INICIO    MÚSICA    DANZA    TEATRO    PATRIMONIO    OKINAWA    AINU

Derechos Reservados
© Mauricio Martinez R..
PROYECTO GAGAKU
Universidad de Stanford
MÚSICAS
DE ASIA
INTERNET RADIO

MÚSICA FOLCLÓRICA: DE LOCAL, A NACIONAL, A GLOBAL
Por David W. Hughes
Publicado originalmente en inglés por
ASHGATE


5. Las canciones folclóricas hoy

5.1 Canciones folclóricas 'tradicionales' (dentô)


Con esta frase a lo que me refiero es a aquellas canciones que en gran parte todavía son interpretadas en la forma como pudieron haberlo sido antes de la modernidad. Esto puede incluir muchas canciones para las danzas Bon: uno o más cantantes más los acompañantes que tocan encima de una pequeña torre al tiempo que la comunidad danza alrededor de ellos. Casi siempre el único cambio significativo es la adición de la amplificación. El acompañamiento podría ser hecho tan solo con un tambor o únicamente con las palmas de los bailarines. Estas canciones sobreviven porque el contexto sobrevive: O-Bon es un día nacional importante y el baile es su característica principal.


Sin embargo, muchas canciones que en gran medida conservan sus aspectos sonoros, han perdido su función original. Una canción de trabajo que sobrevive en algo parecido a su forma original lo hace tan solo a través de los esfuerzos conscientes de una 'sociedad de conservación' (hozonkai). Estas proliferaron especialmente hacia finales del siglo XX, en gran parte como respuesta a la nostalgia folclórica o a temores más porque los valores tradicionales están muriendo frente a la occidentalización y la modernización. La mayoría de hozonkai están basadas en la comunidad y 'preservan' únicamente una canción local de preferencia.


En Hokkaido en el extremo norte, varios pueblos o aldeas han formado hozonkai para transmitir una suite de canciones que acompañaban las diferentes etapas de la pesca del arenque en la época antes de la mecanización: la remada, la recogida manual de la red y demás. La versión de cada comunidad es un poco diferente. Una canción en la suite es comúnmente conocida como Sôran bushi por sôran, la palabra más común en el texto. Su único 'acompañamiento' era el sonido de los mangos de madera de las grandes redes manuales que golpeaban la borda de los barcos. Los miembros de la hozonkai se esfuerzan por capturar el estilo vocal original, con la ayuda de gestos y quizas algunos objetos usados en el proceso original de pescar arenque (ya desparecido desde hace medio siglo).


Otro min'yô de la misma región del norte es Esashi oiwake. Su historia reciente encapsula muchas de las corrientes en el mundo de min'yô (ver Hughes 1992). Esashi fue alguna vez un próspero puerto de pesca y embarques, en donde su población se incrementaba por la llegada de trabajadores durante la estación de pesca. Cuando el arenque empezó a disminuir en la zona hasta prácticamente desaparecer en 1900, incluso con la construcción de una nueva linea de tren de carga y que los turistas pasaban por la pequeña ciudad, los funcionarios de Esashi estaban desesperados por atraer turistas  nacionales para recuperar algo del ingreso perdido. Se decidió que Esashi oiwake, siempre muy popular entre los visitantes, se usara en una campaña de promoción no oficial en todo el país. Enceguecidos por las prácticas musicales clásicas de Japón y occidente, los funcionarios decidieron que era primero necesario que la mayoría de cantantes aceptaran cantar tan solo una versión estandar, ya que de seguro en el pasado glorioso seguramente existía tan solo una versión! Esta profunda ignorancia del 'proceso folclórico' tuvo su efecto durante varias décadas. Desde 1963 la ciudad de Esashi celebra anualmente un concurso nacional en el cual cientos de participantes canta la misma Esashi oiwake tan fiel a una sola versión como les es posible, incluso en el número de notas en un trino. La rígida estadarización (enseñada a través de una sola partitura) ha llevado a muchos a llamar a esto un koten min'yô -una 'canción folclórica clásica' -o incluso a negar totalmente que esto sea min'yô. Más aún, todo el mundo de min'yô ha seguido estos pasos: la estandarización de canciones individuales se ha convertido en la regla. Además existen ahora más de cien concursos nacionales dedicados cada uno a una canción específica, los cuales son organizados por comunidades en todo Japón para atraer turistas y crear un orgullo local; con frecuencia dos comunidades vecinas 'preservan' y promulgan sus propias versiones de una canción.


Incluso estas canciones 'tradicionales' han por supuesto cambiado con los años junto con la sociedad. De notar es que los textos de canciones que eran sexualmente esplícitos se han convertido en tabú (al menos en público) y la improvisación prácticamente ha desaparecido excepto en la selección de versos de textos que ya existían. Pero los parámetros musicales básicos de modo, medida, ornamentación y demás han sobrevivido sin cambios.