central que trataba tenía siempre que ver con la exaltación de la sociedad de reyes y nobles, de tal forma que en cada aspecto tendía a ser grandioso y exuberante. Primero aparecía el rey o un noble. (El papel era interpretado por un niño, de tal forma que los diálogos los hacían los vasallos). Él decía su nombre y explicaba con cierto detalle su objetivo en la vida, lo cual los vasallos aprobaban. Hacen falta las secciones 2 y 3. En la sección 4 eran posible dos formas de presentación: la de llamar a personas reales a escena o la de invocar (el verbo es okotsuru) a los espíritus. Los espíritus son a veces seres humanos que han trascendido el tiempo y el espacio, pero no se hace distinción en cuanto a las palabras de invocación que se usan, porque incluso los espíritus son llamados usando el mismo método.

En la sección 5 en la segunda parte usualmente contiene l diálogo de personajes tipo fantasma quien se presentan. En la presentación de esta parte se usan utensilios y escenografías mucho más elaboradas que en Shôfuryû. En la pieza titulada El Pez Blanco que Saltó en el Barco del Rey de Chou (Shûo no Fune ni Iru Hakugyo no Koto), el intérprete recorre una larga distancia, llega a un gran río y golpea el tambor, con lo cual el dios del río aparece y empuja al barco hacia adelante. El río está elevado y el rey ordena al dios que lo aplaque. El rey se calma y la gente se regocija al ver que la buena suerte del rey es verdadera, cuando de pronto salta al barco un pez blanco. Aparecen otros peces más y corren por todo el escenario.

En otras obras las ¨cosas que corren¨(hashirimono) pueden ser gansos salvajes u otros pajaros, sapos o reptiles, o incluso dioses poderosos como Koreijin, quien no solo corre llevando tocado y traje aterradores, sino que también destruye montañas. Susano-o no Mikoto Conquista a la Serpiente (Susano-o no Mikoto Daija o Shitagaeru Koto), de la cual se puede encontrar una versión diferente en una obra Kagura, tiene una escena en la que la serpiente bebe vino de los barriles y Susano-o mutila el cuerpo de esta y así salva a la afligida pareja anciana. En la Historia de la Bola de Marea Alta y la Bola de Marea Baja (Kanju Manju Ryôka no Koto), un príncipe, Isora, golpea el tambor y salta al mar, y luego aparecen dos dragones, cada uno llevando una bola mágica, las que uno de los sus vasallos llevan ante los ministros de izquierda y de derecha. En Lien Ch`eng-wu y la Música de Biwa (Ren Shôbu Biwa-kyoku no Koto), el emperador toca el laúd biwa en el palacio Seiryôden (del cual se pone escenografía) con lo cual aparece el fantasma de Lien Ch`eng-wu. Un criado le dice al emperador que ha venido alguien en la forma de un fantasma. Lien le dice al emperador que él ha venido a enseñarle una música secreta. El maestro entra en el palacio y toca el biwa. En estas secciones el argumento, la producción y la escenografía están muy bien elaborados. La alternancia de diálogos y escenas, inevitablemente conectados, elevan el efecto dramático.

La danza con frecuencia contenía ¨piezas de galope¨ como se ve en el programa Un Hombre Sabio (Chieh-hsien) Debate con un Pagano (Kaiken Gedô to Rongi) en el templo Kofukuji en 1429, que consistía de cuatro piezas de Gagaku, Taiheiraku, Komaboko, Batô y Nasori. Las danzas de niños también eran comunes. Esto evidenciaba el amor por los jóvenes y el gusto por los movimientos de saltos de los varones. El Karakami de Kagura que a veces se adicionaba era una excepción. A parte de este todas las danzas eran grandiosas y suntuosas hechas especialmente para la sociedad de soberanos y nobles.

TEATRO