INICIO    MÚSICA    DANZA    TEATRO    PATRIMONIO    OKINAWA    AINU

Derechos Reservados
© Mauricio Martinez R..
PROYECTO GAGAKU
Universidad de Stanford
MÚSICAS
DE ASIA
INTERNET RADIO

INTRODUCCION AL TEATRO ANTIGUO Y MEDIEVAL
por Yoshinobu INOURA ©


Teatro Antiguo

1. Período Primitivo (hasta el año 600)


Hace dos milenios Japón salió de la edad de piedra que duró 4000 años y que fue conocida como la cultura Jômon, cuando se usaban vasijas de barro caracterizadas por los patrones de cuerdas (jômon), y entró en el período Yayoi (-350 hasta 250), cuando un nuevo tipo de cerámica, llamada hoy en día Yayoi por el nombre del lugar donde primero se descubrió, y que suplantó al estilo Jômon. Por esa época ya se habían hecho algunos avances en técnicas agrícolas y se habían formado pequeños asentamientos o villas donde la gente comenzó a cultivar la tierra, formó comunidades y donde tenían un tipo de vida más o menos estable. Las comunidades se unieron para constituir pequeñas provincias y entre sus líderes habían mujeres que practicaban brujería.

Después del siglo tercero se continuó con el proceso de agrupar a estas pequeñas provincias. La gente siguió estableciéndose y fueron dejando el nomadismo. En la vida de estas gentes se empezaron a vislumbrar las formas más antiguas de teatro. En sus corazones existía el temor por la naturaleza y por la muerte como fuerzas amenazantes, un temor que dio origen a reacciones en la forma de shamanismo y de rituales religiosos. Estas condujeron a la creación de canciones, danzas y actos de imitación simples y primitivos. El amor y el trabajo fueron también motivaciones para tales artes. La vida de la gente en esa época está ampliamente demostrada por los objetos desenterrados usados en ceremonias religiosas, ornamentos, instrumentos musicales en miniatura hechos de barro tales como flautas, koto y tambores, máscaras , y más particularmente por figuras de barro llamadas haniwa que representan a hombres y mujeres, algunas con expresiones fuertes, algunas cantando o tocando instrumentos, algunas bailando alegremente.

El período desde el siglo tercero hasta finales del siglo sexto es llamado Yamato, debido al nombre del lugar donde estaba ubicado el centro cultural del período. Esta fue la época en que apenas acababa de aparecer Kagura, una forma de teatro antiguo, y una vez que se completaron las bases para su establecimiento como teatro se convirtió en la semilla del teatro primitivo. Los mitos de la Cueva Celestial (Ama no Iwato) y Augurio del Mar y Augurio de la Montaña (Umi-sachi Yama-sachi) aparecen en las historias más antiguas del Japón escritas en el siguiente período -Kojiki o Registros de Asuntos de la Antigüedad (712) y Nihon Shoki o Crónicas del Japón (720)- como eventos de la remota Era de los Dioses, pero en realidad reflejan los aspectos reales de Kagura como era en ese período. Así mismo hay muchos ejemplos de las estrechas relaciones entre los mitos y Kagura. Además grandes números de cuentos y leyendas folclóricas, y más de doscientas canciones mencionadas en los dos libros de historia ya mencionados y en trabajos topográficos llamados Fudoki (siglo VIII) proporcionaron materiales para otros tipos de teatro antiguo. Todas estas artes teatrales de la edad primitiva, incluyendo Kagura y otros estilos seculares, eran simples y subdesarrollados, pero estos expresaban en forma franca las emociones y sentimientos de la gente de la época. En particular Kagura, ya que era una ofrenda a los dioses de buen augurio, o era una forma teatral sobre dioses, fue creada y producida con extremo cuidado y es por esto que se le mantuvo en una posición más segura que cualquier otra forma de teatro en la antigüedad.

Este período estuvo menos sujeto a la influencia de la cultura continental que los períodos subsiguientes. Fue un período en el que, en general, las artes japonesas tradicionales fueron protegidas y fortalecidas. Sin embargo existía desde la antigüedad algún tipo de lazos con el continente asiático -con China e India en particular y con la península coreana en un menor grado-, y esto se reflejó en los mitos y en el folclor. A partir del siglo tercero se puede encontrar una clara evidencia de tales contactos en la política, la economía y la cultura. Posteriormente, entre 538 y 552, el budismo fue introducido a Japón y ejercería una enorme y profunda influencia por largo tiempo en la religión, el pensamiento, el aprendizaje, la civilización material, e incluso en los sentimientos y sensibilidad de la gente -tanto en el plano material como espiritual. Se importó hasta cierto punto el Gigaku, como un tipo regular de teatro antiguo, y también parte de lo que se conoce como Bugaku (danzas cortesanas). Hacia el final de este período se inició una nueva era en el desarrollo tanto de Japón como del teatro antiguo.

TEATRO